Río Paraná

Rosario y el Paraná

Viernes 27 de Agosto de 2021

Rosario, ciudad portuaria por excelencia, es también hermosa. Sitio, por excelencia de turismo urbano, agraciada por el don que la naturaleza brinda a todo margen fluvial que, en Argentina y Uruguay, adopta el nombre marítimo de litoral. Además, el paisaje está realzado por las altas barrancas, en las que Belgrano dio identidad a la futura nación creando la insignia nacional y el hecho le asignó ser lugar histórico. Espacio socavado, la tierra fue reemplazada por el mármol del Monumento a la Bandera. Ubicado en el centro de la amplia curva que el río hace frente a la ciudad, permite que en la elevada torre se pueda otear la magnitud del Paraná. Río sobre el que gira gran parte de la historia argentina y muy en particular la de Rosario. Ciudad que después de muchas luchas y circunstancias favorables, léase mitin de apoyo a Urquiza en su paso hacia el triunfo de Caseros, que de inmediato le reportó ser declarada ciudad y eliminación del bloqueo fluvial impuesto por Buenos Aires, y poder explotarlo libremente como vía de navegación hasta la desembocadura en el Atlántico. Aquel incipiente puerto estaba instalado en una ciudad que también era incipiente, había obtenido dicha jerarquía pocos días antes. La pretensión de ser ciudad no era vana porque reunía las condiciones de una cuasi ley natural que a mayor altura de costa habrá mayor profundidad, conjunción de accidentes geográficos que crea las condiciones óptimas para puertos. Los pocos días corridos desde la creación de la ciudad y puerto libre, fueron entre el 5 de agosto y el 28 del mismo mes de 1852, en el que se dictó el Reglamento de Aduanas que abría los ríos a la navegación mundial. De aquellos días, el 5 se festeja. Pero al 28 lo tenemos olvidado, sin embargo, hay que festejarlo y, como se dice ahora, descorchar, por ser el punto de partida de la proyección hacia el futuro de constante progreso que hemos tenido. La historia de lo acontecido en estos tiempos en Rosario y el río, dará mucho material a los futuros historiadores, porque además del narcotráfico y la delincuencia, la renovación de los operadores del canal lleva consigo la idea de potenciar la navegación en extensión y profundización del dragado, como parte sur del megaproyecto de la Hidrovía Paraguay-Paraná. Obra que los ecologistas consideran un ataque a la naturaleza con graves efectos futuros y bregan para que se ajuste a un serio estudio de impacto ambiental. Hoy la extraordinaria bajante resta contención a las barrancas y enciende luz de alerta. Pero hay quienes se adelantan al tema y consideran que la Nación, las provincias, el puerto local y los otros del río se ajustarán a los principios ecologistas, en la medida que no afecte al dragado, balizamiento para navegación nocturna en función de mayores cargas en los puertos y respectivos peajes. En conjunto, grandes negocios y ya nadie tildará a la portuaria ciudad de fenicia como antaño.

Ernesto Del Gesso

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario