Central

Paulo Ferrari: "No le tengo miedo al desafío"

En una charla con Ovación, el DT canalla dijo estar "convencido" de poder hacer un buen trabajo y que quiere un equipo "que genere confianza"

Viernes 01 de Marzo de 2019

A Paulo Ferrari la vida le cambió de repente. De la tranquilidad de Granadero Baigorria trabajando con las divisiones inferiores pasó a la locura que representa ser el técnico de Central. Y con pocos días de trabajo ya deberá demostrar mañana ante Belgrano que está capacitado para desempeñarse en el cargo. Por lo pronto, la responsabilidad no lo inmoviliza. "No le tengo miedo al desafío", tiró el Loncho en un extenso diálogo que mantuvo con Ovación en las entrañas de lo que es su nuevo ámbito de trabajo: el predio de Arroyo Seco. El flamante DT está seguro de que puede torcer el presente del equipo, sobre todo por el "convencimiento de que tenemos grandes posibilidades de hacer un buen trabajo" en medio de esta chance que "esperaba que algún día se diera", aunque reconoció que "no tan rápido", como sucedió.

¿Cómo estás llevando estos días como técnico de Central?

Bien, la verdad que es una vida nueva. Estoy experimentando algo que nunca había vivido, pero disfrutando del día a día.

Es sin dudas una nueva vida, porque de jugador es una cosa pero como técnico hay responsabilidades mucho mayores.

Totalmente. Es una vida similar en cierto sentido a la del futbolista pero con muchísima más responsabilidad porque uno tiene que organizar y programar muchas más cosas.

Aceptaste porque te sentiste capaz para asumir el reto. ¿Siempre tuviste en claro la magnitud de lo que afrontarías?

Mirá, cada vez que se va un técnico y en este caso una persona como el Patón es porque las cosas no están bien. Teniendo en cuenta cómo se venía y la seguidilla de partidos que había por delante no era un momento sencillo, pero me lo propusieron y fue todo muy rápido. Acepté porque me sentía bien, convencido de que tenemos grandes posibilidades de hacer un buen trabajo y listo. Desde el momento en que dije que sí, ya está.

¿En algún momento dudaste?

No, de lo único que hablamos fue que nuestra preocupación pasaba por los pocos días de entrenamiento que había y que no sabíamos muy bien cómo estaba el plantel. Ese poco tiempo para trabajar era lo que más nos frenaba, porque si hubiésemos tenido una fecha Fifa en el medio, que te diera un par de semanas para laburar, nos hubiera dado más tranquilidad, pero para el primer partido tuvimos un solo día y lo tuvimos que armar como pudimos.

Decís que en aquel momento no sabías cómo estaba el plantel, ya con casi una semana de trabajo, ¿cómo lo ves ahora?

Los muchachos están bien, con muchísimas ganas de revertir este mal momento. Los veo con confianza, sabiendo que no vienen bien, pero convencidos de que pueden levantar. Obviamente que hay algunos futbolistas muy importantes como Parot y Caruzzo que terminaron lesionados contra Lanús, pero trataremos de recuperarlos cuanto antes. Queremos tener a todos disponibles lo más rápido posible.

Embed

Desde que dejaste de ser jugador te pusiste a trabajar para que en algún momento te llegara una chance. ¿La esperabas tan rápido?

Quizá no esperaba que se diera tan rápido porque uno se prepara para estar listo en cualquier momento, pero siempre pensando en que se iba a dar más adelante. Pero se dio todo de esta manera y no trato de volverme loco. En el fútbol es imposible ponerse alguna fecha, por eso fue ahora, acepté y la verdad es que estoy contento de haber dicho que sí.

En el mundo Central se hablaba de que el próximo técnico auriazul ibas a ser vos, que cuando se fuera Edgardo Bauza, en el momento que sea, te iban a buscar. ¿Escuchaste algo de eso?

A lo mejor se habló de eso porque fui un jugador que estuvo mucho tiempo en el club y la gente tanto de adentro como de afuera me conoce y todos sabían que me gustaba el tema de ser técnico. Quizá fue por eso que se generó alguna situación de ese estilo, pero yo estaba muy bien, armando un proyecto hermoso en las inferiores. Se dio y para mí es una muy linda oportunidad.

Viste que en el mundo del fútbol siempre se piensa que alguien que está esperando una oportunidad puede hacer algún comentario a modo de crítica.

Para nada. Mirá, cuando uno está afuera no puede hacer absolutamente nada. Cuando estás afuera, estás afuera. Hoy estamos adentro y los únicos que podemos hacer algo para que las cosas salgan bien somos los que estamos adentro. Insisto, de afuera no podés hacer absolutamente nada. Pasa que en este caso nosotros somos los que tenemos las herramientas, los que estamos en permanente contacto con los jugadores, los que tenemos todo a mano y por eso depende exclusivamente de nosotros. Es imposible que alguien de afuera haga algo para que pasen cosas malas.

Primero se habló de interinato y después de técnico definitivo. ¿Te cambiaba algo que fuera por un tiempo o de manera definitiva?

No. Incluso el jugador mismo puede tomar otra responsabilidad. Si tenía que hacerlo porque el club lo quería de esa forma quizá lo hubiese pensado.

O sea que te cambiaba afrontar esto como interino o como técnico definitivo.

Cuando voy por algo lo hago convencido de que se puede hacer bien. Y hoy estoy convencido de que puedo hacer bien las cosas. ¿Cuál hubiese sido la diferencia? Podría haber dicho "yo soy un interino, tranquilos". No. En lo personal no le tengo miedo a este desafío y confío en que nos va a ir bien.

¿Pusiste condiciones en ese sentido, de que como interino no agarrabas el equipo?

Para nada. Se dio de esta manera y listo.

¿Cómo se hace para cambiarle la cara a un equipo en tan poco tiempo?

No es fácil porque el fútbol argentino es complejo. Hay que empezar por lo más simple y no llenar de conceptos a los jugadores, sino ver qué es lo que queremos, ordenarlos y tratar de lograr un buen funcionamiento. Pero insisto, no es una tarea sencilla porque el equipo no viene bien y lo que tenemos que cambiar es eso. Necesitamos que el plantel cambie la mentalidad y empiece a sumar puntos que es lo más importante.

Embed

¿Qué te dejaría medianamente tranquilo contra Belgrano, independientemente del resultado?

Que se vea un equipo que está bien armado, que tiene un buen funcionamiento, que alguien pueda sentir que por ahí no ganamos este partido, pero que sí se puede ganar el que viene. Me dejaría tranquilo un equipo que genere confianza de cara al futuro.

Bauza dijo que mientras el estuvo en el club no tenían diálogo. ¿Tuviste oportunidad de charlar después de que se fue?

No, no hable. Mientras estuvo acá hablamos tres o cuatro veces, cuando fui a la cancha o vine a algún entrenamiento y me quedé a comer, pero nos saludábamos y hablábamos poco. Básicamente charlábamos del trabajo de la primera, de cómo programa su tarea porque estuvo siempre enfocado en su trabajo.

También dijo que si Central llega a perder el sábado que no sabe cómo van a hacer los dirigentes para bancarte.

El del sábado va a ser mi primer partido habiendo podido trabajar cinco días con el equipo y si en el primer partido pensamos de esa forma estamos medio complicados (risas). El que viene va a ser el primer partido de un nuevo ciclo. El equipo todavía no pudo demostrar nada de lo trabajado por lo que no se sabe nada de lo que puede ofrecer.

En la mayoría de los clubes cuando se va un técnico generalmente llaman al DT de reserva. ¿Te llamó la atención que acá no haya ocurrido eso?

Se dio de esta manera. Creyeron que era lo mejor y yo estoy convencido de que se puede revertir este mal momento. No me pongo a pensar esa situación. Yo vengo trabajando desde las inferiores con un proyecto de jugadores, por eso no pienso en eso.

¿Qué tipo de plantel tiene Central en cuanto a cantidad y calidad?

Más allá del número hoy no tenemos mucha cantidad porque hay muchos jugadores lesionados y otros que vienen con bastante inactividad, igual que varios chicos. Por eso estamos haciendo un estudio de cómo está cada uno, por eso con algunos vamos a empezar un trabajo especial para ponerlos bien. Es fundamental tenerlos a todos al ciento por ciento porque se vienen muchos partidos, y muy importantes.

