La Ciudad

Piccinini, el gremialista que se le plantó a la burocracia sindical, la dictadura y el neoliberalismo

Falleció el dirigente Alberto Piccinini, conocido como El Pichi, quien luchó contra la burocracia sindical, y con la democracia fue candidato a gobernador y diputado nacional

Jueves 13 de Mayo de 2021

Falleció Alberto José Piccinini, quien fue un obrero metalúrgico de la planta siderúrgica Acindar, de Villa Constitución, una ciudad en el sur de la provincia de Santa Fe que era parte del llamado cordón industrial de Rosario, una riquísima franja geográfica de industria pesada que iba de San Nicolás hasta San Lorenzo.

El capital político de Piccinini, o El Pichi venía construyéndose como militante de una fracción democrática disidente de la poderosísima Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y se cimentó con los “Villazos” de 1974 y 1975.

Con enormes y diferentes consecuencias, el primero doblegó a la burocracia sindical del titular de la UOM, Lorenzo Miguel, hombre fundamental del tercer gobierno de Juan Perón, y el contubernio con la dirección de Acindar, en ese momento presidida por Alfredo Martínez de Hoz, alcanzando sus objetivos de fundar una obra social propia, de libertad sindical y de construcción de un polo de gremios opositores a la derechización del sindicalismo argentino, la Coordinadora de Gremios, Comisiones Internas y Fábricas en Conflicto. Es más, cuando el gremio llamó a elecciones, las ganó con la mítica Lista Marrón.

El segundo fue sangriento y de efectos devastadores. Con el fin de intervenir la UOM de Villa Constitución, el 20 de marzo de 1975 una redada en la que participaron policías, militares e integrantes de la alianza antiterrorista Triple A, detuvo a unos 300 obreros y a sus dirigentes, y desapareció a algunos de ellos. También hubo represión en otras localidades del cordón industrial, como San Lorenzo. Finalmente, la huelga de protesta fue desarticulada, la UOM de Villa fue intervenida y se instauró en pleno gobierno de Isabel Perón la represión, encarcelamiento y desaparición de personas como modelo represivo a imitar por la próxima dictadura.

El terrorismo de Estado puso entre las cuerdas al sindicalismo de izquierda y fueron años muy duros para los dirigentes y para todos los trabajadores argentinos. Piccinini fue encarcelado, sufrió cinco años de prisión y ocho meses de “libertad vigilada”.

picci05b.jpg
El Pichi tenía ascendencia sobre sus compañeros metalúrgicos y otros obreros del cordón industrial.

El Pichi tenía ascendencia sobre sus compañeros metalúrgicos y otros obreros del cordón industrial.

Liberado en 1981, vendiendo seguros para ganarse la vida y dispuesto a dar pelea a través de reuniones clandestinas, el diciembre de 1982 Piccinini enfrentó, en los portones de Acindar, a la seccional de la UOM intervenida por los militares y se plegó a la huelga convocada por las CGT contra el régimen de facto.

Tras su participación en la rebelión de 1982, Piccinini retomó su ascendencia sobre los metalúrgicos de Villa, de otras seccionales, y de otros sectores del movimiento obrero en general.

En democracia

Con el gobierno democrático de Raúl Alfonsín, Piccinini luchó por restituir el gremio a sus legítimas autoridades y tras el proceso de normalización, la lista 6 de diciembre-Lista Marrón se impuso en 1984 con casi el 80 por ciento de los votos. Así Piccinini se dedicó a la reconstrucción de su sindicato pero también de un arco opositor de trabajadores contra la flexibilización laboral y los efectos de las recurrentes crisis económicas argentinas. Debió lidiar con las diferencias internas debido a la peronización de un sector interno que le disputó el terreno político-sindical, sintetizado en la Lista Verde.

En abril de 1991 volvió a enfrentar a la directiva de la empresa que buscaba implantar nuevos modelos de producción y el litigio tomó ribetes dramáticos cuando Acindar decidió cerrar su planta de Villa Constitución y cesantear a toda su planta de 3.200 empleados.

picci03b.jpg
Piccinini se sumó a la campaña electoral de 1995 que lo tenía como candidato a gobernador de Santa Fe.

Piccinini se sumó a la campaña electoral de 1995 que lo tenía como candidato a gobernador de Santa Fe.

Su actuación sindical y compromiso político lo llevó a aceptar diferentes candidaturas en espacios de centroizquierda con vertientes trabajadoras. Enfrentado a las políticas neoliberales y privatistas del presidente Carlos Menem, formó parte desde 1993 del armado del frente electoral conocido como Frente Grande, con el que fue elegido convencional constituyente por la provincia de Santa Fe, cargo que ejerció entre el 30 de mayo y el 22 de agosto de 1994. También fue parte del Frepaso y en las elecciones presidenciales de 1995 en las que fue candidato a gobernador de Santa Fe.

picci200102b.jpg
Piccinini participa del acto eleccionario en una escuela de Villa Constitución en 2001.

Piccinini participa del acto eleccionario en una escuela de Villa Constitución en 2001.

Participó además de la Alianza en las legislativas de 1997 y las presidenciales de 2001. Ese año fue electo diputado nacional por Santa Fe como parte del Partido Socialista Auténtico y se desempeñó como tal desde el 10 de diciembre de 2001 al 10 de diciembre de 2005.

Desde fines de 2008 Piccinini fue secretario general de la UOM Villa Constitución-CTA y en marzo de 2011 dejó su conducción.

picci01b.jpg
En un acto contra el cierre de la empresa Paraná Metal en la ruta 177 en enero de 2009.

En un acto contra el cierre de la empresa Paraná Metal en la ruta 177 en enero de 2009.

En los últimos años, una enfermedad neurológica lo había apartado de la vida pública, aunque no faltaron los recuerdos y homenajes en los aniversarios de las luchas obreras, las de Villa Constitución y las de todo el sindicalismo democrático argentino.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario