Edición Impresa

Central: Eliminado de la Copa Argentina, tiene como único objetivo el ascenso

El paso en falso por la Copa Argentina ya es parte del pasado, amén de que debe haber entregado enseñanzas, especialmente para el entrenador. Rosario Central tiene un claro objetivo...

Viernes 22 de Febrero de 2013

El paso en falso por la Copa Argentina ya es parte del pasado, amén de que debe haber entregado enseñanzas, especialmente para el entrenador. Rosario Central tiene un claro objetivo por delante (que no hubiese sido modificado en absoluto aún ganando el miércoles en Chaco frente a Central Córdoba), en el que cual se pondrá toda la energía. Individual y grupalmente. La sensación es que se perdió una chance de avanzar en un torneo que más allá de lo económico reditúa en lo que a mantener en movimiento a muchos futbolistas se refiere. Pero no mucho más que eso. El lunes, en cancha de Huracán, se escribirá el próximo capítulo para el Canalla. Ahí apuntan todos los cañones. Ahí siempre estuvieron apuntados.

Una lectura que permite abrirse camino en este trayecto que está recorriendo el equipo de Miguel Angel Russo es la que pueda haber hecho precisamente el entrenador con lo que vio en Resistencia. Es que tanto se habló en la previa de lo que les servía a todos los que viajaron para tomar ritmo y plantarse en esto de ganar terreno en la consideración del técnico, que se torna imposible soslayarlo. A la luz de los resultados, la enorme mayoría quedó en deuda, con varias materias que deben ser revisadas.

Las nueve victorias de manera consecutiva que el equipo lleva en el campeonato no vinieron de regalo. Llegaron producto de un entendimiento cada vez mayor del juego y de la forma en la que debe encararse cada partido y, por supuesto, de la solidificación de una estructura colectiva. Todo esto con un claro denominador común: una base de futbolistas que, salvo alguna que otra excepción, se mantuvo a rajatabla. De allí el grado de preocupación que haya comenzado a invadir, aún en un grado ínfimo, a Russo y sus colaboradores.

Se sabe que con el correr de los partidos aparecerán las lesiones, las suspensiones y también las tensiones, especialmente cuando el torneo entre en su recta final. Ahí será el tiempo en que el entrenador, inexorablemente, deberá echar mano a los que hoy están como alternativas. Lo de Chaco es un llamado de atención.

Hay un dato concreto: sólo un inconveniente mayúsculo puede hacer que de un partido a otro las variantes sean muchas. Y así, mientras la base se mantenga, las chances de seguir por la buena senda serán mayores.

Russo nunca cesó en su pensamiento acerca de que más allá de los nombres, lo que realmente importa es la idea de juego. Esto es, que los apellidos sean un mero detalle. Hoy Central sabe a qué juega y así lo está demostrando en el campeonato, pero no fue lo que ocurrió hace 48 horas por Copa Argentina, con jugadores que vienen actuando a cuentagotas.

¿Es posible darle cabida a una lectura con cierto grado de tremendismo? Sí. Pensando en que el entrenador chocó contra una realidad que no imaginaba cuando pensó que aquellos futbolistas que vienen con escasos minutos en cancha podían rendir de igual forma o al menos parecida a los que vienen abrazando victoria tras victoria en el torneo.

Como contrapunto, ¿es viable pensar que la eliminación de la Copa Argentina le permitirá al grupo focalizarse en lo que realmente importa? Sin dudas. Es que ya no habrá motivos para desviar la atención, para pensar en viajes que compliquen el trabajo semanal ni cosas por el estilo.

Cada uno podrá hacer el análisis que más le convenga. Lo cierto es que Central está frente a un camino cuya ruta no admite ni registra alternativas. Todos con la mente en lo que más se desea, sabiendo también que para lograrlo será necesario potenciar a aquellos actores que en algún momento pueden dejar de lado el papel de reparto para convertirse en protagonistas principales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS