Información Gral

Los investigadores siguen sin tener pistas firmes sobre el caso Candela

Analizan cabellos hallados en una de las casas allanadas, pero no hay indicios concretos. Creen que el crimen obedeció a un mensaje mafioso o alguna deuda familiar.

Domingo 04 de Septiembre de 2011

Los investigadores del crimen de Candela Rodríguez recolectaron cabellos y otras evidencias de tres casas allanadas en la localidad bonaerense de Villa Tesei, aunque en principio no hay indicios de que la nena haya estado secuestrada allí.

Fuentes judiciales informaron que por ahora no hay ninguna imputación contra los moradores de las viviendas, que fueron revisadas hasta la madrugada de ayer por la policía científica luego de que dos testigos de identidad reservada declararan anteayer ante el fiscal de la causa, Marcelo Tavolaro.

"Se secuestraron evidencias para analizar en laboratorio, entre ellos varios cabellos, y a partir de los resultados se resolverá si hay alguna responsabilidad de los moradores", explicaron los voceros.

Una de las viviendas allanadas está ubicada en la calle Charrúas 1081, de Villa Tesei, partido de Hurlingham, a 30 cuadras de la casa de la niña de 11 años y a sólo cinco del lugar donde fue encontrado el miércoles último su cadáver.

Los vecinos contaron que la casa es habitada por un carpintero de nombre Alfredo, de unos 50 años, y su esposa, y se mostraron sorprendidos por la diligencia judicial, ya que tienen un buen concepto del matrimonio y el hombre hasta participó de las marchas en reclamo por la aparición de Candela.

Por otro lado, las fuentes afirmaron que la investigación que lleva adelante el fiscal Tavolaro apunta a dos principales hipótesis: que a la niña la mataron para dejar un mensaje mafioso o por una deuda familiar, pero por ahora no hay nuevos testimonios o pruebas que refuercen alguna de ellas.

Por su parte, el fiscal general de Morón, Federico Nieva Woodgate, reiteró que "hay una hipótesis que involucra desde el principio al entorno de la familia y al entorno colateral".

"Al principio el padre (Alfredo Rodríguez) negó todo. Pero después dijo que si esto era «un vuelto» para él es porque en San Martín le hicieron fama de ser informante de la Policía Federal, y que por culpa de él fueron a la cárcel narcos. Pero nada de esto está probado", remarcó.

En cuanto al resultado de la autopsia, Nievas Woodgate volvió a poner énfasis en que durante los días que permaneció secuestrada "la nena estuvo alimentada, hidratada" y no la sedaron ni la ataron mientras estuvo con vida.

"El hecho de que la hayan tenido así, en buenas condiciones, puede tener un montón de orígenes, por ejemplo que quien la tuviese cautiva, le tuviese lástima. O que la hayan preservado para venderla a una red de trata de personas porque preservada sube el precio", especuló.

Agregó que "otra posibilidad es que la hayan tenido preservada para que sea parte de una negociación en un vuelto contra la familia".

El funcionario judicial indicó que "no necesariamente" haya sido una banda profesional de secuestradores la autora del homicidio de Rodríguez", pero advirtió que "no cualquiera hace todo esto que ha hecho fríamente".

Asimismo, descartó presiones sobre la investigación al señalar que "si alguien cree que hay una interferencia política en la fiscalía, no existe tal cosa y yo no lo permitiría".

"Si existe alguien que quiere distraer la atención hacia otra parte, es posible, pero no lo sé", admitió a radio Mitre.

Otras fuentes, en tanto, señalaron ayer que los investigadores tenían "indicios suficientes" para pedir la detención de un sospechoso pero la situación es analizada con detenimiento por la justicia.

Los pasos cautelosos de los investigadores obedecen a que el contexto en el que se desarrolló el secuestro, el crimen y una aparente extorsión complicaban el esclarecimiento dado que incluso varios testigos evitaron abundar en detalles sobre posibles actividades delictivas vinculadas al entorno familiar.

Candela fue vista con vida por última vez el lunes 22 de agosto, cuando salió de su casa ubicada en Coraceros 2552, de Villa Tesei, para encontrarse con unas amigas con quienes asistía a un grupo de scouts, en la parroquia San Pablo Apóstol, de esa localidad.

Tras nueve días de intensa búsqueda, la niña fue encontrada muerta la tarde del miércoles dentro de una bolsa, a la vera de la calle Cellini y la colectora del Acceso Oeste.

Según reveló la autopsia, Candela fue asesinada por asfixia entre 24 y 36 horas antes del hallazgo y el cuerpo había sido arrojado en la vía pública una hora antes de ser encontrado

Tras la muerte de la nena de once años, la familia reclamó justicia con vehemencia y se resguardó en su hogar para realizar el duelo en la intimidad.

El desempeño de los investigadores volvió a ser cuestionado ayer por dirigentes de la oposición, como el diputado y candidato a gobernador de Udeso, Francisco De Narváez, quien le reprochó al gobernador Daniel Scioli haberse "abrazado con la madre para la foto mientras le mostraban el cadáver" para que indentificara a la niña.

El ex ministro de Seguridad, León Arslanián, pidió cautela para analizar el caso aunque instó a "revisar severamente" los procedimientos y advirtió que "para adjudicar responsabilidades siempre hay tiempo".

Por su parte, el gobernador Scioli mantuvo anoche una reunión de cuatro horas con su ministro de Seguridad, Ricardo Casal; el director de Política Criminal, César Albarracín, y los más altos jefes policiales de la provincia, Juan Carlos Paggi, Hugo Matzkin y Roberto Castronuovo, para analizar el caso la marcha de las investigaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario