La Región

¿Quién controla los puertos de Santa Fe?

Domingo 10 de Noviembre de 2019

El 27 de octubre se realizaron las elecciones nacionales en las cuales resultó electo Alberto Fernández. Ante tal circunstancia resulta útil analizar algunas de sus expresiones de campaña que deberían impactar en una real transformación de la matriz estratégica con la que el país funcionó y que no fue efectiva hasta ahora, para mejorar la calidad de vida de los argentinos.

   Fernández afirmó que los ingresos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que cuenta con una superficie de 200 kilómetros cuadrados, son similares a los de Bélgica, una superficie similar a la de Rosario.

   La superficie total de Santa Fe es de 133 mil kilómetros cuadrados, sólo para exponer una de las asimetrías de uno de los Estados federales, las que se repiten en el resto de las provincias respecto a la capital de país. Sin embargo, a partir de su autonomía, es un Estado más, en el que se asienta el gobierno federal. Esto le otorga múltiples ventajas en detrimento del resto del país, como consecuencia de ser el centro de concentración del poder, no sólo político institucional, sino económico, mediático y judicial.

   El presidente electo, proclama con orgullo su porteñismo pero reconoció que el federalismo es una deuda pendiente para con el interior del país y que, seguramente durante el gobierno que se inicia, se dará la hora de comenzar a transformar esa inequitativa realidad. Insiste con la idea de cogobierno con los gobernadores, reuniones de Gabinete rotativas por las provincias, incluso aludió al concepto de capitales alternativas. Todas ellas son definiciones alentadoras para el conjunto de la Nación.

   Hay que concentrar el análisis en uno de los aspectos que impacta en Santa Fe y es el momento para ponerlo sobre la mesa. Esta provincia cuenta con 700 kilómetros de costa sobre el río Paraná, donde se encuentran la mayoría de los puertos privados, desde donde se embarcan más de la mitad de las exportaciones del país, generadoras de divisas imprescindibles para el éxito de la gestión. Esa franja de la actividad productiva es de jurisdicción nacional, y su control está a cargo de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables y Marina Mercante, dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, con domicilio en la capital del país, sin siquiera contar con alguna estructura en la provincia.

   Es común escuchar en distintos ámbitos que desde el punto de vista fiscal, desde la seguridad y el control del narcotráfico se debería incrementar la presencia del Estado en la fiscalización de las áreas portuarias, a donde acceden más de 1.500.000 camiones anuales y 2.500 buques de ultramar, que amarran en la provincia.

   Ese control se hace hoy desde una repartición ubicada en Buenos Aires, que asigna la misma dedicación a estos monumentales movimientos, a los cuales les da un tratamiento equivalente. ¿No habrá llegado la hora de pensar que una forma efectiva de federalismo, es desconcentrar las funciones del Estado nacional ubicando físicamente el control de puertos en Santa Fe o cediéndole a ésta el poder de policía portuaria?

   ¿Podrán Fernández comenzar el proceso de revertir la expresión de que “Dios está en todas partes pero atiende en Buenos Aires”? Descentralizar las funciones del Estado, es un primer paso hacia una verdadera república federal. Además, se ganará en eficacia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario