En Voz Baja

Los daños colaterales que deja la pandemia

No se salva nadie de los estragos que deja la pandemia. Ni los ricos y famosos. Francis Mallmann es, aunque usted no lo crea, la nueva víctima de la cuarentena.

Domingo 12 de Julio de 2020

No se salva nadie de los estragos que deja la pandemia. Ni los ricos y famosos. Francis Mallmann es, aunque usted no lo crea, la nueva víctima de la cuarentena. Por la crisis económica que desató la grave situación sanitaria, se vio obligado a cerrar siete de los once restaurante que tiene alrededor del mundo, entre ellos, su famoso y exclusivo 1884, en la ciudad de Godoy Cruz en Mendoza. Pero no se quedó de brazos cruzados. En un paraíso en Vistalba, la Bodega Kraiken, abrió su nuevo local, Ramos Generales, donde, en vez de platos sofisticados y costosos, ofrece sandwiches de carne, verdura asada y pescado, todo a la parrilla y al horno de barro y a precios accesibles. Hay que adaptarse a la nueva normalidad.

La tentación y el peligro de las redes sociales

Las redes sociales son una tentación y un peligro. Más para los políticos que creen que su capital político es directamente proporcional al número de likes que reciben sus posteos en Twitter. El diputado macrista Fernando Iglesias es uno de ellos, tanto que se ha convertido en un tuiteador serial. Un peligro para la sociedad, pero mucho más para él. En un posteo exasperado deslizó que a Juan Castro lo habían asesinado y lo vinculó con las muertes de Lourdes Di Natale, Nisman y Fabián Gutiérrez. La respuesta no se hizo esperar. “Juan se cayó? Sí imbécil. A mi hermano no lo asesinó nadie, se cayó y se nos murió y dos años después murió mi papá de tristeza”, le replicó Hugo Castro Fau, el hermano del periodista muerto trágicamente en 2004. Un golpe fuerte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario