En Voz Baja

¿Quién le cambia el celular al más grande?

Maradona es una usina inagotable de escándalos. Hasta en cuarentena, aislado en su casa porque, más por su condición física que por la edad, es población de riesgo.

Viernes 12 de Junio de 2020

Maradona es una usina inagotable de escándalos. Hasta en cuarentena, aislado en su casa porque, más por su condición física que por la edad, es población de riesgo. Y lo logra sin mover un dedo, sin asomar la nariz a la calle, como si nada. Dirían los que saben: lleva la polémica en la piel. Ayer, pasado el mediodía, estalló otra bomba, una de esas que hacen relamer a la prensa del corazón. La disparó Dalma, su hija mayor, en Twitter. Tres posteos y listo, se terminó la calma que había en el “entorno” del Diez. Indignada, sin poder contener la furia, denunció que los allegados a Diego le habían cambiado el teléfono para que no hablara más con ella y con su hija, Roma. Aseguró que es una vieja jugarreta que usan para alejarlo de sus hijas y que lo hacen porque tienen pánico de que sepa quiénes son los que realmente lo quieren, y se queden sin el pan y sin la torta. Y fue más allá, en mayúsculas y entre signos de admiración, los acusó de “chorros”. Bien arrabalera, que no es su estilo. El tiro por elevación fue para Rocío Oliva, quien no demoró en responderle. “Hay algunas personas que le pega mal la cuarentena y tienen que inventar algo para reaparecer”, disparó en la red social del pajarito apuntando contra Dalma. La guerra está declarada, cuál será la próxima batalla.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario