Edición Impresa

El Papa adelantó el cónclave ante la dimisión de un cardenal británico

Benedicto XVI firmó un decreto para adelantar la elección de su sucesor en un clima de intrigas, denuncias y crisis en el Vaticano. Monseñor Keith O'Brien desistió a raíz de las denuncias sobre su "comportamiento inapropiado hacia sacerdotes jóvenes".  

Martes 26 de Febrero de 2013

Ante la renuncia de un cardenal de Gran Bretaña por denuncias en su contra, el Papa Benedicto XVI tomó la inusual decisión de cambiar la ley vaticana para adelantar la elección del próximo pontífice, aumentando la sensación de crisis en torno a la Iglesia Católica. A sólo tres días de convertirse en el primer Papa que deja su cargo en seis siglos, Benedicto XVI aceptó la renuncia del único cardenal elector británico, el arzobispo Keith O'Brien, quien tenía previsto formar parte del cónclave que votará al próximo pontífice.

O'Brien, que conserva el título de cardenal, ha negado las acusaciones de que se comportó de forma inapropiada con otros sacerdotes durante un período de 30 años, pero dijo que abandonará el cargo de arzobispo de Edimburgo.

El prelado podría haber asistido al cónclave pese a la renuncia porque sigue siendo un cardenal menor de 80 años, pero dijo que se mantendría al margen porque no quería que la atención de los medios se centrase en él, sino en el proceso de elegir al próximo líder de la Iglesia, que tiene 1.200 millones de fieles.

Su dramático anuncio llega mientras el Vaticano sigue resistiéndose a las peticiones de algunos católicos de que se impida la participación en la votación a otros cardenales marcados por escándalos, como el cardenal estadounidense Roger Mahony.

Hay varios nombres polémicos como el del cardenal de Los Angeles Roger Mahony, destituido de sus funciones por haber protegido a sacerdotes acusados de abusos sexuales, el del ex arzobispo de Filadelfia Justin Francis Rigali, el del cardenal belga Godfried Danneels o el del irlandés Sean Brady.

Activistas católicos han pedido a Mahony que se excusara del cónclave para no insultar a los supervivientes de abusos sexuales cometidos por sacerdotes mientras él era arzobispo de Los Angeles. Mahony, que ocupó ese puesto de 1985 a 2011, trabajó para enviar fuera del estado a sacerdotes que se conocía habían cometido abusos y protegerlos de investigaciones legales en los años 1980, según documentos eclesiásticos desclasificados el mes pasado siguiendo la orden de un tribunal de Estados Unidos.

Benedicto XVI cambió partes de una constitución de 1996 redactada por Juan Pablo II, para que los cardenales puedan comenzar el cónclave secreto para elegir un sucesor antes de que se cumplan 15 días de que el papado quede vacante, como indicaba la ley anterior.

Sobrevivientes de abusos. La Red de Sobrevivientes del Abuso de Sacerdotes (Snap), cuya sede se ubica en Estados Unidos, advirtió al Vaticano a través de un comunicado que el Papa "tiene dos semanas" en el cargo para hacer uso de su "inmenso poder para proteger" a las víctimas de la pederastia, indicó el diario La Jornada.

También pidieron al Vaticano examinar con atención "el impacto" que el Pontífice generaría si decidiera degradar, castigar o retirar los hábitos "al puñado de obispos que ocultaron los actos pedófilos".

Entre los casos, se recuerda la carta que el ex sacerdote Athié envió en 1999 a Ratzinger (entonces en la Congregación para la Doctrina de la Fe) con denuncias contra el padre Marcial Maciel, Pero el luego Benedicto XVI le contestó : "Lamentablemente, el caso de Marcial Maciel no se puede abrir porque es una persona muy querida de Juan Pablo II y además ha hecho bien a la Iglesia. Lo lamento, no es posible".

En días previos al cónclave las asociaciones de víctimas de abusos piden justicia y reclaman que los cardenales sospechosos de encubrimiento de casos de pedofilia no participen en él.

"Durante este pontificado el Vaticano ha aceptado demandas, ha abierto investigaciones en profundidad y ha actuado con mando dura contra los sacerdotes condenados", admite Marco Scarpati, director de Ecpat, una organización internacional contra la prostitución infantil, la pornografía y la trata.

Seguirá secreto sobre un informe

Benedicto XVI entregará “exclusivamente” a su sucesor el informe ultrasecreto sobre la fuga de documentos confidenciales del Pontífice, el escándalo llamado “Vatileaks”. El contenido es sólo conocido por el Papa. “Se concluye así la tarea de la comisión investigadora”, explicó el vocero papal, padre Federico Lombardi. Tres ancianos cardenales investigaron en 2012 la fuga de documentos internos y confidenciales del Papa a la prensa italiana. El caso llevó a prisión a Paolo Gabriele, mayordomo papal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS