Policiales

Golpearon y mataron de un tiro a un amigo porque les habíarobado en su casa

Horacio Agustín Vega Pérez fue víctima de la ira de tres hermanos que lo acusaron de un atraco. Mientras dos lo golpeaban, el otro le disparó un tiro.

Sábado 09 de Marzo de 2019

Horacio Agustín Vega Pérez era amigo de los tres hermanos que participaron de su asesinato. Los vecinos del barrio indicaron que no era anormal ver a los muchachos que mataron a "Magoo" (como se reconocía a la víctima) en la vereda de la casa de su madre, en Magdalena Güemes al 7600, en el Fonavi Supercemento de la zona oeste de la ciudad. Pero en los últimos días algo quebró la amistad del cuarteto.

Algunos vecinos dicen que "Magoo", obnubilado por el consumo de las drogas, entró a robar a la casa de sus amigos, ubicada a 200 metros de su domicilio. Cuando los hermanos se percataron de ello salieron a cazarlo. Y lo encontraron en la vereda de la casa de su mamá. "Lo que se pudo escuchar es que lo cagaron bien a palos mientras lo apuntaban con un arma. Que en eso uno de los hermanos forcejeó con el que apuntaba con un revólver a «Magoo» y le disparó en la cara. Entonces escuché que uno le decía: «Boludo, mirá lo que hiciste: lo mataste»", relató una vecina del lugar. La víctima tenía 39 años y tres hijos.

"Magoo" había regresado al barrio Supercemento tras vivir varios años en Empalme Graneros junto a su esposa y sus tres hijos. Pero al separarse, en octubre pasado, regresó a los monoblocks de zona oeste. Se alojó en la casa de su mamá junto a un hermano. Sus vecinos contaron que tras estar preso por algún tiempo se ganaba la vida como vendedor ambulante, lo que en la calle se conoce como paquetero. "Era un buen pibe, muy educado, gentil, pero atravesado por su adicción a la droga. Cuando estaba sano era un amor y cuando estaba empastillado era de terror. Es como muchos pibes de este barrio. Buenos pibes, pero muy drogones", explicó una de las residentes del barrio.

Siempre juntos

Se conoce como Supercemento al barrio de monoblocks comprendidos por las calles Mendoza, Santa Fe, José María Rosa (colectora de Circunvalación) y Carranza. Es un complejo habitacional que desentona con otros Fonavi de la ciudad ya que fue embellecido por las intervenciones urbanas que desde el municipio realizaron en el barrio el año pasado junto a los vecinos: Supercemento tuvo acceso a bacheo, despeje de luminarias, pintura y mantenimiento intensivo que le dieron otro color.

Allí vivió hasta la medianoche del jueves "Magoo" Vega Pérez. "El era muy amigo de los hermanos R. Era común verlos tomando algo debajo de la casa de la madre de él. Los R. viven en Derqui y Donado, acá a dos cuadras", explicó la mujer.

"Tanto «Magoo» como los R. tienen el mismo problema. Son drogones, «berretinudos» y si te descuidas te roban. Cuando andan drogados son peligrosísimos", explicó otro residente. "Lo que se dice en el barrio es que «Magoo», muy empastillado, entró a la casa de los R. y robó. No se sabe si eso fue ayer o unos días antes. Cuandos los hermanos se enteraron lo fueron a buscar. La madre de «Magoo» medio que estaba cansada de todo esto y lo echó de la casa", comentó otra vecina.

Lo fueron a buscar

Así, el jueves a la noche, poco después de la tormenta, "Magoo" golpeó la puerta de la casa de su mamá. "Vieja abrime que me vienen persiguiendo", le gritó. La mujer siguió firme a su decisión de haberlo sacado de su vivienda y no le abrió.

"Magoo" quedó así en manos de al menos dos de los hermanos R., uno de ellos un respetado peleador callejero según lo describieron los residentes de Supercemento. "No tenés idea de cómo pega ese muñeco", contó un residente. A partir de ese momento de la noche lo que sucedió depende de con quien se hable. "Lo agarraron y mientras uno le apuntaba con un arma el otro le pegaba. Le dieron una buena paliza. Pero, por lo que se escuchaba, no daba la impresión de que quisieran matarlo porque sino le hubieran disparado de entrada y ya. En eso estaban cuando llegó otro de los hermanos, agarró la mano del que tenía el revólver y apretó el gatillo. El estruendo fue terrible. El balazo le pegó en la cara. «¿Boludo, que hiciste? Lo mataste», le gritó un hermano a otro", explicó un vecino.

"A «Magoo» lo venían corriendo, lo agarraron y lo cagaron a palos. Entonces llegó con la moto uno de los hermanos R., se bajó, le sacó el revólver al hermano y le pegó un balazo en la cara", relató una vecina. Vega Pérez quedó tirado agonizante sobre la vereda. Mientras tanto, los hermanos se evaporaron de la escena bajo el cielo que amenazaba más tormenta. En la escena no se hallaron vainas servidas. Tampoco se veían a simple vista cámaras de videovigilancia públicas.

Uno solo detenido

Minutos más tarde uno de los hermanos, Marcos R., de 33 años, fue detenido por la policía en su casa de calle Derqui. Le secuestraron un revólver 38 y cartuchos que fueron incautados para ser peritados. La fiscal que investiga el asesinato, Georgina Pairola, ordenó que se le formara causa por la portación del arma y lo dejó en libertad por no poseer elementos que lo vinculen al asesinato. Otro de los hermanos, de 38 años, fue sindicado como autor del crimen y sobre él se emitió una orden de detención.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});