Edición Impresa

Mató a un ciclista con su auto y lo llevó 17 kilómetros en el parabrisas

El hijo del periodista y locutor Eduardo Aliverti atropelló y mató a un ciclista en la autopista Panamericana a la altura del partido bonaerense de Pilar y condujo 17 kilómetros con el cuerpo...

Jueves 21 de Febrero de 2013

El hijo del periodista y locutor Eduardo Aliverti atropelló y mató a un ciclista en la autopista Panamericana a la altura del partido bonaerense de Pilar y condujo 17 kilómetros con el cuerpo incrustado en el parabrisas. Pablo Daniel García, de 28 años, llegó al peaje de Pablo Nogués e intentó pagar con un billete de 100 pesos pero fue detenido cuando la empleada de la cabina advirtió que llevaba un muerto en el auto.

La víctima, Reinaldo Ricardo Rodas, de 53 años, era un vigilador privado que se dirigía a su trabajo en un country de Pilar en una bicicleta playera al ser atropellado. Iba por el carril lento de la autopista

Aliverti ayer reconoció el hecho en su cuenta de Facebook (ver aparte). Su hijo, liberado por la Justicia, estaba alcoholizado al conducir ya que los primeros peritajes determinaron que conducía con 1,45 gramo de alcohol en sangre, casi el triple del dosaje máximo permitido (0,5).

Si bien trascendió ayer, el hecho ocurrió alrededor de las 6 de la mañana del domingo pasado y es investigado por la fiscal María Inés Domínguez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Pilar. La funcionaria ayer intentaba determinar si era cierto que al conductor no le importaba llevar un atropellado en el auto —tal como lo denunció ayer la familia de la víctima—, o si en realidad quería pasar rápido el peaje para trasladarlo a un centro asistencial.

Según las fuentes consultadas, Rodas, como todos los días, se dirigía a su trabajo como vigilador de la empresa Watchman, en el country Mapuche, de Pilar.

El accidente ocurrió entre el kilómetro 53 y 52 de la autopista Panamericana, mano a Capital Federal, cuando Rodas fue embestido de atrás por un Peugeot 504 color celeste metalizado, patente WEJ686. A raíz del impacto, Rodas voló sobre el vehículo y quedó incrustado en el parabrisas boca arriba, con el torso y la cabeza dentro del habitáculo, del lado del acompañante, y con las piernas sobresaliendo sobre el capó.

El automovilista no detuvo su marcha, tironeó hacia dentro del habitáculo al vigilador y manejó con la víctima a su lado los 17 kilómetros que hay desde el lugar del accidente hasta las cabinas de peaje de Pablo Nogués, en el partido de Malvinas Argentinas.

"No puede seguir". Catalina, la viuda de Rodas, contó ayer en los canales de televisión que al llegar al peaje, la empleada de la cabina le dijo: "Usted no puede seguir porque lleva un muerto", y que el conductor quiso pagar y pasar el peaje.

"Sacó 100 pesos para pagar y seguir viaje. Le dijo a la chica de manera prepotente: Cobrame, cobrame, que tengo que seguir viaje; cobrame y me voy", relató la viuda.

La hermana de la víctima, Corina Rodas, agregó que, al momento en que la empleada del peaje le dijo que llevaba un hombre muerto a su lado, el conductor "ni se inmutó" y le preguntó de manera irónica "¿Qué? ¿Tengo que pagar por dos?", tras lo cual pretendía seguir viaje.

Sin embargo, fuentes judiciale informaron a Télam que en el acta del procedimiento policial que se convirtió en la foja uno de la causa, consta que la empleada de Autopistas del Sol relató también que García le dijo: "Traigo un atropellado".

Por ello, más allá del relato de la familia, la fiscal Domínguez analiza si los dichos de García a la mujer del peaje fueron en un tono de desprecio o si en realidad quería apurarse para continuar viaje hacia algún hospital.

La hermana de Rodas dijo que para ella, el conductor "es un asesino" y que si hubiese querido ayudar a su hermano. El accidente ocurrió en plena Panamericana donde podría haber pedido auxilio y además había una clínica privada a pocos metros.

La empleada de peaje advirtió de lo sucedido a la policía y García fue inmediatamente detenido por personal de la comisaría de Pablo Nogués, mientras que los médicos que llegaron al lugar constataron que Rodas ya estaba muerto.

García fue trasladado para un chequeo médico a un hospital de la zona y se le practicó el test de alcoholemia de la pipeta.

El conductor fue imputado por la fiscal Domínguez por homicidio culposo, un delito excarcelable que prevé una pena de seis meses a cinco años de prisión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS