mas

Neurociencia y meditación: herramientas para mejorar la calidad de vida

Hay técnicas más eficaces para conectar emociones y modos de respirar que pueden cambiar aspectos importantes a nivel personal y vincular. "Veinte minutos de estos ejercicios son comparables a cuatro horas de sueño", asegura el instructor Matías Quinn.

Domingo 22 de Septiembre de 2019

Matías Quinn se desempeña como coordinador nacional de El Arte de Vivir para Argentina y Centroamérica. Con más de 10 años de experiencia dicta cursos de meditación y le ha transferido técnicas milenarias provenientes del Yoga y el Ayurveda a miles de personas. Con palabras simples, guía en el conocimiento y profundización del ser. Estudió ciencias biológicas en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. Realizó trabajos de investigación en biología molecular en temas asociados al aprendizaje, la percepción y el manejo del estrés. Actualmente coordina más de 50 grupos de voluntarios y 400 instructores dando seminarios avanzados en todo el mundo.

   Estuvo en Rosario brindando un taller sobre la rutina del bienestar y otro sobre los secretos de la meditación. En este caso, a modo introductorio de los cursos básicos que ofrece El Arte de Vivir denominados Happiness Program y Yes!+ Plus. En ambos, se enseñan técnicas para conectar emociones con formas de respirar y modificando la respiración, se puede meditar.

El instructor dialogó con Más a poco de iniciar los cursos, y nos invitó a participar de esta experiencia junto a medio centenar de rosarinos que disfrutaron del taller en la sede de Sarmiento 819.

Experiencia

Se dice que meditar es el arte de no hacer absolutamente nada. Suena a utopía en un contexto de crisis y presiones, ya que estamos abocados a hacer cosas todo el tiempo y cuando queremos relajarnos, nos damos cuenta de que nos quedaron pendientes un montón de cosas o que no podemos parar. Por eso, Matías asegura que la meditación empieza a ser una necesidad y no un lujo de unos pocos que disponen de tiempo de sobra.

    “Meditar es descansar profundamente y conscientemente. Disponer de 20 minutos para eso, te pueden reparar cuatro horas de sueño. Y si son sólo cinco minutos, es el equivalente a tomarse una siestita. Hay gente que se está acercando a aprender técnicas de respiración y meditación como opción de algo natural y lo utiliza para bajar un cambio, serenarse, dormir bien a la noche y conectarse con uno mismo escuchando al cuerpo, conectándonos con el entorno. La carencia de estas acciones es lo que lleva a enfermarnos a tener problemas con las relaciones y laborales entre otras cosas”.

    El instructor ejemplifica de una manera gráfica los beneficios de estar conectado con nosotros mismos “Así como existe la higiene dental, existe la higiene mental. Con que le dediques un rato a diario ( o hasta semanalmente) es suficiente para traerte momentos beneficiosos. La meditación es el proceso por el cual te podes sacar el estrés del día, esas sensaciones de la mente de estar elaborando estrategias para sobrevivir, para llegar a fin de mes, mejorar los negocios, etc. Lo que pasa es que nadie nos enseñó y por eso es importante aprender técnicas básicas. Y se puede lograr tomando un simple taller y sin necesidad de convertirse a ninguna religión ni hacer grandes transformaciones”.

Herramientas simples

 “Al meditar, al tiempo lo capitalizamos mejor, sube nuestro nivel de energía y nos fortalece el sistema inmunológico, mejora la concentración y la comunicación con los demás entre otros tantos beneficios”, resalta Quinn. Las técnicas de respiración para meditar, son una herramienta que brinda la fundación El Arte de Vivir. En Argentina muchas empresas, escuelas, deportistas, comenzaron a incorporarlas como rutina diaria.

   “Hoy se habla de la psiconeuroinmunología, de cómo nuestro sistema nervioso, nuestra actitud, influyen en qué tanto nos enfermamos o en la calidad del sueño, o en temas como la hipertensión, gastritis, problemas en la piel, jaquecas y otros trastornos como la depresión, la angustia, la ansiedad. La ciencia ve que cuando se empieza a incorporar meditación y respiración, tu sistema nervioso empieza a desanudarse”, resalta el biólogo y agrega: “A muchos les pasa que cuando el grado de estrés es tan alto, a pesar de dormir varias horas, se levantan cansado. En estos casos, la meditación te puede dar un descanso cuatro veces más grande que el del sueño. Muchos que vienen a meditar dejan automáticamente las pastillas para dormir”.

   Matías Quinn asegura que el sistema inmunológico de defensas, el sistema nervioso y la psicología (el cómo nos tomamos las cosas), están emparentados y afirma que con la relajación profunda se pueden lograr impactos en el cuerpo, la mente y la relación con los demás. Para lograr eso, cualquier espacio sirve; en el colectivo, el trabajo y hasta en el medio del caos se puede meditar. “Es irse para adentro, escucharse y sentir el entorno pero sin que te moleste. Con las técnicas de respiración podes tener resultados inmediatamente”.

Experiencias

“Una persona que había hecho los cursos me contó cómo pudo aplicar lo aprendido en el momento menos esperado y en forma inconsciente; me relató que sufrió un accidente de auto grave donde el vehículo dio varios vuelcos y en ese momento, en esas milésimas de segundo, empezó a respirar con las técnicas que había aprendido. Me relató: “Mientras daba vueltas en el aire, pude destrabar las puertas e hice una maniobra para lograr sacarme el cinturón de seguridad justo a tiempo para luego asistir de manera serena y centrada a mi marido que estaba inconsciente y a los chicos que venían atrás”.

   Quinn está orgulloso de la presencia que tiene en Argentina el Arte de Vivir donde hay más de 700 instructores. Dice que el país es líder en Latinoamérica y la llegada social es heterogénea y amplia: “Estamos en más de 20 cárceles con las técnicas. Estas ayudan a que los internos bajen el índice de violencia y reincidencia y a su vez les facilitan la reinserción. Por otro lado, comenta que hay empresas, desde pymes a multinacionales, donde se practican estos ejercicios; empleados, personal jerárquico, las utilizan antes de hacer una ponencia o presentación. En los colegios, la usan los profesores y docentes. “No es como en Mongolia donde las técnicas son parte de la currícula escolar y donde el 70 por ciento de la población tomó los cursos, pero el argentino no es reacio, a veces nos postergamos mucho y nos olvidamos de nosotros en la vorágine diaria pero la realidad nos demuestra que estamos abiertos a las técnicas del Arte de Vivir. Ya se beneficiaron con ellas, en nuestro país, más de 400 mil personas. Cuando reaccionamos, nos damos cuenta de que tenemos la sensibilidad y la necesidad para no postergarnos. Mucha gente con ideas políticas y religiosas diferentes hemos encontrado en este espacio un punto muy lindo donde nos unimos en la búsqueda de una mejor calidad de vida”.

    El fundador de El Arte de vivir, Sri Sri Ravi Shankar, destaca que “alguien exitoso tiene estas cualidades: paciencia, una mente sin miedos, una sonrisa que no muere, amor, confianza en sí mismo y amor por todos”.

    Hay otras actividades que se hacen en el Arte de Vivir como el profesorado de yoga o las capacitaciones para dar cursos corporativos con las que los instructores trabajan luego en empresas de diferentes países. Los cursos de ayurveda (conocimiento de la vida), que es la medicina milenaria tradicional de la India, donde en diversas oportunidades vienen al país médicos hindúes a dar las clases. También hay talleres de cocina ayurveda, entre otras variantes que ofrece la fundación.

El próximo curso inicial para adultos comienza en Rosario el 26 de septiembre. Quienes quieran comunicarse deben llamar al 341599787.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS