Edición Impresa

Pistorius espera declarar entre rezos y lágrimas

El atleta de 26 años acusado de asesinar a su novia, Reeva Steenkamp, recibió numerosas visitas en su celda el fin de semana.

Martes 19 de Febrero de 2013

Familiares, abogados, amigos, y curas: el atleta sudafricano Oscar Pistorius recibió numerosas visitas el fin de semana en su celda a la espera de declarar hoy por el asesinato de su novia, Reeva Steenkamp.

El mánager de la estrella paralímpica suspendió además las próximas carreras que tenía previstas el atleta de 26 años, acusado por la fiscalía de haber matado con cuatro tiros a su novia.

El cura AJ Wilson fue a ver a Pistorius acompañado de su hija, según publicó hoy el diario "Cape Times". "Hemos llorado juntos por las circunstancias a las que se enfrenta actualmente", dijo el sacerdote.

La hermana de Pistorius, Aimee, también fue a ver a la estrella paralímpica, según el mismo diario, pero no expresó nada a la salida de la comisaría.

Numerosos periodistas, fotógrafos y equipos de cámaras rodean la central de policía de la capital sudafricana en la que está encerrado el atleta desde el incidente del jueves. La mayoría de los visitantes se negaron a hacer declaraciones a la prensa. Peet Van Zyl, el mánager de Pistorius, confirmó después de una visita a su cliente que el atleta renunció a las próximas carreras que tenía planeadas en su calendario. Van Zyl también visitó a Pistorius para ofrecerle su ayuda, confirmó el propio agente en la página web del atleta. La renuncia a las carreras deberá permitir a Pistorius "concentrarse en el asunto judicial", señaló. El atleta de 26 años tenía previsto competir en Australia, Brasil, Estados Unidos y Manchester, en Gran Bretaña. En agosto se celebrarán en Moscú los Mundiales de Atletismo, la gran cita del año.

Una montaña de pruebas. Pistorius, que se convirtió en una celebridad al conseguir ser el primer discapacitado en competir en unos Juegos Olímpicos, fue acusado por la fiscalía de haber asesinado a Steenkamp con cuatro tiros y se enfrentará a partir de hoy a una audiencia en la que tendrá una montaña de pruebas en su contra.

Mientras el sudafricano pasaba el fin de semana entre barrotes, salían más y más pruebas en su contra. Se cree que al menos una de las balas alcanzó a su novia después de atravesar la puerta del baño y la policía encontró un bate de críquet con manchas de sangre, según el diario City Press, lo que arroja dudas sobre la primera versión del sudafricano, que aseguró haber disparado a Steenkamp al confundirla con un ladrón. Además, un amigo de Pistorius señaló que el atleta realizó frenéticas llamadas en las primeras horas del jueves. Justin Divaris dijo que el atleta le telefoneó incluso antes de que la policía llegase a la casa del sudafricano en Pretoria. "Ha habido un terrible accidente, disparé a Reeva", dijo Pistorius por teléfono, según afirmó Divaris. "Mi chica, maté a mi chica. Que Dios me lleve", agregó el atleta, según el relato de su amigo que reconstruye la prensa. La policía confirmó que hubo varios incidentes domésticos previos en torno al atleta, que en enero disparó accidentalmente una pistola en un restaurante en Johannesburgo, según publicó ayer el diario Beeld. El disparo impactó muy cerca del pie del boxeador Kevin Lerena, amigo de Pistorius y de su fallecida novia. "Me dio un susto enorme porque la bala impactó en el suelo a pocos centímetros de mi pie. Fue un extraño accidente", dijo Lerena a Beeld. Según la policía, unos correos electrónicos entre Steenkamp y otros atletas podrían haber sido el principio de la pelea.

Mientras Pistorius declara en Pretoria, la familia de su novia estará en un funeral privado en Port Elizabeth.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS