Información Gral

Cura echado por apoyar el matrimonio gay: "La Iglesia tiene actitudes autoritarias y patéticas"

El sacerdote José Nicolás Alessio, expulsado por la curia cordobesa tras haberse manifestado a favor del matrimonio homosexual, aseguró además hoy que la institución “no va a dejar que nadie opine de una manera diferente”.  

Lunes 07 de Marzo de 2011

El sacerdote José Nicolás Alessio, expulsado por la curia cordobesa tras haberse manifestado a favor del matrimonio homosexual, aseguró hoy que la Iglesia “tiene actitudes absolutamente autoritarias” y “patéticas”, y consideró que  la institución “no va a dejar que nadie opine de una manera diferente”.
Alessio, quien afirmó que no apelará su separación, dijo que  “la jerarquía de la Iglesia se cree tan dueña de la verdad que  piensa que puede dogmatizar incluso sobre lo civil, lo que escapa la  esfera de lo religioso”.

En declaraciones a radio Mitre, el cura remarcó que fue  sancionado a pesar de que “jamás puse en duda de que, para la Iglesia,  los católicos cristianos, el sacramento sea entre un varón y una  mujer. Lo que dije es que las personas homosexuales tienen derecho a  casarse en el ámbito civil como cualquier ciudadano”.
Consideró que su remoción “es una actitud autoritaria como las  que más: 'Acá el que piensa distinto será castigado, será  sancionado', muy obsecuente con una línea romana que se quiere imponer  castigando”.

“Lo grave es que esta Iglesia es la que predica a los políticos sobre la democracia, la necesidad del diálogo, y hacia adentro  tiene actitudes absolutamente autoritarias”, continuó.
El año pasado, Alessio -de 53 años- se manifestó a favor del  matrimonio homosexual, lo que derivó en un juicio canónico sin  precedentes en Córdoba, por su velocidad y la gravedad de su  veredicto: el Tribunal Interdiocesano de Córdoba le prohibió ejercer el  sacerdocio y le ordenó dejar la casa parroquial en la que vivió 27  años.

El fallo, que fue publicado hoy por el matutino porteño  Clarín, indica que “el presbítero José Nicolás Alessio ha cometido  rechazo pertinaz de la doctrina descrita (...) al sacramento del  matrimonio y desobediencia al Ordinario (...). Ha divulgado por escrito  y de palabra por los medios de comunicación en contra del  magisterio eclesiástico. (...) Se le prohíbe ejercer en público la  potestad sagrada, es decir: celebrar la Santísima Eucaristía , oír  confesiones, celebrar los demás sacramentos (...) y residir en la casa  parroquial San Cayetano del barrio Altamira”.

El sacerdote evaluó que “la Iglesia, con esto, lo que quiere  hacer es amedrentar a los que piensan distinto. Quiere volver a  decir que ella tiene absolutamente la verdad y no va a dejar que  nadie opine de una manera diferente. Quieren castigar para  ejemplarizar. Es una actitud patética del obispado”.
Alessio destacó que “jamás discutí el tema teológico,  sacramental del matrimonio, que bien lo podría hacer, porque es un tema  que se puede discutir. Pero yo no entré en esa discusión. Yo  simplemente opiné como sacerdote y ciudadano en torno a un tema que tiene  que ver con la sociedad civil. La Iglesia no permite ni eso”.

“La Iglesia quiere tener la última palabra incluso fuera de su  ámbito específico, que sería lo sacramental, lo religioso”,  subrayó.
Consultado sobre si apelará el fallo, contestó: “Se podría  apelar, pero no lo voy a hacer porque sinceramente no me interesa más  que esta jerarquía, esta institución siga metiéndose en mi vida”.

“Ellos no me quieren adentro, perfecto, no hay problema. Yo  voy a seguir luchando por lo que pienso y lo que soy en cualquier  espacio de mi vida. Yo ya estaba trabajando como asesor en la  legislatura, como parte del equipo de (el senador) Luis Juez. Seguiré  trabajando allí”, aseveró. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario