Edición Impresa

"En el banco vaticano hay una mafia y Francisco debe cuidarse"

El teólogo brasileño Leonardo Boff dice que la vida del Sumo Pontífice corre peligro y que Benedicto XVI renunció por una amenaza de muerte.

Domingo 28 de Abril de 2013

La vida del Papa Francisco correría peligro, según reveló ayer el teólogo brasileño Leonardo Boff en una entrevista con un diario porteño, durante su visita a la Feria del Libro de Buenos Aires.

Boff, uno de los mayores pensadores de la Teología de la Liberación, reveló que "Joseph Ratzinger renunció porque fue amenazado de muerte" y deslizó la posibilidad de que Juan Pablo I haya sido asesinado.

Usted dijo que la Iglesia del segundo milenio termina con el Concilio Vaticano II, pero eso fue hace 50 años y desde entonces la curia hizo todo lo posible por eliminar cualquier avance.

Creo que esta es la oportunidad de aplicar el Concilio Vaticano II. Francisco ha nombrado ya a ocho obispos de varios continentes y creo que va a resucitar la figura del Sínodo de Obispos. Se necesita un nuevo concilio y espero que sea un concilio de la cristiandad, no de la Iglesia Católica. El fenómeno cristiano tiene que estar junto con el fenómeno budista, hinduista, judío, islámico, porque juntos pueden alcanzar una dimensión espiritual de la humanidad.

¿Sigue viva la Teología de la Liberación?

Sigue viva porque nació escuchando el grito del oprimido, del pobre, de la mujer, de los afrodescendientes. Siempre que hay un Foro Social Mundial, una semana antes se hace el Foro Mundial de la Teología de la Liberación, nunca van menos de cuatro mil personas. Ahora no tiene tanta visibilidad porque no aparecen tanto las polémicas.

Pero, por ejemplo, en Brasil la llegada de un metalúrgico a la presidencia y luego de una mujer no se explican sin esos movimientos de base cristianos.

Es un fenómeno nuevo. En Latinoamérica hay otro tipo de democracia, que no es solamente la que representa a la burguesía, son democracias participativas de cuño popular. Y los presidentes vienen de esa trayectoria y hacen políticas para ese sector. El primero de todos fue Lula, y él lo dice siempre, que los principales protagonistas no fueron la izquierda que estaba en el exilio: fue la inmensa red de comunidades de base, la Iglesia de la Liberación, la Iglesia de Dom Helder Cámara, que ha sustentado al PT como un instrumento político para avanzar en los derechos.

¿Cómo pueden influir en los pasos de Francisco los poderes fácticos, el establishment mundial, por así decirlo?

Creo que él ha dado muestras de que su deseo es crear una Iglesia pobre para los pobres. El problema central no es qué futuro tiene la Iglesia sino qué futuro tiene la humanidad y cómo las iglesias pueden ayudar a pensar ese futuro. Creo que Francisco tiene lucidez para escaparse de un alineamiento de los intereses de los pudientes del mundo porque va a intentar hablar desde las víctimas, desde los pobres.

Pero va a tener que oponerse a un status quo. Y no sería la primera vez que eliminan a un Papa...

Cuando hay concentración alta de poder, siempre aparece un antipoder que intenta disputar. Cuando son poderes muy concentrados se utilizan todos los medios, se transforman en un poder maquiavélico, donde se utiliza la corrupción, o incluso la eliminación física. La última versión que circula y que (Adolfo) Pérez Esquivel nos comunicó recién es que Ratzinger estaba amenazado de muerte y, para escaparse de eso, renunció.

¿Amenazado por quiénes?

Por un grupo de la mafia metido en el banco vaticano, lavado de dinero y cardenales que les daban la cobertura. El Papa ya adelantó que la Iglesia no tiene necesidad de tener un banco, puede acudir a bancos éticos, que hay muchos. Eso sería desmontar el sistema y sería la medida más directa y más indolora.

¿No corre riesgo su vida, entonces? Si lo amenazaron a Ratzinger?

Creo que no se debe excluir esa posibilidad, porque sabemos que Juan Pablo I discutió con los cardenales la eventualidad de salir del Vaticano para tener una vida más sencilla y dos días después apareció muerto. No es imposible, pero él ha tomado medidas muy sabias. Abandonó el Palacio Vaticano, vive en la casa Santa Marta, come en conjunto con los demás.

—O sea que eso no sería sólo una medida de austeridad...

—Come con otros; si va a morir, mueren 30 ó 40 con él. Pero deberá cuidarse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS