Información Gral

Cayó el acusado de tirar la bengala que mató a un joven en un recital

Un hombre fue detenido ayer acusado de ser quien arrojó una bengala durante el recital de La Renga en el autódromo de La Plata, que hirió fatalmente a Miguel Ramírez, el joven de 32 años que falleció el lunes tras permanecer internado nueve días en el hospital de la localidad bonaerense de Melchor Romero.

Miércoles 11 de Mayo de 2011

Un hombre fue detenido ayer acusado de ser quien arrojó una bengala durante el recital de La Renga en el autódromo de La Plata, que hirió fatalmente a Miguel Ramírez, el joven de 32 años que falleció el lunes tras permanecer internado nueve días en el hospital de la localidad bonaerense de Melchor Romero.

Una fuente de la investigación explicó que el sospechoso fue arrestado anoche en la ciudad de Bahía Blanca, al sur de la provincia de Buenos Aires, por pedido de la fiscal penal Virginia Bravo en un procedimiento que realizó la Departamental de Investigaciones (DDI) de La Plata.

Según la policía, el detenido fue identificado como Iván Alejandro Fontán, al que se le allanó su vivienda por orden del juez de Garantías de La Plata, César Melazo.

El vocero detalló que para identificar al hombre que presuntamente arrojó la bengala, la fiscal y la Departamental de Investigaciones de La Plata trabajaron ayer en distintas medidas, entre ellas el aporte de un testigo de identidad reservada.

El testigo aportó detalles sobre la fisonomía del joven que arrojó el artefacto y hasta identificó al grupo en el que se movilizaba ya que los vio cuando venían en un colectivo proveniente de la ciudad de Bahía Blanca.

Con esa información, la fiscal y los investigadores solicitaron al juez de garantías una orden de allanamiento y de detención contra Fontán, la que se concretó anoche.

La fiscal recibió ayer también un informe preliminar sobre la autopsia realizada al cuerpo de Miguel Ramírez que desde anoche era velado en una casa de sepelios de la localidad bonaerense de José C Paz.

La fiscal tomó declaración además a un joven que afirmó en varios medios periodísticos que vio a quien arrojó la bengala que ocasionó la muerte de Miguel Ramírez.

Se trata de un fan de La Renga, identificado como Leonardo Garay, que relató que quien arrojó la bengala "era flaco, alto, pelo corto y vestido como rolinga. Remera de La Renga y jean, y que estaba totalmente borracho".

Agregó que el hombre "estaba parado entre el techo del puesto de (la empresa) Locuras y un baño químico. Tenía algo en la mano que lo encendió. Después, como que lo disparó y eso se metió entre el público".

La fuente explicó que el joven le aseguró a la fiscal que si bien no estaba en condiciones de hacer un dictado de rostro "sí podía reconocer a la persona que arrojó la bengala".

En tanto, el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, sostuvo que "nadie puede escapar que haya una bestia salvaje que lleve un arma tan poderosa como una bengala náutica a un espectáculo".

"Evidentemente las organizaciones de los espectáculos son bastante cuidadosos en cuanto a cacheo y la seguridad interna pero no ha sido suficiente en este caso, probablemente influye el ámbito donde se desarrolló que es un ámbito descampado, pero hay que ser severos", destacó.

Aludió además a las imágenes televisivas del partido que jugó anteanoche Vélez, en las que se vieron a hinchas de ese club que celebraron el triunfo arrojando bengalas. "Alegremente tiraban bengalas, y seremos los más enérgicos para evitar eso, hay una muerte que nos enluta a todos y es inadmisible que pasen estas cosas", remarcó.

Recordó que hay una prohibición de ingresar con bengalas a los espectáculos "e incluso la seguridad privada que los espectáculos contratan tienen que hacer los cacheos y control como corresponden".

"Prevalece el negocio". En tanto, la madre de Miguel Ramírez, reclamó ayer medidas para evitar que ocurran hechos similares, aunque advirtió que esas prácticas no se detendrán porque "prevalece el negocio". "Dios quiera que la muerte de mi hijo sirva para que alguien se concientice y paren esto, pero no lo quieren parar, es un negocio", afirmó Liliana.

La mujer se preguntó "¿dónde están la seguridad y sus cacheos para que no dejen entrar bengalas en los recitales?", y advirtió que no se puede apelar sólo a la "concientización" de los espectadores. "No van a aprender, van a seguir matando", manifestó la madre de Ramírez, y calificó a quienes arrojan ese tipo de pirotecnia como "asesinos" e "inadaptados". l (Télam y DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario