Ovación

El rasgo distintivo de Bernardi es la renovación leprosa con juveniles de la cantera

La nueva camada de jugadores ya tiene un rol protagónico en el plantel. Se sabe que todo proceso de aparición de nuevos valores no es lineal, ni el rendimiento que tienen es siempre ascendente

Domingo 27 de Septiembre de 2015

En Newell's el futuro ya llegó. Comenzó el recambio generacional a paso firme. La nueva camada de jugadores ya tiene un rol protagónico en el plantel principal. Se sabe que todo proceso de aparición de nuevos valores no es lineal, ni el rendimiento que tienen es siempre ascendente. Pero la ola de futbolistas surgidos de la cantera parece que llegó para quedarse. No hay dudas de que el arquero Ezequiel Unsain, los defensores Franco Escobar y Gabriel Báez y los volantes Denis Rodríguez y Daniel Mancini son las caras visibles de la reconversión rojinegra. Y en este punto tiene un rol trascendente la persona que confió en ellos y se bancó la decisión de darles continuidad en una situación futbolística compleja. Se trata del entrenador Lucas Bernardi, al que se le puede hacer cuestionamientos tácticos y hasta sobre la elección de apellidos para integrar el equipo, pero su apuesta por los pibes del club es irreprochable.

En el fútbol hay ciclos y momentos. Y esta es indudablemente una instancia de reconversión en la institución del Parque. La historia rojinegra dicta que la mejor fuente de recursos casi siempre estuvo en la cantera, en los valores de la casa. Hacia allí apuntó indudablemente el actual DT leproso, que ni bien llegó promovió a varios juveniles que en su mayoría no tenían protagonismo en el plantel principal. Y si hay algo que no se le puede achacar al entrenador es que no haya tomado riesgos en este sentido.

Las reglas son claras y los apellidos fuertes no tienen coronita sobre los pibes que empujan desde abajo. Unsain comenzó a adueñarse del arco y relegó en la consideración a un experimentado como Oscar Ustari, quien difícilmente siga en el Parque. El nuevo guardameta se anima a jugar con los pies y se bancó la presión del clásico.

También los marcadores de punta Escobar y Báez fueron sostenidos en sus puestos por el DT. Y a medida que pasan los partidos se los nota más cómodos, se animan a ir al ataque. Escobar tiene antecedentes de zaguero central y por eso su fuerte es la marca, mientras que Báez era volante izquierdo y así se entiende que está más cómodo cuando va para adelante que en la marca en el uno versus uno.

Las otras dos gratas apariciones son las de los volantes Daniel Mancini y Denis Rodríguez. Ambos tienen dinámica, buen pie y pueden ocupar varias posiciones en el medio.

Newell's está en proceso de recambio y el futuro se instaló definitivamente. Esto no quiere decir que sólo deban jugar juveniles, porque para que crezcan de manera conveniente deberán tener el respaldo de jugadores de experiencia y jerarquía que les marquen el camino. Hoy estos juveniles (y otros que será promovidos) están en etapa de aprendizaje, alternarán buenas y malas y no crecerán sin equivocarse. La clave estará en respaldarlos con un equipo sólido que los contenga para que aporten su mejor repertorio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS