Policiales

Lo ejecutaron de un certero disparo desde una moto en movimiento

La víctima, Carlos Darío Leyes tenía 38 años y varios antecedentes por delitos de robos y comercio de estupefacientes.

Miércoles 18 de Julio de 2018

Carlos Darío Leyes tenía 38 años y varios antecedentes por delitos de robos y comercio de estupefacientes. Ayer, pasadas las 17, dos personas desde arriba de una moto le pegaron un tiro certero en el pecho en la esquina de Deán Funes y Lima, en el barrio Avellaneda Oeste. El hombre estaba limpiando una zanja, manipulando una carretilla de trabajo cuando los ejecutores efectuaron al menos cinco veces y lo mataron en el acto.

Según vecinos de la zona, que prefirieron quedar en el anonimato por el temor, Leyes "no era del barrio (estaba afincado en Garay al 5100) y nadie lo conoce. Pero parece que estaba haciendo unas changas limpiando la zanja. Siempre pasan muchachos y te preguntan si querés que hagan un trabajo de limpieza, y entre los vecinos les damos unos pesos", dijo un residente de la zona.

Otros vecinos que viven sobre Deán Funes, cuando la calle topa con los fondos de villa Banana, contaron que en la zona "un tema jodido son los soldaditos que custodian los lugares donde se venden drogas. No sé si este muchacho trabajaba de changarín o vendía. Pero lo vimos con una mujer que sí vende en la cuadra y por ahí él la estaba cuidando", arriesgó un hombre de la cuadra.

Al menos cinco tiros

"Pasó una moto y tiró como cinco veces, pero nosotros ni salimos a la vereda. Cuando nos asomamos, el tipo estaba tirado al lado de la zanja y la mujer que estaba con él lo abrazaba y miraba para todos lados", relató otra vecina. "Es una banda que se pelea con otra, son dos familias que venden drogas y siempre andan a los tiros", aseguró otro vecino.

Alrededor de las 17.15, cuando llegaron los efectivos de las seccionales 18ª y la 13ª encontraron el cuerpo tirado y ningún testigo ocasional a la vista. Luego realizaron un relevamiento de la zona y no encontraron cámaras de vigilancia, ni privadas ni públicas. En el lugar, el gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones recogió cuatro vainas servidas calibre 9 milímetros y los forenses le tomaron pruebas dactiloscópicas al cadáver para corroborar su identidad.

Confirmado que se trataba de Leyes se supo que tenía antecedentes por robo calificado, portación de armas, amenazas y lesiones. En ese marco, el 19 de mayo de 2010 fue detenido junto a otras cinco personas por infracción a la ley de drogas. Ese día, en un allanamiento, les secuestraron 358 envoltorios de cocaína que pesaron 1,200 kilo, dinero en efectivo, teléfonos celulares, una escopeta calibre 16, un revólver calibre 44, varios cartuchos y elementos de corte.

En tanto, el 9 abril de este año, frente a la esquina donde cayó muerto Leyes, fue asesinada de una puñalada Alejandra Esquivel. De esa muerte se dijo en su momento que estaba ligada a un búnker de drogas que funcionaba sobre calle Lima al sur. "No se puede vivir así. A veces viene la policía, allana el búnker y al otro día es como si nada, siguen vendiendo", comentó una anciana del barrio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});