mas

Cambiar hábitos alimentarios, lo que más le cuesta a las personas con diabetes

Es crucial que los pacientes mejoren la dieta para estar bien, pero los médicos advierten que en ese punto están las mayores dificultades para cumplir con el tratamiento. ¿Se puede evitar la diabetes? ¿Quiénes tienen más chances de enfermarse?

Domingo 10 de Noviembre de 2019

En Rosario y su zona de influencia hay alrededor de 200 mil personas que tienen diabetes, aunque la mitad desconoce su situación. Los números (acordes a lo que pasa a nivel mundial) reflejan una realidad compleja que no parece mejorar a futuro. Por eso, desde la Sociedad de Endocrinología, Metabolismo y Nutrición de Rosario salieron a remarcan la importancia de tener una alimentación balanceada, un índice de masa corporal adecuado, hacer actividad física en forma regular e intentar moderar los niveles de estrés para alejar las chances de enfermarse. También recomendaron visitar al médico una vez al año para hacerse un chequeo general que incluya un análisis de sangre donde se evalúe la glicemia en ayunas, el dato de laboratorio que permite diagnosticar la enfermedad.

Al mismo tiempo, advirtieron que entre las personas que están en tratamiento, cambiar los malos hábitos alimenticios es lo más difícil, cuando este aspecto de la terapia es fundamental para la calidad de vida y el pronóstico a mediano y largo plazo.

Los médicos de la sociedad que nuclea a los especialistas, destacaron que el 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes, es una excelente ocasión para multiplicar los mensajes relacionados con la prevención y la detección precoz.

El doctor Gabriel Pitasny, quien preside la Sociedad de Endocrinología, Metabolismo y Nutrición de Rosario, y la doctora Gisela Beltramino, secretaria de la entidad, comentaron a Más que les llama la atención la sorpresa que les genera a muchos pacientes "enterarse" de que la diabetes es una enfermedad crónica. "Aunque se habla cada vez más del tema todavía muchas personas llegan al consultorio creyendo que se van a curar. Y es necesario remarcar —y que la población lo entienda— que al día de hoy no existe una cura para la diabetes. Lo que existen son tratamientos que van a evitar las complicaciones que provoca la enfermedad". Los profesionales dijeron que "es comparable con lo que pasa con la hipertensión: si uno convive con ese diagnóstico no se revierte; por eso, lo más importante es prevenir la aparición de estas dolencias. Y si la persona ya se enfermó, entonces debe ser muy consecuente con el tratamiento y con las indicaciones del médico para tener la mejor calidad de vida posible".

"La predisposición genética tiene su importancia en la posibilidad de desarrollar diabetes, pero esa herencia es inmodificable. Toda persona que tiene un padre, madre o hermano con diabetes debe comenzar sus controles en la juventud, lo mismo que las mujeres que tuvieron diabetes gestacional, porque tienen más posibilidades de desarrollar la enfermedad que la población general. Si a eso se le suman factores de riesgo como los que ya mencionamos (sobrepeso, obesidad, sedentarismo) las probabilidades de ser diabético o diabética aumentan", señaló Pitasny y agregó: "Lo que sí podemos cambiar y mejorar son los hábitos de vida".

¿Qué comer?

La relación con la comida es un tema central en la salud de una persona y mucho más en aquellos con enfermedades crónicas no transmisibles, como la diabetes. Los médicos destacaron que una dieta saludable implica hacer al menos cuatro comidas al día y que pueden hacerse o no las colaciones (pequeñas ingestas en el medio de las comidas principales) pero que eso dependerá de cada persona, si las precisa o no.

En el día deberían incluirse cinco porciones de vegetales y frutas. Por ejemplo: dos o tres frutas más un plato de verduras en cada comida. Es necesario también incorporar harinas integrales en lugar de harinas blancas, consumir carnes magras y lácteos descremados. Además , sumar legumbres, granos, semillas y frutos secos. Beber dos litros de agua es fundamental.

"Cualquier individuo, independientemente de su edad, tendría que seguir estos consejos. Pero si la diabetes ya fue diagnosticada, la persona debe ser rigurosa con el plan de alimentación y hacer cambios paulatinos pero firmes y sostenidos en el tiempo. Hoy no hay alimentos prohibidos pero sí hay que generar cambios, porque esos alimentos que antes directamente se quitaban de la dieta, ahora se permiten pero de manera muy restringida, y desde ya, hay que darle mayor prioridad a los alimentos saludables y al tamaño de las porciones”, comentaron.

   “Lamentablemente este es un aspecto que genera conflictos en el paciente porque en general la persona con diabetes tipo 2 (la más común y la que se adquiere por malos hábitos) tiene sobrepeso u obesidad con lo cual lleva años y años comiendo mal, eligiendo productos grasos, calóricos y en porciones desmedidas. El trabajo en conjunto con los diabetólogos y los nutricionistas es muy importante. Si el paciente toma la medicación indicada o se inyecta insulina pero después come en forma desmesurada o elige productos inadecuados, el resultado no va a ser bueno. Estamos hablando de una dolencia que tiene consecuencias. La diabetes no controlada puede generar infartos, accidentes cerebrovasculares, problemas renales graves, ceguera, amputaciones de miembros. Esto debe conocerse”, destacaron Pitasny y Beltramino.

   “Lo que notamos es que muchas personas postergan el inicio de un plan alimentario, que les cuesta mucho, que deciden dejarlo para la semana que viene, para cuando estén más tranquilos, para cuando tengan tiempo. Lo que no registran allí es que día a día su salud va empeorando aunque no tengan síntomas, porque la diabetes tiene eso: es silenciosa. Cuando el daño es grande es cuando los problemas se hacen visibles. Aún hoy llegan al consultorio del cardiólogo pacientes que tuvieron un infarto y que se enteraron de que tenían diabetes después del evento cardiovascular”, agregaron los endocrinólogos.

Impacto

   Gabriel Pitasny comentó que los efectos de la diabetes sobre el organismo pueden ser severos e irreversibles. “El daño que la enfermedad provoca en una persona exige un trabajo grande por parte del equipo médico. Muchas de las consecuencias de esta enfermedad crónica son invalidantes. La diabetes es causa de discapacidad y puede afectar el pronóstico de vida”.

   Según un estudio de la Sociedad Argentina de Diabetes alrededor del 50% de las personas con esta patología no tiene diagnóstico. De allí que la recomendación sea visitar a un clínico o endocrinólogo al menos una vez al año después de los 50 años para hacerse análisis de laboratorio, y también controlar el peso corporal.

   “Para los que ya tienen diabetes es clave que consulten con un especialista, que los chequeos sean periódicos al principio, y luego, si así lo determina el médico, cada tres o seis meses, dependiendo de la edad y el estado general de la persona”, dijo Beltramino.

   “El 14 de noviembre es un día central para hablar de este tema. Hay acciones que cada persona puede generar hoy mismo para evitar la aparición de la patología, y si la persona tiene diabetes debe saber que es tratable y que los daños en los órganos son evitables siempre que haya una buena adherencia al tratamiento”, agregaron los especialistas.

   En redes sociales, a través del #Yomeprendo, en forma diaria se ofrecen recomendaciones para los pacientes con diabetes, desde cuántos pasos caminar por día, que tipo de alimentación deben llevar, cómo cuidarse los pies y controlar la vista. “Son un montón de recomendaciones saludables y útiles. Es una manera de utilizar la tecnología a favor de la salud”, señalaron los profesionales. Además mencionaron que hoy existen mejores terapias farmacológicas y se sabe más sobre la enfermedad, con lo cual, las perspectivas son buenas si se cumple el tratamiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario