OPINIÓN

El papelón de la izquierda argentina

Los dos diputados de ese sector no apoyaron la ley para que hagan un aporte extraordinario al Estado quienes tengan un patrimonio de 200 millones de pesos o superior.

Sábado 21 de Noviembre de 2020

El canciller prusiano Otto von Bismarck (1815-1898) es conocido en el mundo de la ciencia política por haber acuñado el término “Realpolitik” (política realista, en alemán), con la que logró la unificación de Alemania y mantuvo una relación de alianzas con las potencias europeas del siglo XIX en beneficio del imperio germano. No es un ejemplo precisamente de democracia porque percibía como enemigos a los movimientos obreros y prohibió a los socialdemócratas, pero se le reconoce la habilidad política para abordar con pragmatismo distintas situaciones.

Salvando las distancias, el contexto geopolítico y más de un siglo de historia, la actitud de la izquierda argentina con representación parlamentaria dio esta semana una muestra de la antítesis de la “Realpolitik” y de por qué sus candidatos no llegaron ni al 2,5 por ciento de los votos en las últimas elecciones presidenciales.

Nicolás del Caño y Romina del Plá, diputados nacionales del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT-Unidad), se abstuvieron en la votación que le dio media sanción legislativa al proyecto de un aporte extraordinario de pocos argentinos que han declarado un patrimonio de 200 millones de pesos o superior. El gobierno intenta recaudar con esa ley 300 mil millones de pesos para destinarlos a distintos proyectos sociales y productivos.

Del Caño, en el debate, justificó así su voto: “Estamos de acuerdo con verdaderos impuestos progresivos a las grandes fortunas porque apuntamos a la expropiación de los expropiadores del pueblo, a ese núcleo de banqueros, de grandes terratenientes y grandes empresarios que se valieron del genocidio para multiplicar sus ganancias y generaron este permanente atraso y decadencia del país. Pero hoy –agregó– estamos frente a un engaño porque se intenta tapar un nuevo ajuste que no lo van a pagar los millonarios sino los jubilados, los trabajadores y los sectores populares”.

La diputada Del Plá también intervino en el debate: “El «aporte solidario» de las grandes fortunas viene a encubrir que en este momento se toman todas las medidas del FMI: robo de la movilidad jubilatoria, se anula el IFE, se suben las tasas de interés y se ofrece un presupuesto de ajuste. Defenderemos un verdadero impuesto progresivo para recaudar 15 mil millones de dólares. Estamos en las antípodas del cuestionamiento de Juntos por el Cambio, ellos celebran el pacto fondomonetarista del gobierno”.

Mientras Del Caño y Del Plá esperan que sus objetivos políticos se cumplan en el futuro, no dieron su apoyo para que una parte mínima de la población, con una situación económica favorable, haga un aporte solidario de excepción. En el mundo, los supermillonarios les están pidiendo a sus gobiernos que les cobren más impuestos en forma permanente porque quieren colaborar con su dinero a mitigar los efectos de la pandemia. En Estados Unidos hay proyectos legislativos de los demócratas para subir la carga tributaria a los más pudientes pero los republicanos los frenan porque Donald Trump dice que eso es “socialismo”. Así le fue en las elecciones.

Sería interesante saber cómo votarán los representantes de la izquierda argentina el proyecto de interrupción legal del embarazo que también ingresó al Congreso. ¿Se abstendrán porque los trabajadores todavía no controlan los centros de salud? ¿Se abstendrán hasta tanto los hospitales tengan iguales condiciones edilicias a las de los sanatorios privados? Mientras, mueren cientos de mujeres por año a causa de abortos ilegales mal practicados.

La izquierda argentina es a veces funcional a la derecha, justamente a quien enfrenta ideológicamente. Se aleja, con posiciones extremas y de escaso sustento ideológico, de posiciones más moderadas que obtienen consenso popular. De otra manera no se explica su magra cosecha de votos y la imposibilidad de tener una mirada crítica y analítica para interpretar políticamente la realidad.

En medio de una pandemia mundial que golpea a la Argentina con dureza, en el marco de una renegociación con el Fondo Monetario que pueda evitar al país pagos imposibles de saldar, la izquierda con representación parlamentaria no apoyó un proyecto para que los más ricos hagan un esfuerzo económico adicional por única vez. Un papelón.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS