Ovación

Fabricio Fontanini: "Todo pasa por lo mental"

El Muro habló mano a mano con Ovación y sostuvo que "hay que cambiar el chip ya mismo porque no hay demasiado tiempo. Hay buen plantel para lograrlo"

Viernes 23 de Marzo de 2018

Newell's no gana. Le cuesta conseguir buenos resultados. El rendimiento del equipo no es el ideal y, encima, los buenos resultados no aparecen. Como conclusión, los problemas se multiplican, las presiones cada vez son más intensas y todo eso lleva a que los jugadores ingresen en un camino de complicaciones, sobre todo anímicas. O psicológicas. Fabricio Fontanini llegó hace apenas dos meses a pedido de Juan Manuel Llop, quien debió irse antes de tiempo por la falta de victorias, y hoy lucha junto al resto de sus compañeros en busca del remedio para este momento leproso: el triunfo. "Hay que ganar porque, como se sabe, lo que manda en el fútbol son los resultados", dijo el Muro o Puyol (como lo apodan) en el mano a mano que mantuvo con Ovación. Por supuesto que también reconoció un aspecto fundamental que influye en el deporte ya que "todo pasa por lo mental". A la vez, pensando a futuro expresó que "hay que cambiar rápidamente el chip porque no hay tiempo" e indicó que "hay buen plantel y queremos salir de esta situación que nos tiene mal".
   En el análisis general dentro de un fútbol argentino pobre se podría decir que Newell's en general tiene futbolistas importantes que podrían rendir algo más de lo que lo hacen. Y quizás los malos resultados influyen para que los rendimientos no sean los adecuados y las derrotas calen hondo en el ánimo de un grupo, algo que reconoció el propio Fontanini a lo largo de la extensa charla. El psicólogo deportivo español Jorge Martínez Ojeda dijo en una oportunidad que "el factor psicológico es un aspecto fundamental dentro del deporte. Entran en juego factores tácticos, técnicos, físicos y psicológicos, y todos ellos se complementan". Y algo de todo esto sucede en el rojinegro. De esto y de muchos otros temas habló abiertamente uno de los marcadores centrales de la Lepra.
Llegaste a pedido de un técnico y ahora estás con otro, ¿cómo le llega a un jugador esta situación que por los resultados debe irse?
Es un tema. Me trajo Llop, quien le puso mucha pila para que venga y a las pocas fechas se tuvo que ir. Uno cuando jugó trató de dar al máximo precisamente por eso, porque confió en mí. Después son cosas del fútbol. Hay que ganar porque mandan los resultados. La verdad que con la llegada de Omar estamos contentos por su forma de trabajar, la de ayudar al grupo.
Lo futbolístico obviamente que es un tema importante, pero lo psicológico juega un papel fundamental. Y cuando llega un DT nuevo hay una oxigenación, más allá del resultado con Argentinos.
Sí, eso se vio en el partido del lunes con San Martín, en el debut de De Felippe. Se vio esa característica de salir a ganar desde el arranque. Hicimos un partido redondo y por suerte conseguimos el triunfo. Después caímos en el mismo pozo de antes. Fuimos a jugar afuera y no le encontramos la vuelta al partido como cuando jugamos en el Parque. En eso trabajamos. Gran parte pasa por la cabeza porque jugadores hay, buen plantel también. Con la ayuda del cuerpo técnico y nuestra queremos salir de este momento que nos tiene mal. Trabajo hay porque entrenamos a full. Esta semana que no hay fútbol nos mete su idea de juego y servirá mucho para tratar de salir de la situación y lleguen los resultados.
Cuando no hay victorias cada vez que un jugador sale a la cancha lo hace con un peso extra. A tal punto que cuando el equipo recibe un gol le cuesta horrores remontarlo.
Sí, porque es todo mental. Omar nos mete eso en la cabeza para cambiar el chip ya mismo porque no hay tiempo. Si lo dejamos pasar perderemos puntos que lamentaremos mucho. Este debe ser el punto de partida para salir de esta racha. Nos estamos exigiendo al máximo para salir adelante.
En la Superliga sacando un par de equipos que marcan la diferencia el resto es regular. No hay una superioridad extrema. Newell's tiene nombres y en base a eso quizás debería estar más arriba. ¿Pensás que es así?
Con los chicos hablamos de esta racha negativa que estamos teniendo porque uno ve que cada partido que perdemos son todos por un gol. No es que nos golean. Y eso da la pauta de la paridad. El que esté más concentrado se quedará con el partido. Por ahí nosotros no entramos con la misma actitud cuando jugamos en casa que cuando lo hacemos afuera. Es algo mental que hay que cambiar ya para no dejar más puntos en el camino.
No hay encuentros atrapantes desde lo futbolístico, ¿esto tiene que ver con la presión extrema que cada vez es más intensa y vienen todo tipo
de cuestionamientos?
Eso viene desde hace tiempo. El otro día River venía mal y al vencer a Boca salvó el semestre. Es cuestión de ganar. Si jugás bien o mal casi no importa. Cuando ganás jugando mal nadie te va a reprochar nada. Hace bastante que nuestro fútbol es así y uno se acostumbra a eso. Si jugás bien y ganás es perfecto, pero si lo hacés jugando mal no pasa nada.
Pero es más drástico porque si no hay un buen resultado a veces se dice que el jugador
no sirve para nada.
Siempre lo charlamos con los chicos, que no hay término medio. Los fines de semana estamos rindiendo un examen, porque si ganamos estamos aprobados y si perdemos recibimos muchas puteadas. Y uno se acostumbra a eso, más allá de que obvio es malo. Es lo que la gente siente y nosotros mismos si no vencemos nos sentimos mal. Hoy la gente exige mucho.
Jugaste en un equipo grande como San Lorenzo y viviste situaciones complejas. ¿Te imaginabas lo que sucede en Rosario, en Newell's en este caso, con todo lo que se genera cuando no hay victorias?
Ya me lo habían dijo antes de venir que es una ciudad donde los hinchas de Newell's son apasionados, que si no ganás te lo hacen sentir y si vencés es algo increíble. Eso se nota cuando ganamos.
Hace poco que viniste y seguramente la gente aún no vio al verdadero Fontanini. ¿Podés dar mucho más?
Es cierto, hace poco vine. Estuve un tiempo afuera del fútbol argentino y es otro ritmo, más dinámico y lleva un tiempo acomodarse. También tiene que ver el equipo, si anda bien uno puede tener mayor confianza y andar mejor. En este momento en que está Newell's hay que dar el máximo para sacarlo adelante y eso es lo que estamos haciendo. Uno deja todo, pero a veces no alcanza.
Hay un temor del hincha y tiene que ver con el promedio del descenso, más allá de que ahora no tienen inconvenientes, sí tendrá dificultades en el próximo torneo si no aparecen buenos resultados. ¿Lo charlan?
No lo hablamos nunca a ese tema, pero sabemos que hay que sumar puntos ya mismo. Hay que cambiar el chip ahora para no dejar más puntos en el camino porque después te lamentás. Hay que hacerse fuerte en estos partidos de local, si se puede ganar todos mejor. Y después vencer de visitante porque hay equipo como para lograrlo y mejorar la imagen que tenemos, que es mala. Hay que modificar esa faceta jugando afuera de casa. Somos los primeros en querer sacar esto adelante para que nadie piense en el promedio.
¿Deben aislarse en estos momentos de las redes sociales? ¿Cómo lo manejás?
Tengo el pensamiento de que no sirve eso, porque a veces te llevan alto y en otros te dejan por el piso. Cuando ganás la gente te lleva arriba y cuando perdés no servís para nada. Depende de uno cómo actuar en estas circunstancias. Yo trato de aislarme de eso y mantener tranquilidad. No saber si me putean o halagan, porque uno sabe cuando jugás bien o mal.
Newell's debe jugar con Paranaense por la Copa Sudamericana, algo interesante para el club y para ustedes para intentar salir del ahogo de presiones. Clasificando sería un
empujón anímico valioso.
Esos partidos serán un plus, porque no cualquiera juega Copa. Será algo lindo para todos y si hacemos bien las cosas podemos pasar. De visitante será complicado, pero de local podemos marcar la diferencia. Si clasificamos es bueno para el club por lo económico y para nosotros es prestigio.
Lo bueno en el fútbol es que siempre hay revancha y con Tigre será importante para tapar el último mal resultado.
Nos quedamos con esa espina por el mal partido que hicimos con Argentinos porque teníamos quince días por delante para estar tranquilos y alegres. Dejamos una mala imagen. Estamos con la cabeza puesta en que en el próximo partido hay que salir a ganar. Es un rival complicado pero jugamos de local y es una cancha difícil para cualquiera. Hay que hacer sentir eso y que se vayan derrotados. Esperemos que salga todo bien y ganemos.
¿Los problemas externos, dirigenciales que hay,
influyen en ustedes o tratan
de estar al margen?
Tratamos de no involucrarnos porque son cosas que no suman. Por ahí uno está con el tema de sueldos, si se cobra o no, pero la verdad es que estamos bien. Después si se pelean o no tratamos de no meternos ni escuchar nada para que no influya en nada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario