Policiales

Acribillan a una pareja de amantes mientras compartía una cerveza

Ella tenía 21 años y una hija de 5. El tenía 33, era casado y trabajaba como encargado de una empresa. Para los pesquisas pudo haber estado motivado por despecho o por una deuda.

Domingo 06 de Marzo de 2016

No era novedad para nadie que María Belén Gallardo y Gastón Alfredo Fessia se veían a escondidas. Al menos eso relataron los vecinos de Moreno al 6400, la cuadra donde ayer a la madrugada los dos jóvenes fueron acribillados a balazos mientras tomaban una cerveza sentados entre dos autos a medio reparar. María tenía 21 años y una hija de 5. Gastón sumaba 33, era casado y trabajaba como encargado en la empresa de recolección de residuos Lime. "Cuando los dos estaban tomando cerveza vinieron dos motos. Una se paró, el acompañante se bajó y les tiró sin palabras. El que manejaba también disparó", explicó Ladislao, vecino y padrino de Gallardo.

"Ellos hace como un año que andaban juntos. Cuando él salía de trabajar en Lime le mandaba un mensaje al celular y se veían. Por ahí venían para acá, porque de noche por acá es bastante canuto. Se fumaban un porrito, tomaban una cerveza y se veían. Viste como es el amor. Cuando aparece no hay alambre que no te ate", reflexionó un vecino mientras tomaba algo debajo de un árbol. "El crimen habrá sido entre las 2.30 y las 2.45. Y se escucharon varios disparos", explicó otro residente de la cuadra.

Frente a la cancha. En el territorio delimitado por calle 5 de Agosto (ex Previsión y Hogar), la colectora de Circunvalación, Moreno y Melián hay una cancha de fútbol muy bien conservada donde suelen jugar aquellos equipos formados por jugadores que no pudieron llegar un club de los buenos por diversas razones. Una de ellas es la familia; otra la opción por la buena vida y los vicios. Detrás del arco que da a Moreno al 6400 se levanta uno de los tres templos que la Iglesia Pentecostal Unida de Argentina tiene en el departamento Rosario. En la esquina de Moreno y la colectora de Circunvalación, en tanto, hay una fábrica de piletas de fibra. Ambos lugares tienen cámaras de videovigilancia que habrían captado lo ocurrido y que serán inspeccionadas por los pesquisas.

Además, frente al templo hay estacionados dos o tres autos de un vecino que es mecánico. Entre un Ford Sierra y un Peugeot Boxer chocado y desvencijado, se sentaron a tomar una cerveza María Belén y Gastón después de que pasó la tormenta de lluvia y viento del viernes.

Fessia vivía en Flor de Nácar y 5 de Agosto, frente a la parada de la línea 140 y a unos 150 metros del lugar donde cayó asesinado. En el barrio lo recordaban a partir de su trabajo en la Municipalidad y un viejo proyecto que se plasmó en un video contra la droga en el barrio. Estaba casado y no tenía hijos. María Belén vivía a la vuelta, por Malvón al 2000, y tenía varios hermanos.

El último faso. Según los vecinos, el sábado a la madrugada Fessia y Gallardo se encontraron frente a la iglesia pentecostal. Ella llegó en una moto de 110 centímetros cúbicos, un vehículo habitual en las calles de Las Flores, superpobladas de rodados de diferentes cilindradas. La iluminación era tenue y sobre la cancha reinaba la oscuridad.

"Ellos estaban tomando algo y fumando. Él se levantó y vomitó al costado de uno de los autos. Serían como las 2.30. Luego se sentaron contra el Ford Sierra y siguieron tomando. Entonces doblaron dos motos. Una paró, bajó el acompañante y comenzó a gatillar contra los dos. El que manejaba la moto también disparó", relató un vecino mientras mostraba un impacto contra la carrocería del Peugeot Boxer estacionado. Fessia recibió entre 6 y 8 impactos en el tórax, las piernas y el abdomen. Quedó agonizando sobre los yuyos. A su lado cayó María Belén con cuatro heridas: dos en el rostro y dos en el abdomen. Las motos, en tanto, se perdieron en el barrio. "Cuando la levantamos para auxiliarla se le desprendieron parte de los huesos de la nuca. Nada se pudo hacer. A él los familiares lo levantaron en un auto, lo llevaron al hospital Roque Sáenz Peña, pero ya estaba listo", recalcó un vecino.

A la hora de explorar el móvil, la historia de amor clandestina entre las víctimas hizo inferir en un asesinato por venganza o despecho. Pero otros vecinos incorporaron la hipótesis de un crimen por una deuda económica. "Esto no pudo haber pasado por una infidelidad. Aca hay algo más fuerte. A lo mejor alguno pidió dinero prestado y no pagó. Y cuando uno no honra las deudas pueden pasar cosas como estas", explicó una doña.

Ayer la escena del crimen era un lugar de visita casi obligada para los vecinos. El fiscal Ademar Bianchini no habló y desde prensa de Fiscalía se indicó que "no se descarta ninguna motivación ni que los agresores conocieran a las víctimas". En el lugar trabajaba la PDI.

Tras sepultar a su hermano salió a delinquir

Dos jóvenes fueron apresados la madrugada de ayer por agentes de la comisaría 24ª de Granadero Baigorria tras una persecución que, con intercambio de tiros en el medio, se extendió desde la vecina localidad hasta la zona norte de Rosario. Ambos quedaron acusados de haber baleado a un hombre al que le robaron su moto y también de intentar cometer una entradera en el barrio Alberdi. En tanto, fuentes policiales dijeron que uno de los detenidos es hermano de un joven que la noche del jueves fue asesinado a tiros desde un auto en el barrio La Cerámica.

Según el comisario Marcelo Mendoza, titular de la seccional 24ª, todo se inició alrededor de las 4.30 de ayer cuando personal del Comando Radioeléctrico de Baigorria vio pasar una moto Honda Tornado sin patente y a toda velocidad por inmediaciones de Orsetti y San Martín. Entonces, con apoyo de un móvil de la comisaría, empezaron a perseguirlos por varias calles de la vecina ciudad hasta llegar a bulevar Rondeau y Washington, en el norte rosarino, donde se produjo un intercambio de disparos entre el acompañante de la moto y el personal policial.

Allí el conductor de la moto perdió el control y ambos ocupantes del rodado cayeron al pavimento y fueron detenidos. En su poder tenían un revólver calibre 38 largo marca Astra con tres balas en su interior y dos vainas servidas. Los jóvenes fueron identificados como Matías Nicolás L., de 22 años; y Lucas Emiliano A., de la misma edad.

Ambos muchachos fueron derivados al Hospital Eva Perón de Baigorria ya que tenían heridas de armas producto del enfrentamiento con la policía, pero los dos quedaron fuera de peligro. Asimismo, el frente de una finca de bulevar Rondeau al 1300 recibió varios impactos de balas aunque nadie resultó lesionado.

Denuncias y sorpresa.PUNCTUATION_SPACEMientras los jóvenes eran llevados al hospital, la policía recibía dos denuncias de hechos en los cuales habrían estado involucrados.

A la 1.30, en el parque bajo el puente a Victoria, le habían sustraído una moto Honda Titán a Brian Alexis R., quien resultó herido con un balazo en la pantorrilla derecha. Y alrededor de las 4, en Zelaya al 2300, intentaron comenter una entradera tras reducir y golpear con un arma a Nicolás Mariano T., de 43 años, y a Bernardo Sebastián E., de 38., quienes se resistieron al robo poniendo en fuga a los maleantes.

Poco más tarde, en la casa de Lucas Emiliano A., en pasaje Coliqueo al 1500, agentes del Comando de Rosario recuperaron la Honda Titán robada por el dúo delictivo.

El hermano de ese joven, Martín Andrés, de 19 años, fue asesinado a balazos la noche del jueves en la esquina de Unión e Hipólito Yrigoyen. También tenía antecedentes penales: el 30 de noviembre de 2014 fue detenido en Almafuerte al 1700 acusado de robarle dinero a un muchacho; y el 9 de febrero de 2015 cayó acusado de robarle plata a dos mujeres y un muchacho que iban en un auto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario