La ciudad

Desgarrador relato de la abuela de las nenas que murieron en el Parque

Zulma Aranda, abuela de las dos adolescentes rafaelinas que murieron el sábado pasado al desprenderse una góndola de un juego mecánico, no oculta su gran dolor. "Esto destrozó a nuestra familia".

Miércoles 14 de Agosto de 2013

Zulma Aranda, la abuela de las dos adolescentes rafaelinas que murieron el sábado pasado tras desprenderse una góndola de un juego mecánico en el parque Independencia, no logra ocultar su inmenso dolor. "Este accidente destrozó a nuestra familia. Tenemos el corazón hecho pedazos", describió ayer a La Capital. "Eran dos nietitas hermosas, llenas de vida, con toda una vida por delante", se lamentó en medio de un relato desgarrador, tras lo cual reclamó "que alguien explique por qué ocurrió todo esto". En tanto, el juez Juan Carlos Curto otorgó anoche la excarcelación a uno de los detenidos por el incidente y analizaba la situación procesal del otro imputado en la causa (ver aparte).

Florencia (12 años) y Melanie Aranda (14) murieron el sábado tras ceder una rueda en el juego "La vuelta al mundo" del parque Independencia.

Habían llegado de Rafaela para pasar el fin de semana en Rosario junto a sus padres, Cristian Aranda y María Mercedes Acosta, y una hermana menor, Jackeline, quien continúa internada en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela.

"Fueron a Rosario a participar de un congreso evangélico que se hacía en Villa Gobernador Gálvez. Antes pasaron por la casa de mi sobrina, que está casada con un taxista, y les ofreció entradas para festejar el Día del Niño en el parque de diversiones por la celebración que hacía el gremio (de los peones de taxis)", contó Zulma.

"Mi hijo y mi nuera no querían que fueran —continuó la abuela de Florencia y Melanie—, pero vieron cómo son los chicos: insistieron y al final llegaron al parque para pasar la tarde en los juegos. Y todo terminó tan mal, en una tragedia tremenda".

Es en ese momento cuando el relato de Zulma se quiebra. Y ya no será el mismo. "Mi hijo nos llamó por teléfono y, en un primer momento, no sabíamos bien qué había pasado y no entendíamos nada. Mis nietitas fueron a jugar a un parque de diversiones y ya no están más. Este accidente destrozó a nuestra familia. Tenemos el corazón hecho pedazos", precisó.

Junto a su marido viajaron de inmediato a Rosario. Pero no fue fácil porque su esposo es diabético. "Tuvo un ataque de nervios y no pudo manejar, así que hubo que contactar a un familiar para que nos traiga", recordó.

Al llegar a la ciudad el panorama fue desolador. "Perdimos dos nietitas hermosas, llenas de vida y con todo un futuro por delante. Hace poco me operaron de las piernas y ellas me pidieron que no muriera, mientras me abrazaban y llenaban de besos. Mire ahora lo que pasó: se fueron ellas", indicó entre llantos.

Pese al inmenso dolor, no hay en esta abuela de 56 años, con seis hijos, doce nietos y un bisnieto, ánimo de venganza. Sólo reclamó justicia. "La verdad, no sabemos de quién es la culpa, quién es el responsable de todo esto, pero alguien tiene que explicarnos qué pasó, sancionar al que corresponda y evitar que vuelva a ocurrir", agregó.

Sobre el final de su relato a este diario, graficó: "Todo parece una pesadilla tremenda. Tengo un gran dolor en el corazón. No sabe lo que se siente perder así a dos nietitas preciosas. Es todo muy difícil de sobrellevar".

Pedido desesperado. Por su parte, Cristian Aranda, el padre albañil de Florencia y Melanie, habló ayer por primera vez. En declaraciones televisivas le hizo un reclamo al propio gobernador Antonio Bonfatti.

"Quiero agradecerle el apoyo que nos brindó, porque nos ofreció toda su asistencia, al igual que el intendente de Rafaela (Luis Castellano) y toda la gente de nuestra ciudad. Pero quiero hacerle un reclamo: no quiero que a nadie más le pase lo mismo que a mis hijas", planteó.

Luego añadió: "Quiero que el gobernador controle todo lo que tiene que controlar para que esto no vuelva a ocurrir y que no vuelvan a llevarse a dos ángeles".

A su vez, Aranda comentó que su otra hija, Jackeline, "gracias a Dios está bien", pero advirtió que su prima "está grave, con la pelvis fracturada, y puede llegar a perder uno de sus brazos".

Excarcelación y fianza polémica

El juez Juan Carlos Curto concedió anoche la excarcelación a Emiliano S., el empleado del Internacional Park que fue detenido tras el accidente del sábado pasado. Sin embargo, el magistrado fijó una caución real de 30 mil pesos que la defensa objetó. “Mi cliente es un empleado sin recursos que sólo vive con su madre, veremos si mañana (por hoy) podemos conseguir los fondos. De lo contrario, presentaremos una declaración de pobreza que lleva sus horas efectivizarla”, señaló Marcelo Piercecchi, el abogado patrocinante. Por su parte, el encargado del espacio concesionado espera recibir hoy un beneficio similar a raíz de su delicado estado de salud.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario