Policiales

Dos vecinos pelearon y cayeron de un techo, uno murió y el otro huyó

Jorge Altamirano trabajaba en la casa de su madre cuando César C. lo increpó. La víctima, albañil de 46 años, falleció de un golpe en la cabeza.

Martes 05 de Febrero de 2019

Una pelea entre dos vecinos sobre la medianera que separa dos propiedades de la zona sur terminó de manera trágica cuando, en medio de un forcejeo, ambos cayeron al vacío y uno de ellos sufrió un golpe letal en la cabeza. Jorge Altamirano, un albañil de 46 años, fue internado con un diagnóstico de muerte cerebral el sábado a la noche y falleció el mediodía siguiente en la unidad de terapia intensiva del Heca. El vecino con quien mantuvo la discusión se reincorporó de la caída en el momento, se fue del lugar y no regresó al barrio. El caso es investigado por la Fiscalía de Homicidios, que libró un pedido de captura respecto del hombre involucrado.

El incidente que le costó la vida a Altamirano ocurrió el sábado a la noche sobre el techo de la casa de su madre, en República de Argelia al 2100. Es una calle angosta de tierra, sin veredas y sin más tránsito que el de los vecinos, que atraviesa bulevar Oroño a la altura del 4400. Se abre entre árboles frondosos con autos estacionados a la sombra y es casi imperceptible desde la avenida.

A la altura del 2100 Argelia desemboca en la calle Cura Malal, que se abre en un codo hacia el norte. Justo en esa intersección están las casas de la víctima y del sospechoso. "Era un pan de Dios, el único que le paraba el carro al otro tarado", lamentaban ayer vecinos de la cuadra, mientras los familiares de Altamirano lo velaban en una cochería de la zona sur. En su casa modesta, con un piso añadido y sin revestir en la planta alta, sólo se encontraba un conocido como "cuidador" que declinó hacer comentarios.

Casas pegadas

Al lado de esa propiedad está la casa de César C., para quien se libró un pedido de captura según confirmaron fuentes de la Fiscalía. Al otro lado de esta vivienda está la casa de la madre de Altamirano, quien atiende un quiosco en el frente. De acuerdo con fuentes de la investigación, el albañil estaba colocando un techo de chapa sobre la casa de su madre cuando su vecino trepó al techo y le recriminó que trabajara sobre la medianera.

"Son vecinos de toda la vida. Las casas están pegadas. Jorge era un tipo común, un albañil que no se metía con nadie, hacía sus cosas y tomaba unos mates en la puerta cuando volvía de trabajar", dijeron en la cuadra, donde recordaron que el hombre se crió allí y que con su vecino ya habían tenido discusiones relacionadas con la medianera.

"Algunos dicen que César le tiró un ladrillazo en el pecho. Lo que sabemos es que en un momento de la pelea se le tiró encima y cayeron juntos al patio de una casa. Después César se subió a su auto, un Citroën C3 rojo, y desapareció. Es un tipo conflictivo que había estado preso", contó otro vecino. La misma versión es la que dio en el momento la esposa de Altamirano a la policía: dijo que Jorge y su vecino estaban forcejeando sobre el techo cuando ambos cayeron a una propiedad lindera.

Se trata de una casa de pasillo con entrada por Mister Ross al 2100. Ramón Ceferino Enrique, un correntino radicado en Rosario desde hace 20 años y que hace tres meses fue despedido de la metalúrgica donde trabajaba, vive allí con su esposa y un hijo joven. Esa noche todos habían salido a una fiestas de cumpleaños. Cuando llegaron, pasadas las 23, se encontraron con el revuelo de gente y una gran mancha de sangre en el patio angosto de su casa.

El patio linda con los fondos de César. Según indicó el hombre, la caída habría ocurrido desde una altura apenas superior a los dos metros. Un momento antes, su hijo había llegado del cumpleaños a guardar una moto. Como sabía que sus padres llegarían caminando a los pocos minutos, dejó sin llave la puerta enrejada del pasillo. Esto permitió que los vecinos entraran a socorrer a Altamirano.

"El desorden era tremendo. Había cosas caídas, estaba rota la media sombra y había una mancha de sangre enorme. Parece que cayeron abrazados como los gatos", contó el dueño de casa. "Los conozco a los dos de pibitos aunque tratamos poco", indicó. Esa misma noche Enrique y su esposa le pidieron permiso a la policía para lavar el patio, donde ayer aún podía apreciarse una mancha oscura. Luego recibieron a los peritos de la policía científica y a familiares de la víctima que sacaron fotos.

Simple

Al caer en ese lugar, Altamirano sufrió un fuerte traumatismo de cráneo. Quedó inconsciente y fue trasladado por sus allegados al Roque Sáenz Peña. Desde allí fue derivado al Hospital Clemente Alvarez, donde le diagnosticaron muerte cerebral. Quedó internado en terapia intensiva y falleció el domingo. El caso es investigado por el fiscal de Homicidios Florentino Malaponte, quien en principio lo encuadró como un homicidio simple y libró un pedido de captura para el vecino involucrado, mientras se aguardan el resultado de la autopsia y otras pericias de rutina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});