Economía

En el Gran Rosario, la pobreza afecta a una de cada cuatro personas

La tasa supera en 5,1 puntos porcentuales a la de finales de 2017. Pero es menor en la medición interanual. La indigencia llegó al 5 por ciento.

Viernes 28 de Septiembre de 2018

La población bajo la línea de pobreza aumentó 5,1 puntos en el Gran Rosario durante el primer semestre de 2018 y alcanzó al 24,9 por ciento del total. El 5 por ciento de esos pobres son indigentes, es decir que no llegan a cubrir las necesidades alimentarias. En términos relativos, aumentó 0,4 punto respecto de fin del año pasado. Pero además, el aglomerado se ubicó entre los diez con mayor porcentaje de indigencia del país. Es más, mientras la tasa de pobreza es menor en la región que en el total nacional, la de indigencia es superior.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difundió ayer la medición de pobreza e indigencia, elaborada en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). Correspondió al primer semestre del año, de modo que capta parcialmente los efectos de la corrida cambiaria que derivó luego en crisis económica de magnitud. De acuerdo a los datos del organismo, el 27,3 por ciento de la población del país es pobre, mientras que 4,9 por ciento es indigente. En la comparación interanual, estas cifras enuncian una baja de 1,3 punto y de 0,7 punto respectivamente. Si se compara contra los seis meses anteriores, cuando la economía registraba la mayor expansión estadística del ciclo de Mauricio Macri, hubo un aumento de 1,6 punto porcentual de la población pobre y 0,1 punto porcentual de la población indigente.

Sobre los resultados correspondientes a los 31 aglomerados que releva el Indec, se proyectó que más de 11 millones de habitantes son pobres en la Argentina. En seis meses, alrededor de 750 mil personas cayeron en esa situación en el primer semestre. En tanto, 100.000 personas cayeron en la indigencia.

En el Gran Rosario los números absolutos marcan que hay 82.794 hogares, que reúnen a 324.105 pobres. De ese universo, 19.951 hogares, con 65.460 personas, son indigentes. La tasa de pobreza en la región se ubica por debajo del promedio nacional. En cambio, la tasa de indigencia está por encima de la nacional.

Los datos divulgados por el organismo estatal reflejan el impacto del primer tramo de la devaluación, la suba de precios y la corrida cambiaria que sufrió el país a partir de abril, aunque también son compensados por un primer trimestre favorable.

El Indec informó que las personas consideradas pobres deberían mejorar sus ingresos en 7.038 pesos por hogar, y se encontraban en junio pasado un 36,2 por ciento por debajo del ingreso salarial para no ser considerados pobres.

Para el organismo, la valoración de la Canasta Básica Total (CBT), que define el nivel de pobreza, era en junio de 19.601 pesos, para un hogar de cuatro miembros.

La ciudad de La Banda, en la provincia de Santiago del Estero, tuvo el indicador más alto de pobreza al alcanzar al 44,7 por ciento de sus habitantes; seguido por Corrientes, con el 36,8 por ciento, y el conurbano bonaerense, donde el 31,9 por ciento de su población está en esa condición.

Los distritos con los menores registros fueron los de Ushuaia, con un 10,4 por ciento; la ciudad autónoma de Buenos Aires, con el 11,2 por ciento, y Comodoro Rivadavia, con un 14,9 por ciento.

Los indicadores de pobreza de los conglomerados relevados por el Indec en el segundo trimestre del año, según las regiones y los distintos distritos provinciales, fueron los siguientes: partidos del GBA, 31,9 por ciento; Gran Mendoza, 27,9 por ciento; Gran San Juan, 25,4 por ciento; Gran San Luis, 17,9 por ciento; Corrientes, 36,8 por ciento; Formosa, 24,9 por ciento; Gran Resistencia, 28,8 por ciento; Posadas, 28,5 por ciento; Gran Catamarca, 26,3 por ciento; Gran Tucumán, 24,2 por ciento; Jujuy, 30,3 por ciento; La Rioja, 23,5 por ciento; Salta, 26,4 por ciento; Santiago del Estero, 44,7 por ciento; Bahía Blanca, 16,3 por ciento; Concordia, 34,7 por ciento, Gran Córdoba, 30,3 por ciento; Gran La Plata, 28,1 por ciento y Gran Rosario, 24,9 por ciento.

Los ministros

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, aseguró que "la prioridad" del gobierno "en esta coyuntura es mantener y cuidar el empleo".

"Como siempre y como todo gobierno, hacemos nuestra propia autocrítica, corregimos errores que podemos tener en la implementación de políticas y tenemos un diálogo muy fluido con los distintos actores sociales", aseguró el funcionario.

Fue al brindar una conferencia de prensa en Casa Rosada junto a su par de Desarrollo Social, Carolina Stanley, luego de que el Indec diera a conocer las nuevas cifras de pobreza.

Sica destacó que "desde la Secretaría de Empleo hay programas de capacitación" y que también "se está trabajando muy fuerte en los programas Repro, que permiten dar un subsidio a esas empresas que tienen dificultades productivas".

"Eso estamos viendo junto a los sectores empresariales y los sindicatos, que son los primeros que nos acercan en dónde están las empresas en problemas", señaló.

Por su parte, Stanley adelantó que "frente a alguna situación de necesidad, se puede pensar" un aumento adicional en los planes sociales y jubilaciones utilizando los aporte que enviará el FMI, aunque aclaró que "no hay nada previsto aún".

"Tenemos la posibilidad concreta, que es algo único y que se da por primera vez en este tipo de acuerdos técnicos, que es la posibilidad de poder usar fondos para cuestiones sociales", agregó.


Salarios detrás de la inflación

Los salarios en julio crecieron un 2,6% respecto de junio y acumularon en el año un aumento del 12,1 %, por debajo del índice de precios, según informó el Indec. En julio, los salarios de la economía formal crecieron un 2,6%, los de los trabajadores en negro subieron un 2,9% y los del sector público mejoraron también un 2,9% respecto del mes anterior. En los últimos doce meses el indicador salarial mejoró un 21,3%, muy por debajo del alza del 31,2% que el IPC mostraba en ese período. Desde diciembre el IPC registró un aumento del 19,6% acumulado a junio pasado, mientras que los salarios en ese período mejoraron un 12,1% de acuerdo al Indec.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario