Edición Impresa

Errores de los pilotos y fallas técnicas causaron la tragedia de Air France

Ayer se conoció el informe final sobre la caída del avión en Brasil en 2009, que mató a 228 personas. Dice que la tripulación no supo reaccionar al helarse las sondas que miden la velocidad.

Viernes 06 de Julio de 2012

El accidente de un avión de Air France en 2009 en Brasil, en el que murieron 228 personas luego de que se estrellara en el mar, se produjo por fallas técnicas pero también, y en gran medida, por errores de los pilotos. Los detalles se dieron a conocer ayer cuando se presentó en París la investigación oficial de los expertos.

"La tripulación se vio superada por los acontecimientos al congelarse las sondas para medir la velocidad de la aeronave. Y se perdió totalmente el control del Airbus", se puede leer en el informe.

El avión de Air France, un Airbus modelo A330-200, se precipitó al mar el 1º de junio de 2009 durante un vuelo nocturno que cubría la ruta de Río de Janeiro a París. En la tragedia, murieron las 228 personas que viajaban a bordo.

En ese texto, los investigadores sugieren, además, mejoras en la formación de los pilotos, pero también en la señalización dentro de la cabina de pilotaje.

Las sondas proclives a congelarse, fabricadas por la empresa Thales, fueron sacadas de uso poco después del accidente, ocurrido en medio de una tormenta.

El director de la Oficina de Investigaciones y Análisis para la Seguridad Aérea (BEA, por sus siglas en francés), Jean-Paul Troadec, subrayó durante la presentación del informe que su autoridad "no tiene la tarea de nombrar a los responsables. Eso es un tema de la justicia".

Una jueza e investigadora francesa está a cargo desde hace tiempo del caso, pero aún no presentó ninguna acusación formal.

Los investigadores evitaron precisar concretamente si el error de los pilotos se debió a que carecían de la suficiente formación o si fue por negligencia.

"Dos eventos condujeron al accidente: la obstrucción de las sondas Pitot y el no reconocimiento (por parte de los pilotos) de la pérdida de velocidad", indicó Troadec.

Al investigar las causas, los expertos se basaron ante todo en el análisis de las cajas negras realizado por la BEA.

Tras varias e intensas búsquedas frustradas, las cajas negras fueron encontradas y recuperadas el año pasado a una profundidad de 4.000 metros.

El registro de datos de vuelo tiene gran cantidad de parámetros como la altura, el ángulo de inclinación de la aeronave y la configuración de los motores. La otra caja negra graba las conversaciones durante el vuelo y los ruidos en la cabina de pilotos.

Hasta que se hallaron las cajas negras, sólo estaba claro que por el congelamiento de una sonda para medir la velocidad de vuelo se apagó el piloto automático. Esto fue determinado por el análisis de los mensajes enviados automáticamente por el avión.

"Al desconectarse el piloto automático, los copilotos, que estaban a cargo del avión mientras el capitán descansaba, tuvieron que asumir el control manual de la aeronave. Pero no estaban preparados para volar manualmente a alta altitud y sin querer provocaron la pérdida", indica el reporte.

Pese a las alarmas, "la tripulación nunca se dio cuenta de que habían entrado en pérdida", indicó el investigador jefe de la BEA, Alain Bouillard, en una conferencia de prensa.

El capitán, que llegó a la cabina cuando ya el avión estaba en problemas, también falló al diagnosticar la situación.

Las informaciones de la caja negra arrojaron que los pilotos reaccionaron inadecuadamente a alertas sobre una pérdida en la sustentación aerodinámica, que hizo que el avión perdiera rápidamente altura y finalmente cayera al mar.

El informe de la BEA contiene 25 recomendaciones para evitar accidentes similares. Airbus anunció que las analizará en detalle.

Un segundo informe se publicará en los próximos días.

Rechazo de familiares de las víctimas

Familiares de las víctimas del accidente criticaron el reporte de ayer calificándolo de suave con la industria aeroespacial. Aseguraron que la disputa sobre la responsabilidad se mantendrá mientras Air France y Airbus enfrenten una investigación francesa por homicidio. En su puja con Airbus, Air France rechazó cualquier acusación contra la empresa o los pilotos. "La tripulación cumplió hasta el final con su tarea en una situación extraordinaria", dijo mediante un comunicado. "Circunstancias externas, como el fallo de las alarmas de los instrumentos, contribuyeron a que no se lograra una mejor reacción frente a los acontecimientos", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario