La ciudad

"Ahora las parejas no aspiran a la eternidad"

Las parejas jóvenes no valoran el casamiento como lo hacían sus padres y sus abuelos. Acaso haber asistido al fracaso de matrimonios de familiares cercanos los alertó sobre la crisis de los modelos de relación tradicionales y optaron por experimentar nuevas formas que tuvieran exigencias distintas y, al mismo tiempo, aligerar la carga que representa el compromiso.

Jueves 28 de Febrero de 2019

Las parejas jóvenes no valoran el casamiento como lo hacían sus padres y sus abuelos. Acaso haber asistido al fracaso de matrimonios de familiares cercanos los alertó sobre la crisis de los modelos de relación tradicionales y optaron por experimentar nuevas formas que tuvieran exigencias distintas y, al mismo tiempo, aligerar la carga que representa el compromiso.

El secretario de Gestión Pública de la provincia, Matías Figueroa, lo explicó con claridad: "Antes, si hacía mucho tiempo que estabas de novio, venía tu papá y te decía: «Te tenés que casar», eso ahora no pasa. Las parejas son más flexibles, no aspiran a la eternidad y eso ha provocado un cambio grande. Además, las uniones convivenciales son más íntimas, no hay que hacer una gran boda o una fiesta, son menos gastos y eso hoy se tiene en cuenta".

Hay que admitir que el peso que tiene hoy el juramento de "hasta que la muerte los separe" es muy diferente al que tuvo en otros tiempos. Los "millenials" (los jóvenes nacidos entre 1981 y 1993), que crecieron con un celular inteligente en la mano, han dado sobradas muestras de que no confían en los planes a largo plazo y así lo demuestran, sin ir más lejos, en el mundo del trabajo, donde renuncian sin tener otro empleo a la vista.

La misma actitud tienen con sus relaciones amorosas. Está claro que los viejos paradigmas no contienen a los encuentros de las nuevas generaciones y esto queda reflejado en las cifras que maneja el Registro Civil rosarino y que no son distintas a las de las reparticiones similares en el resto del país. Aquí, allá y en todas partes se replica una tendencia que pone en negro sobre blanco el cambio de época.

El espíritu del nuevo Código Civil tiene esa impronta. Entre las obligaciones de la unión convivencial se enumeran asistirse durante la convivencia, colaborar con los gastos del hogar, responder por las deudas que la pareja haya tomado para pagar las necesidades del hogar y la educación de los hijos. Además en muchos casos las obras sociales consideran al conviviente como grupo familiar.

"Las parejas se casan menos pero conviven más, ya que vienen en alza las uniones

convivenciales"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});