Información Gral

Mejora el niño al que le trasplantaron un corazón

Renzo Antonelli, de 2 años, ayer fue operado tras una espera en emergencia nacional de ocho meses. "Estas 72 horas que vivimos de posoperatorio con oraciones, son cruciales”, dijo su abuelo.

Lunes 03 de Junio de 2013

Renzo Salvatore Antonelli, el niño correntino de dos años que ayer fue trasplantado del corazón tras una espera en emergencia nacional de ocho meses, “pasó bien la noche”, reveló esta mañana su abuelo Jorge Ramos.

“Pasó bien la noche. Estas 72 horas que vivimos de posoperatorio con oraciones, esperanza y mucha fe, son cruciales para la vida de Renzo”, dijo Ramos, un abuelo emocionado por las demostraciones de apoyo de cientos de miles de argentinos que siguieron día a día el caso.

El menor padecía una enfermedad que le impedía el normal desarrollo del miocardio, por lo que el músculo cardíaco no tenía fuerza para bombear sangre y oxigenar el resto del cuerpo, y comprometía seriamente su vida.

Renzo, oriundo de Corrientes, fue conectado a un corazón artificial en octubre de 2012 y desde entonces se encontraba primero en la lista de espera del Instituto Nacional de Donación de Organos (Incucai) hasta que en la tarde del sábado apareció el corazón.

El niño logró superar una extensa intervención de 14 horas y ahora deberá permanecer internado por entre 15 y 20 días, para luego ser llevado al hogar que ocupará con sus padres en inmediaciones al Hospital Pediátrico Garrahan, donde fue operado.

Una vez que la operación haya sido superada completamente, los padres del menor padres, Belén Ramos y Haroldo Antonelli, deberán llevar a Renzo una vez al día al hospital para que continúe con el tratamiento durante un año.

“Belén y Haroldo están muy preparados para hacerlo. Ahora ya con el nene afuera, el papá podrá hacer su trabajo, dado que es reparados de aparatos electrónicos. Tiene que generar para mantener una condición digna de vida”, consideró Ramos en declaraciones a una radio correntina.

La familia Antonelli-Ramos envió una carta al gobierno nacional para que el niño trasplantado pueda ser incluido en el Plan Crecer, con el objetivo de obtener una ayuda para llevar adelante el tratamiento.

Ramos le envió un “profundo respeto” a los familiares de la niña que falleció y cuyo corazón trasplantaron a Renzo y les prometió: “Lo vamos a cuidar mucho, lo vamos a amar y a proteger, para que sea bueno y generoso y que de alguna manera devuelva todo lo que ha recibido”. (NA)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario