Edición Impresa

Escandalosa boda de Edith y el asesino de su gemela

La boda de casamiento entre Edith Casas y Víctor Cingolani finalmente se convirtió en un escándalo en Pico Truncado, ciudad del norte de la provincia de Santa Cruz.

Viernes 15 de Febrero de 2013

La boda de casamiento entre Edith Casas y Víctor Cingolani finalmente se convirtió en un escándalo en Pico Truncado, ciudad del norte de la provincia de Santa Cruz.

Más de un centenar de personas apostadas frente al Registro Civil recibieron al novio al grito de "asesino" y después destrozaron los vidrios de dos ventanas y la puerta de ingreso.

En el Día de los Enamorados (San Valentín), los novios llegaron con ciertas dificultades: Edith, de 23 años, arribó a las 13 con un tapado negro con la solapa levantada. Y Cingolani, de 28, fue trasladado por dos móviles de la policía local con una fuerte custodia; pisó el registro a las 13,40.

Sólo familiares y amigos pudieron presenciar el casamiento llevado adelante por el jefe del Registro, Luis Antinao. Cuando finalizó la ceremonia ingresaron tortas y gaseosas que familiares y amigos degustaron en un salón interno.

Víctor Cingolani está condenado a 13 años de prisión por el asesinato de Johana Casas, hermana gemela de Edith. Fue su novio pero al darle fin a la relación se propuso conquistar a Edith.

El joven fue encontrado culpable de la muerte de Johana cuyo cuerpo apareció en un descampado con dos balazos en el pecho el 16 de julio de 2010. También se encuentra detenido y acusado Mario Díaz, la pareja de la chica en el momento del asesinato, quien irá a juicio en mayo.

Ayer, antes del momento de la boda, Cingolani concedió en el penal un reportaje al canal de noticias TN en el que expresó que quiere que la gente deje de llamarlo "asesino". Confesó que aspira a tener un hijo y formar una familia.

"No soy asesino". "Quiero que se sepa la verdad y que la gente deje de llamarme asesino, porque no lo soy", expresó Cingolani.

Según él, fue condenado porque "en Santa Cruz no había pruebas contra nadie y tenía que haber un preso, por eso apuntaron al ex".

El joven recluso afirmó que en el momento en el que Johana fue asesinada él no la veía desde hacía unos seis meses y ya estaba de novio con su actual esposa.

También indicó que las pruebas existentes, según su abogado, apuntan a Díaz, quien al momento del crimen comenzaba a tener la relación sentimental con Johana.

Sostuvo que ahora su objetivo es "tener un hijo y formar una familia" con Edith, la mujer que ama.

"Tengo 28 años y no tengo una familia formada. Quiero formar una familia con la persona que amo y que sé que también me ama", sostuvo Cingolani, a pocas horas de la boda.

Sobre los planes futuros, aseguró que se limitan a ver a Edith en las visitas de ella al penal hasta tanto él pueda recuperar la libertad.

"Después yo volveré a mi trabajo (dentro de la cárcel) y ella quedará en la casa de mi hermana", contó.

Para la boda, el novio, detenido en la alcaidía, tuvo que pedir un permiso especial al servicio penitenciario de Pico Truncado, localidad petrolera a 600 kilómetros de Río Gallegos, capital de Santa Cruz.

Por un costado. La gente se agolpó desde temprano en la puerta del Registro Civil y recibió con hostilidad a los novios. Sobre todo, amigas de la gemela muerta. Tras la ceremonia Cingolani salió por una puerta lateral con una boina y anteojos negros, custodiado por dos policías de civil.

Edith optó por acercarse a la puerta y posó para los fotógrafos. Ningún familiar de la gemela se hizo presente en la boda: estaban totalmente en desacuerdo. Incluso la misma se postergó por una presentación que en diciembre realizó la madre de la chica, Marcelina Orellana.

Edith rompió relaciones con sus padres por su relación con Víctor. Tras alejarse de su casa paterna vive desde hace unos meses vive con la familia de su ahora esposo y ayer cuando llegó al Registro lo hizo en un automóvil acompañada por Claudia Cingolani, hermana del novio y testigo del casamiento junto con su esposo Martín.

"Fue una celebración íntima. No participaron familiares de Edith", indicó ayer a la prensa este último, Martín. El cuñado de Cingolani contó que la pareja se sintió "molesta por los piedrazos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS