La ciudad

Los cien años de la basílica que enorgullece a Rosario

Es la San José, que remozada y con nueva iluminación, ya es monumento histórico provincial  

Domingo 29 de Abril de 2012

El templo de una de las dos basílicas de Rosario cumplió ayer 100 años y estrenó una iluminación con tecnología led para sumar atractivo al patrimonio rosarino en su histórica esquina de Cochabamba y San Martín, dedicada a la devoción de San José y declarada patrimonio histórico y cultural de la provincia. Hubo misa de acción de gracias y también un acto con entrega de medallas a quienes a través del tiempo aportaron su trabajo en la refacción del lugar. “Queremos destacar que todo lo que hacemos por embellecer a la iglesia es un servicio a la ciudad”, dijo Aldo José D’Angelo, que es su párroco desde hace 44 años y se declara un cultor de la estética como un buen recurso para dar contexto a los momentos de oración. Además de la luz, también se renovó el altar mayor con sugerencias de Pedro Sinópolis e India Tuero.

   Un siglo atrás, en su edición del 29 de abril, La Capital anunciaba la inauguración del edificio que evoca al barroco italiano como “un acontecimiento social que congregó a numerosas familias de la alta sociedad y toda una manifestación de fieles”. Pero la actividad como iglesia había comenzado catorce años atrás. Testigos de aquellas décadas de finales del siglo XIX son los libros parroquiales que D’Angelo conserva prolijos y apretados en un mueble de la secretaría donde atiende al público. “Viene mucha gente a buscar certificados de bautismos”, comenta mientras los muestra. El trámite resulta lógico si se piensa que el lugar acompañó desde hace un siglo el devenir de la ciudad y de las 83 manzanas de su jurisdicción.

   La iglesia tiene un atrio, nave central con bóveda, capillas laterales y un crucero después del cual sobresale el altar mayor de trabajada madera oscura y construido en Austria. De Europa, Francia, también son las tres campanas de su torre y el órgano. Del arquitecto que la ideó sólo trascendió su apellido, Castagno, mientras que su constructor fue el italiano Ulises Lazzari. Hoy, sin cambiar la impronta original, D’Angelo se muestra satisfecho con las mejoras que impulsó y que la convirtieron en basílica. El último reconocimiento tiene apenas unas semanas y llegó desde la Cámara de Senadores de la Nación. Con su nueva iluminación, el templo centenario se convierte en una nueva postal nocturna para el recorrido urbano y turístico.

"Queremos hacer un acto sencillo, familiar, no un gran acontecimiento, porque además no encontramos mucha respuesta", enfatizó el párroco para referirse a los actos realizados anoche. Y explicó que al buscar aportes económicos para las flamantes luminarias, no encontró eco entre los empresarios que no alcanzaron a verlo como un gesto de "rosarinidad". "Quisiera resaltar que nuestra intención es conservar un edificio que la provincia de Santa Fe declaró monumento histórico y cultural en el año 1991", señaló aún dolido por el apoyo retaceado.

Desde 1968, D'Angelo comenzó a poner en acto su entusiasmo por sumar atractivo estético a la función espiritual del lugar cuando comenzó a reemplazar las antiguas luminarias. "Me parece que el tema de la luz es hasta bíblico, porque Dios siempre se manifiesta en la luz", explicó. Las obras incluyeron uniformar los altares, pisos y más recientes lavado del frente y reparación del campanario.

Con tanto esmero a cuenta la basílica San José no tardó en convertirse en escenario de distintas manifestaciones culturales, en especial corales y sinfónicas, aunque también hubo concursos de escultura y fotografía, además de haber impulsado decenas de ediciones del San José de Plata, que premia a científicos, artistas e instituciones locales, del país y del mundo; una distinción al trabajo fecundo que evoca el cariz de su patrono. "Es una devoción silenciosa, que atrae gente desde distintos barrios de la ciudad", estimó el sacerdote y evocó la seguridad que Santa Teresa tenía en la intercesión del santo. Algunos testimonios de los fieles parecen coincidir con semejante grado de confianza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS