Edición Impresa

Escándalo en San Luis por requisa en cárcel de menores

La difusión de fotografías de un procedimiento realizado en abril de 2013 disparó la expulsión del jefe del Servicio Penitenciario.

Jueves 19 de Junio de 2014

La difusión de fotografías que muestran a menores sufriendo trato inhumano durante una requisa en una cárcel de San Luis desató un fuerte escándalo en la provincia, el repudio de la Casa Rosada y la expulsión del jefe del Servicio Penitenciario Provincial, Inocencio Carpio, a instancias del gobernador Claudio Poggi .

El gobierno nacional exhortó a las autoridades sanluiseñas disponer "todos los mecanismos necesarios para prevenir los tratos crueles" en las unidades penitenciarias y advirtió que evalúa presentar una denuncia ante la Justicia.

Las imágenes fueron tomadas el 22 de abril de 2013 y en ellas se ve a menores sometidos a una requisa en la que están desnudos y en cuclillas, apoyados contra una pared con los brazos cruzados en la espalda, rodeados de perros y guardias.

También aparece el entonces director de la unidad, Mariano Ibañez, quien ya no está en el cargo pero se lo investiga por los hechos.

La noche anterior se había desatado una pelea entre los internos que dejó a un menor herido con arma blanca, por lo cual se sometió a los presos, de entre 18 y 20 años, a esa requisa, indicó el portal San Luis 24, que publicó las fotos tomadas en un patio de recreación del pabellón de menores.

A causa de esto, el gobernador Poggi solicitó, a través del ministro de Seguridad, Martin Olivero, la renuncia al jefe del Servicio Penitenciario Provincial.

La unidad donde se tomaron las fotos está sobre la ruta 3, a quince minutos de la capital provincial. Es el único penal que tiene San Luis hasta el momento: en él funciona un pabellón de menores, donde fueron tomadas las fotos del escándalo.

"Repudiamos este tipo de prácticas y exhortamos al gobierno de San Luis para que disponga de todos los mecanismos necesarios para prevenir los tratos crueles e inhumanos", sostuvo, por su parte, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda.

Antes de que lo echaran, el jefe Carpio dijo que la requisa que se conoce ahora fue obra de "un grupo minúsculo que no está de acuerdo con las nuevas políticas" que implementó el Servicio Penitenciario.

Las fotografías fueron tomadas "el 22 de abril de 2013 al mediodía durante una requisa en el Pabellón de Menores, luego de una investigación interna por una pelea ocurrida la noche anterior" en la que un joven fue "herido con arma blanca".

Asimismo, identificó en las fotos al "oficial principal Mariano Ibañez, quien se desempeñaba como Director de la Unidad de Menores en ese momento, y a José Vélez, ayudante".

Carpio reconoció ayer que "no tenía conocimiento del tema". "Las requisas se hacen diariamente y se sacan pastillas, chuzas, de todo, pero este procedimiento no está permitido", explicó.

Incluso, señaló que "duele que quien sacó esto (las fotos) es un agente penitenciario y no vino hablar a la Dirección". "Cuando se debe revisar a alguien debe estar en su celda, no como muestran las fotos porque estaría denigrando a la persona. Estos hechos empañan toda la actividad", dijo el funcionario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario