..

Citarán a declarar al padre de la presunta víctima de un sacerdote

Es el caso del cura Luis Brizzio, quien fue apartado de la iglesia de Esperanza y sobre quien pesa una investigación. También fue citado el sacerdote a quien la víctima, entonces adolescente, le contó lo que pasó.  

Miércoles 25 de Febrero de 2015

El padre del joven que denunció al ex párroco de la Basílica de la ciudad de Esperanza y el cura Daniel Achkar prestarán declaración este martes en el Arzobispado de Santa Fe. Luis Brizzio. El excura párroco de la Basílica de Esperanza está de retiro. Luis Brizzio. El excura párroco de la Basílica de Esperanza está de retiro. El caso del ex cura párroco de la ciudad de Esperanza Luis Brizzio, que es investigado por el Arzobispado de Santa Fe por un caso de abuso sexual ocurrido hace 21 años, tendrá en los próximos días las primeras medidas probatorias. Carlos Lombardi, el abogado que representa al denunciante, confirmó que ya fueron citados a prestar declaración testimonial en la sede administrativa de la Iglesia Católica en Santa Fe el padre del joven que presuntamente sufrió los abusos y también el cura Daniel Achkar, que fue una de las primeras personas a quien el muchacho le contó lo que le estaba pasando, y quien coordinó una reunión entre los familiares del por entonces adolescente y el ya fallecido monseñor Edgardo Storni.

Fuentes del caso indicaron que se trata de las dos declaraciones pilares de la causa, ya que fueron las primeras personas en tomar conocimiento del hecho. Se espera que el vicario González Grenón, quien está al frente de la investigación, les formule preguntas sobre cómo se enteraron de los hechos y cuáles fueron sus reacciones ante la situación. Tanto para contrastar con la versión del muchacho que formuló la denuncia como para ampliar el recorrido que siguió —dentro de la esfera eclesiástica— la información sobre lo que había ocurrido y qué medidas se tomaron al respecto.

Sin embargo, el avance de la investigación no es tan fluido como Lombardi —y el joven denunciante— hubieran esperado. El letrado contó que el vicario González Grenón se negó a darles las fechas precisas de las declaraciones testimoniales y que les volvió a decir que no van a tener ningún tipo de participación en el desarrollo de la pesquisa.

"La respuesta es muy escueta. Nos dicen que no vamos a poder saber nada de lo que vaya sumándose al expediente porque nosotros no somos parte del proceso", indicó Lombardi. Y agregó: "González Grenón nos dijo que su función es la de recolectar todas las pruebas y luego enviarlas a Roma para que allí sean analizadas y —si lo consideran necesario— hacer la denuncia penal".

Pero esa muralla al acceso a la información de la causa tiene muy preocupado al abogado y también a su representado: "En estas condiciones ni nosotros, ni la comunidad católica santafesina tiene ninguna garantía de que la investigación realmente se haga", concluyó Lombardi.

El caso se conoció a principios de febrero, cuando el Arzobispado de Santa Fe emitió un comunicado en el cual hacía publica una investigación contra el cura Brizzio por "comportamientos indebidos". La denuncia se había formulado semanas antes, luego de que un hombre de 35 años enviara en noviembre pasado una carta al Vaticano contando lo que le había pasado durante su adolescencia, cuando integraba el grupo Acción Católica y participaba de actividades religiosas en la ciudad de Gálvez.

En esa misiva, el muchacho dijo que Brizzio, quien por entonces tenía 27 años, había abusado de él en al menos tres oportunidades y que ahora exigía una investigación.

Estado público. Cuando se desató el escándalo, el Arzobispado decidió apartar a Brizio de la parroquia de Esperanza y mandarlo a un monasterio, mientras se investigaban los comportamientos "indebidos" del cura párroco. El hecho tomó estado público cuando la comunidad santafesina se enteró que el padre Axel Arginchona, un sacerdote muy mediático y apreciado en Santa Fe, ería trasladado a Esperanza, lo que generó descontento entre la feligresía. Fue entonces que el arzobispo de Santa Fe Monseñor José María Arancedo, blanqueó la investigación al cura de la Basílica de la Natividad.

El fin de semana del 15 de febrero, Arancedo visitó Esperanza, donde expresó su "dolor" por lo que estaba ocurriendo. "Recibí la denuncia desde Roma el 6 de febrero. Muchas veces pasa que la gente hace la denuncia en otra congregación o la envía a Roma y desde allí se envía a la Diócesis de origen para que haga la investigación previa, que no es todavía un proceso judicial, es una investigación que requiere la decisión cautelar que la persona deje la parroquia y por eso fue el comunicado", dijo en ese momento. Y recordó: "Llamamos a la persona que había hecho la denuncia y vino el martes 10 a la curia y ratificó los hechos que había escrito en la misma. Por lo tanto tuve que iniciar lo que manda el canon 1.717 que es la decisión cautelar de dejar el cargo que tiene y nombrar otro".

"Es doloroso, a Luis lo traje yo a Esperanza después de estar seis años en la comunidad de La Paz en Santo Tomé donde trabajó mucho. Nunca tuve ninguna denuncia contra él, nunca, y tampoco en Esperanza. Pero es de hace 20 años y la Iglesia nos pide que si hay una denuncia hay que hacer la investigación previa", remató.

Informe: Diario UNO Santa Fe

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario