Información Gral

Para la Iglesia, los datos sobre la desnutrición son manipulados

Monseñor Lozano, presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, advirtió que la muerte de varios niños por falta de alimento “no son casos aislados”, y cargó contra las autoridades.

Miércoles 11 de Febrero de 2015

La Iglesia advirtió ayer que se manipulan los datos oficiales de desnutrición infantil para no hacerse cargo de ese flagelo y rechazó el argumento del gobierno nacional, según el cual las muertes de niños por problemas alimentarios “son casos aislados”.
  El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, atribuyó el ocultamiento de esta realidad “muy dura” de la desnutrición infantil a la “indiferencia” y la “corrupción” de las autoridades tanto provinciales como nacionales.
  “Hoy están sospechados los números de Indec, de la inflación, de la pobreza. Más allá de las estadísticas, hay historias concretas de familias y comunidades. El ocultamiento puede disfrazarse temporariamente, pero no modifica la realidad”, aseveró en declaraciones a DyN.
  “Para encontrar desnutrición hay que saber y querer buscar: rancho con piso de tierra, techo de paja, paredes de barro, perros flacos en el patio, mamá embarazada delgada sin cuidados médicos. Allí tampoco hay agua potable ni cloacas. En esos lugares es probable encontrar desnutrición”, señaló.
  El referente eclesiástico afirmó que “también la podemos ver en asentamientos en los suburbios de ciudades medianas o grandes en viviendas con paredes de cartón o nylon, y con roedores dando vueltas”.
  Monseñor Lozano dijo que pese a que hubo “un importante crecimiento económico en el país, permanecen algunos núcleos duros de pobreza a los que no se ha logrado llegar, como describía recién en diversos asentamientos y parajes”.
  “Así como se mantienen núcleos duros de pobreza también persisten núcleos duros de riqueza que se han fortalecido concentrando bienes de todo tipo. Para llegar a las periferias hace falta patear más la calle y evitar dos males: la globalización de la indiferencia y la corrupción”, subrayó parafraseando al Papa Francisco.
  El prelado aseguró que los pueblos originarios son marginados de la ayuda social por varias causas, entre ellas que no logran regularizar sus títulos de propiedad, están en lugares inhóspitos y no cuentan con infraestructura que les permita el acceso a la salud, el agua potable, a la alimentación.
  “También hay cuestiones culturales que configuran patrones de conductas que es importante tener en cuenta. Por ejemplo, la mayoría de los agentes sanitarios son «blancos» y les cuesta el diálogo para percibir la situación concreta”, precisó.
  El prelado desestimó de este modo las afirmaciones del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien dijo a principios de enero que la muerte del niño qom en el Chaco por tuberculosis y desnutrición se trataba de un “caso aislado” que debía ser contextualizado sin soslayar “todo lo que se hizo en estos años en la provincia” para mejorar la inclusión social.
  Según estadísticas de la Cooperadora para la Nutrición Infantil (Conin), que preside el médico Abel Albino, casi 260 mil niños menores de 5 años sufren algún grado de desnutrición y veinte de cada mil mueren por ese motivo.

Renunció una funcionaria  salteña envuelta en una polémica

Cristina Lobo, la funcionaria salteña que dijo que el “Ministerio de Salud no es un obituario” en medio de la polémica por la desnutrición infantil en la provincia, renunció ayer a su cargo de secretaria de Alimentación y Nutrición Saludable.
  La salida de la funcionaria se produjo después de que el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, consideró “inadmisibles” sus declaraciones tras la muerte de al menos cuatro niños por problemas de nutrición en los últimos cinco meses.
  Fuentes gubernamentales indicaron que Lobo será sustituida en el cargo por Gladys Pernas, subsecretaria de recuperación nutricional.
  Lobo presentó su renuncia ayer a la mañana después de que el mandatario provincial cuestionara públicamente sus declaraciones.
  La ex funcionaria salteña descartó días atrás que la provincia oculte datos sobre la desnutrición, tras la muerte de niños por esa causa en el distrito, y advirtió que “el Ministerio de Salud no es un obituario” en el que tienen que “estar publicando los casos”.
  Lobo justificó entonces el ocultamiento de cifras oficiales con el argumento de que “hay que reservar la identidad de las personas”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS