Información Gral

Cayó más ceniza en Villa La Angostura: evacuaron costas y temen aluviones

A pocos días de iniciar la temporada de mayor movimiento turístico, la población teme por su trabajo. La arena caída al fondo de ríos y lagos elevó el nivel del agua y formó diques que pueden colapsar.

Martes 14 de Junio de 2011

"Cae pluma de material volcánico, no es ceniza y afecta la respiración. El cielo está oscuro y son las 16, además el 90 por ciento de la ciudad no tiene servicio de luz", indicó ayer Alejandro Camacho, arquitecto de Villa La Angostura.

"En las zonas ribereñas comenzó la autoevacuación de pobladores porque la acumulación de arena en el fondo de arroyos y ríos elevó el nivel de agua y se temen desbordes. Por eso se recomienda rodear las casas con canaletas para permitir el paso del agua", explicó Camacho, también colaborador de radio Andina.

A pesar que la actividad del cordón Caulle Puyehue disminuyó ayer, el oeste cordillerano neuquino y la línea sur rionegrina vivió otra jornada con vientos que, en el caso de Ingeniero Jacobacci, tornó irrespirable al aire y redujo la visibilidad. En esa ciudad, los camiones retiraron ya más de 1.200.000 metros cúbicos de ceniza y se estima que queda más del triple, indicó el sitio periodístico rionegro.com.

Sobre el suministro de agua, resaltó Camacho que "el servicio es normal y sólo está afectado por la arena volcánica en zonas donde las tomas son muy superficiales". También señaló que desde la empresa proveedora de energía se informó que hoy llegarían materiales, "un gel para pasar al trazado para que la ceniza o pluma no quede adherida a los cables y produzcan cortocicuitos".

Mientras quitaban la arena que aún sigue en la ciudad, los angostureños llamaban a la radio con mensajes de críticas a las autoridades, pero también resaltando que "para todos los que se quejaban de las piedras en las playas de lagos y ríos, ahora tenemos más arena que en Villa Gesell, y con un color más caribeño".

En tanto, Gerardo Ghioldi, director de la Biblioteca Popular, resaltó que “llama la atención que aún no tengamos un servicio serio de reportes vulcanólogos para prevenir fenómenos como el que vivimos”.

“Ahora, también podemos sufrir aluviones por los desbordes de ríos, la arena caída forma diques que si se fracturan pueden dar paso a torrentes de agua que están sobre el nivel de lo normal”, advirtió.

“Estamos todos desocupados, la ciudad vive del turismo y sólo tienen trabajo los empleados públicos. Se deberían instrumentar planes para armar brigadas para tareas de limpieza”, apuntó.

“Aunque las reuniones de empresarios con autoridades busquen una salida, no alcanza con no pagar los servicios. Ya mucha gente se fue de la ciudad y lo que no es descabellado es que se produzca una especie de «terremoto social». Hay gente con muchas urgencias, en las comunidades mapuches han elaborado un plan de emergencia y toda la gente del campo tiene graves problemas con los pastos que alimentan a sus animales”.

Biblioteca y ladrillos. “A pesar de todo, ya en la biblioteca estamos diseñando un proyecto para hacer bloques de arena con la que juntamos en la calle. La idea es crear una cooperativa para comprar una bloquera, hacer ladrillos y poder crear trabajo. Intentaremos ampliar la biblioteca y que venga a inaugurarla el escritor e historiador Osvaldo Bayer”, remarcó Ghioldi, titular desde hace 20 años de la entidad que lleva el nombre del autor de “La Patagonia Rebelde”.

“Estamos a unos 37 kilómetros en línea directa con el complejo de volcanes. Faltan días para que se inicie la temporada alta, pero no sabemos qué pasará con el turismo”.

“Hay unas cuatro cuadras asfaltadas y la avenida Arrayanes, calle principal que a la vez es la ruta 237, que comunica con Bariloche”, contó.

La mimada. Otra zona muy castigada por las arenas volcánicas es Puerto Manzano, sobre el lago Nahuel Huapi. “Es un exclusivo sector donde predominan las hosterías y mansiones. Allí han tenido crecimiento las cabañas de lujo, pero muchas tienen calderas eléctricas y se quedaron sin luz”, remarcó.

Villa La Angostura, con una población de entre 12 y 13 mil personas, es considerada una ciudad mimada, también sede de la residencia de descanso del gobernador. “Pero los visitantes son en su mayoría extranjeros. Se aspira a difundir y presentar a la zona como un punto turístico para una elite, pero falta obra pública”, sostiene Ghioldi.

En Rosario

Las cenizas del volcán chileno Puyehue también llegaron ayer a Rosario, donde pudieron observarse en el centro sobre algunos autos que durmieron a la intemperie en el centro, como una especie de tierra sobre la chapa. Algunos vecinos del barrio del Abasto informaron a La Capital que encontraron cenizas en los patios, terrazas y veredas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario