La ciudad
Domingo 08 de Octubre de 2017

El aeropuerto local tiene precios más caros que Ezeiza y Aeroparque

Las terminales que dependen de Aeropuertos Argentina 2000 bajaron sus valores un 40 por ciento y dejaron a la estación rosarina más costosa

Desayunar, tomar un café al paso, una gaseosa, almorzar y cenar cuesta hasta un 30 por ciento más caro en la única cafetería del aeropuerto de Rosario que en algunos locales de Ezeiza y el Aeroparque Newbery. Esta semana el gobierno nacional y la empresa Aeropuertos Argentina 2000 impulsaron rebajas en los bares y restaurantes de las aeroestaciones porteña y bonaerense y muchos productos bajaron hasta un 40 por ciento. En Fisherton los precios se mantuvieron estables y quedaron más arriba que sus "competidores" de Buenos Aires.

La terminal local muestra además, ante el intenso incremento del flujo de pasajeros, pocos servicios y horarios de atención acotados incluso en jornadas hábiles.

El aeropuerto de Rosario está viviendo un boom de ofertas de vuelos que permiten viajar a gran parte del país e importantes destinos del mundo sin pasar por Buenos Aires como ocurría hasta hace poco tiempo atrás.

Un histórico anhelo de los turistas locales que podría potenciarse si el Ministerio de Transporte convalida los pedidos de varias líneas low cost para operar desde y hacia la ciudad con vuelos directos a los principales atractivos turísticos del mundo.

Para este año, las autoridades de la aeroestación proyectan que pasarán unos 750 mil pasajeros y estiman que el año próximo podría superarse el millón de viajantes entre los actuales y nuevos vuelos. En 2015 la cifra final había sido de 500 mil pasajeros.

Ese crecimiento exponencial en la cantidad de viajantes por ahora no encuentra correlato en los servicios y precios que ofrece el aeropuerto internacional Islas Malvinas.

Las mejoras, aseguran los funcionarios provinciales, llegarán en breve cuando esté finalizado un ambicioso plan de obras de infraestructura y ampliación de las instalaciones.

De hecho se adjudicó semanas atrás la extensión de la plataforma y en breve se licitarán mejoras en el espacio de autoconsulta y la esperada nueva terminal para vuelos internacionales.

Rebajas en Buenos Aires

Hace pocos día debutó en Ezeiza y el aeroparque Newbery un plan de rebaja de menús y productos gastronómicos a través de una iniciativa del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) y AA 2000 que involucró a más de 25 comercios de ambos complejos.

Según informaron medios porteños, en los aeropuertos de Buenos Aires un desayuno de café con leche, jugo exprimido y dos medialunas que antes costaba $110, ahora se consigue por $65.

En Rosario, el desayuno y merienda tradicional que incluye café con leche y dos medialunas, o la opción con tostadas, dulces y manteca sale $85, un 30 por ciento más que en Ezeiza y Newbery, a valores rebajados.

En esos dos complejos también se aplicaron rebajas y combos promocionales de almuerzos y cenas desde $ 80. Y se instalaron nuevas máquinas expendedoras de comida, con productos económicos como café a $20, bebidas frías a $30 y sándwiches por $40.

Precios rosarinos

En Fisherton, el café chico cuesta $45 y en jarrita sube a $50, mientras que el café con leche sale $58. En tanto, un jugo exprimido se consigue por $55.

La oferta de minutas incluye tostados y carlito a unos $85, hamburguesas en sus distintas variedades desde 100 a 130 pesos y lomos que cuestan entre 155 y 185 pesos. La porción de tarta se ubica en $70, las empanadas $30 y la porción de fritas $50.

Las milanesas que salen acompañadas con porción de papas fritas van desde 140 a 160, mientras que las supremas oscilan entre los 132 y 152 pesos con guarnición.

Un plato un poco más elaborado como el bife de chorizo con guarnición sale $175, el filet de pollo $130 y la ensalada completa o gourmet va de los 15 hasta los 140 pesos. Las pastas van de los 115 a los 145 pesos. Siempre sin bebida.

El menú del día con bebida y postre cuesta $200 y si se pide vegetariano o de pasta, baja a 170 pesos. Los postres van de 50 a 70 pesos desde el flan pasando por el helado hasta el mousse de chocolate.

En rigor, los valores del bar que está en el aeropuerto local son similares a los de un comedor promedio del centro de la ciudad. Pero quedaron arriba de los principales dos aeropuertos del país.


Comentarios