¿Es momento de capear el temporal con los jugadores de mayor experiencia o se podrán ver juveniles que pueden aportar, más allá de que algunos tengan que aparecer por necesidad?

Es lo que vamos a ir viendo día a día. De hecho para este partido tenemos dos marcadores centrales juveniles de los cuales uno (Almada) puede debutar. No sé si es momento para que aparezcan los chicos, pero depende de cómo estén algunos, los podemos utilizar.

¿Se puede poner en cancha hoy un Central más agresivo, más dinámico desde el juego?

Tenemos que ir de a poco, de eso no hay dudas, porque necesitamos muchos más entrenamientos. Día a día les iremos volcando la idea que tenemos. Hasta acá llevamos cuatro días de trabajo y en cada entrenamiento insistimos con nuestra idea. No se puede hacer todo de un día para el otro.

¿Cómo es el tema de darles indicaciones a varios futbolistas con los que fuiste compañero?

Para mí es absolutamente normal. No sentí nada especial porque es algo habitual en nuestro trabajo.

¿Puede haber algo más de tolerancia hacia vos porque fuiste criado en el club o por el momento del equipo la impaciencia corre igual para alguien de adentro o que venga de afuera?

La gente les exige a todos, eso está claro. Obviamente que con los jugadores o técnicos del club bancan un poco más porque entre los hinchas de Central nos queremos, nos apoyamos. Estoy seguro de que el sábado todos van a ir a la cancha con ganas de que nos vaya bien. Después los resultados empezarán a marcar las opiniones.

paulo.ferrari.JPG

¿Estás atento al clima que pueda haber el sábado?

No porque la gente va a ir a apoyar como siempre lo hace. Si ve que el equipo no funciona se podrá enojar, pero los hinchas siempre empujan porque saben que el apoyo para nosotros es importantísimo.

El contagio va a tener que ir de adentro hacia afuera entonces.

Por supuesto. Es lo que queremos. Apostamos a que la gente vea un equipo convencido.

Cuando se dio la salida del Patón muchos hinchas pedían un técnico ya con experiencia. ¿Cómo tomaste esa situación?

El ser humano tiende a ir a lo que ya conoce. Si no conozco a alguien sobre cómo trabaja voy a tener incertidumbre y es normal que los hinchas estén intrigados sobre lo que puedo hacer como técnico, por eso lo tomo como algo normal.

En medio de la urgencia de sumar puntos aparece la Copa Libertadores. ¿Cómo tenés pensado abordar ese tema?

Primero vamos a ver cómo terminan los jugadores este partido. Para nosotros la Superliga es fundamental, pero tenemos que ver después de Belgrano como estamos. La realidad es que necesitamos sumar en el torneo local.

Desde el inicio del año los dirigentes vienen diciendo que la prioridad iba a estar en la Superliga. ¿En ese sentido hubo algún planteo hacia vos sobre dónde se debe poner el foco?

Lo hablamos, por eso la decisión de que los titulares no jueguen el primer partido de la Copa Argentina.

¿Sobre ese partido hiciste alguna autocrítica, conociendo el resultado cambiarías algo?

Y podría decir que hubiera sido más fácil dejar pasar ese partido y empezar a trabajar después, pero preferí ganar esos poquitos días de entrenamientos para tener un panorama más claro, sabiendo del riesgo que estaba corriendo. Pero pienso de esta forma y pese al poco tiempo de trabajo que tenía para preparar el partido decidí de esa forma. Tal vez otro técnico hacía algo similar y le sucedía lo mismo.

En un momento de la nota dijiste que no le tenés miedo al desafío. ¿El futuro no te incomoda?

Soy una persona que tomo decisiones y hago las cosas con ganas y pasión. Creo que a veces se le da muchas vueltas a la cosa. Soy el técnico de Central y tengo que lograr que el equipo juegue bien y consiga resultados. Me preparé para ser técnico y para asumir este tipo de responsabilidades, por eso creo que hay que quitarle un poco de dramatismo al tema.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});