Información Gral

Renzo vuelve a estar en lista de espera del Incucai

El niño correntino de dos años comenzó a experimentar complicaciones tras ser desconectado del respirador artificial

Domingo 09 de Junio de 2013

El pequeño Renzo Antonelli reingresó ayer a la lista de espera del Incucai, luego de que se comprobara que el corazón que le transplantaron "no alcanza el rendimiento que necesita".

"Les pido más plegarias que nunca. El corazón de Renzo no está reaccionando como se espera. Y ya está inscripto para un retrasplante", escribió el padre del niño de dos años, Haroldo Antonelli, en el muro de Facebook.

"Funcionalmente el corazón no alcanza el rendimiento que necesita Renzo. No hubo rechazo, sino que no alcanza su accionar. Y él está orgánica y funcionalmente perfecto para un nuevo intento", explicó.

La mamá de Renzo, Belén Ramos, explicó que mientras esperan un nuevo donante, Renzo seguirá "con el corazoncito que tiene ahora y no conectado a una máquina".

Las complicaciones se iniciaron ayer a la mañana cuando al nene le desconectaron el respirador artificial.

Renzo logró superar una extensa intervención de 14 horas en el porteño hospital Garrahan el domingo pasado. Apenas un día antes había aparecido el corazón de una niña correntina, también de dos años de edad, que murió hace ocho días en un accidente de tránsito.

Pese a la complicación del trasplante, el niño se mantiene compensado, con el corazón que recibió y no volvió a ser conectado a un corazón artificial.

El nene padecía una enfermedad que le impedía el normal desarrollo del miocardio, la cual fue detectada antes de su nacimiento, por lo que el músculo cardíaco no tenía fuerza para bombear sangre y oxigenar el resto del cuerpo y comprometía seriamente su vida.

Antes de ser intervenido, Renzo había estado conectado a un corazón artificial desde octubre pasado, lo que le permitió llegar en mejores condiciones a la crítica intervención.

En noviembre del año pasado el nene había sufrido un accidente cerebrovascular (ACV) que le disminuyó la visión y la audición del lado del cuerpo afectado. Con rehabilitación, pudo recuperarse.

Renzo vive en Buenos Aires con sus papás y su hermano mayor, Valentino, de seis años. La mamá tiene 24 años y trabajaba en un restaurante de Corrientes. El papá, de 27 años, reparaba equipos electrónicos.

En tanto, los mensajes de apoyo al chiquito y su familia se multiplicaron desde ayer a la tarde en las redes sociales, sobre todo Facebook y Twitter, tras conocerse esta noticia.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario