Política

Una vivienda en Funes construida con contenedores

La vivienda se fabrica en apenas tres meses y se arman con materiales "en seco". Tiene un costo bajo y una ventaja adicional: el dueño la puede desmontar y llevársela a otra parte.

Domingo 06 de Abril de 2014

Al transitar por calle Mitre, en el ingreso al barrio Funes City, es imposible no mirar dos veces la estructura ubicada en la esquina de General Paz: una vivienda realizada con contenedores marítimos reciclados. Pensada para quienes quieren construir rápido, estas casas están listas para ser habitadas en tan solo tres meses, y se pueden ampliar anexando más containers. Una ventaja extra es que, si a los propietarios no les gusta el barrio o los vecinos, la pueden cargar en un camión con una grúa e irse con la casa a otra parte.

Los responsables del proyecto viven en Funes. Son el diseñador Fabián Alegre, la arquitecta Paulina Lluch y el contador Mauricio Vago. Los tres están vinculados a las construcciones tradicionales, pero desde hace un tiempo vienen trabajando la idea de hacer casas a partir de contenedores. Apuntan a la importante cantidad de loteos que se incorporaron al Gran Rosario, al deseo de muchos propietarios de alcanzar una solución rápida para construir y al creciente público que valora la arquitectura más sustentable.

Las casas se arman íntegramente con materiales "en seco" y con contenedores que dejaron de ser útiles para el transporte de mercancías. "La normativa establece que luego de pasar 15 años navegando, los contenedores deben ser desechados y, por lo general, terminan tirados en algún puerto marítimo por años", explicó a LaCapital Alegre.

Bajo impacto ambiental. "Esta vivienda tiene muy bajo impacto ambiental, consume poca energía eléctrica, está aislada con materiales herméticos y pinturas de base cerámica que la hacen más térmica. Se puede colocar en un lote casi como si fuera un televisor que se saca de la caja, se enchufa y funciona", graficó el diseñador a modo de ejemplo.

Los emprendedores cuentan que las personas se acercan con escepticismo y se sorprenden cuando se encuentran con las comodidades con que cuenta. Agregaron también que muchos traen el prejuicio de que es un contenedor similar a los obradores que hay en el campo, "pero en realidad es una vivienda que tiene las comodidades de un departamento céntrico, metido en la naturaleza".

La casa exhibida ya tiene dueño. A mitad de año va estar sobre un lote de Funes City. "Es de una amiga nuestra que vive en Rosario y cuando la vio montada, le gustó y se decidió", contó Alegre.

 

Modular. El sistema de contenedores permite múltiples configuraciones. La casa más simple es monoambiente; le sigue la de un dormitorio —como la funense—, que tiene 30 metros cuadrados cubiertos y otros 30 proyectados con un deck, pérgola e ingreso techado. Con contenedores de 40 pies se hacen viviendas de dos dormitorios. A futuro se pueden ir agregando módulos lindantes o en altura.

"El estrés que genera estar en obra no existe en este tipo de construcción. De antemano se sabe que en 90 días se entrega y a un precio ya establecido. Lo único que se necesita es la ropa porque ya viene equipada con el mobiliario completo", detalló Alegre.

Se puede armar directamente en el lote como es lo habitual para esta zona. En caso de lugares más lejanos, se construye en galpones y se lleva. "Hay gente que estuvo averiguando para trasladarla a Córdoba y hasta a Uruguay", comentó el diseñador.

"No tenemos muy claro si hay un perfil de gente para este tipo de casas, pero sí sabemos que es para quien quiere un cambio y experimentar cosas nuevas. No viene a remplazar nada; es una propuesta más que se suma a las múltiples existentes", resaltó el constructor.

Ecológica. La casa es sustentable y muy amigable con el medio ambiente. Al estar elevada del suelo sobre pilotes de 40 centímetros, permite el normal escurrimiento y paso del agua, mantiene la aislación térmica y la preserva de la humedad. Además es más económica que la construcción tradicional. En el lote sólo se hacen los pozos y cámaras sépticas, las perforaciones para agua por bombeo o para red y la conexión a la red eléctrica. A su vez, al tener eficiencia térmica, no consume tanta energía.

"Este tipo de propiedades no califica para los créditos Procrear o hipotecarios porque esas viviendas están tipificadas dentro de la construcción tradicional. Pero el costo es más que interesante. Una casa de un dormitorio totalmente terminada vale 350 mil pesos", precisó Alegre, quien señaló que incluye mesada, alacena, mueble de living, placar, cama y todas las terminaciones. "Es un proyecto artesanal, financiado por nosotros y que tiene el valor de un auto caro. Ideal para parejas o personas solas. También es una alternativa como quincho, casa de huésped y hasta han venido padres que tienen lotes grandes y les interesó la idea para construirle un espacio independiente a sus hijos adolescentes", comentó el impulsor.

"Como la casa permite moverse, rompe con el código del inmueble tradicional. Tranquilamente se puede comprar y alquilar un lote. Incluso probar en un lugar si te gusta el barrio y después decidir si te quedas o la llevas a otra parte", analizó Alegre.

"Vemos por esta zona mucha gente que pudo comprar un lote, pero se les hace muy difícil acceder a los valores de la construcción tradicional", confesó el diseñador. Por su parte, la arquitecta Lluch agregó que están sorprendidos por la cantidad de gente que consulta cómo montarla en terrenos que ya tienen escriturados. Con apenas dos semanas de exhibición, mucha gente se ha acercado y otros consultan por la página de Facebook: Boku Homes. Puede verse por dentro los sábados y domingos o pedir entrevistas para ir en la semana.

Antecedentes de la experiencia

La casa que construyen en Funes tiene antecedentes. Experiencias similares se han realizado en José Ignacio y Punta del Este (Uruguay). "En Europa está muy en tendencia y funciona porque hay un mayor criterio de conservación", opinó Alegre. Los containers también se usan en zonas de desastres ecológicos como alternativa precaria. "La diferencia es que nosotros los trabajamos con criterios de edificación contemporánea", analizó el diseñador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario