Estudiantes ratificaron la toma de las escuelas porteñas y reclamaron diálogo
Reclaman mejoras edilicias, viandas de mejor calidad alimenticia y mejores condiciones salariales y laborales de los docentes. Critican el envío de policías a domicilios particulares.

Viernes 30 de Septiembre de 2022

Las agrupaciones estudiantiles que lideran la toma de siete colegios y las actividades de protesta en 13 establecimientos ratificaron la continuidad de las medidas, las causas y reiterados pedidos de diálogo a las autoridades educativas porteñas y criticaron el envío de policías a los domicilios.

Representantes de la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB), la Unión de Centro de Estudiantes Secundarios (Unces) y de la Red Nacional de Centros de Estudiantes (Renace) explicaron los motivos de las tomas y la movilización a la que se sumarán el 4 de octubre próximo junto al gremio docente de UTE.

En el edificio escolar que comparten el Liceo 15 “profesor Pascual Guglianone” y la Técnica 8 “José Antonio Álvarez Condarco” sobre la avenida Carabobo en el barrio de Caballito, los estudiantes exigieron a las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires la apertura de canales de diálogo.

Zoe Varela, estudiante de la escuela de teatro “Niní Marshall”, leyó un comunicado de la CEB que recordaba que las tomas “llegaron después de numerosos pedidos de diálogo y de que las autoridades se negasen siempre a construir una mesa para trabajar sobre las grandes falencias en las condiciones edilicias, en las viandas y en todo si sistema educativo”.

“No podemos cursar en edificios en los que no hay agua o en los que se caen los techos, hace cuatros meses se cayó una pared en la escuela 8 del distrito escolar 10 y de casualidad no terminó en tragedia”, explicó.

La alumna dijo que también necesitan “viandas de mejor calidad y en mayor cantidad que superen el actual servicio ineficiente que está en manos de pocos proveedores que entregan sánguches de paleta y queso congelados y en varios casos en mal estado”, detalló.

“También tenemos que discutir el actual sistema de prácticas laborales inconsultas, para que no pase como con los estudiantes del Lengüitas a los que llevaron a un hotel con el pretexto de practicar los idiomas que estudian y terminaron lavando platos; queremos ser partícipes del planeamiento de esas actividades”, agregó.

Otro de los representantes de la CEB apuntó que “la escalada de violencia es culpa de Rodríguez Larreta y Acuña que mandan a la policía a buscarnos a nuestras casas, pedimos que se nos escuche y de respuesta a problemáticas que vienen desde hace tantos años”

“Las tomas no son un objetivo para nosotros, es una pena que solo nos presten atención cuando llegamos a las tomas, las puertas de nuestros colegios van a estar siempre abiertas para dialogar”, destacó

Los estudiantes destacaron que se sumarán este 4 de octubre a la movilización que organziará la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) en reclamo por mejoras en las condiciones salariales y laborales.

Leer más: Estudiantes advierten que la ola de toma de colegios podría llegar a Rosario

Ayrton, presidente de la Unces dijo: “Rodríguez Larreta, que nos mandó a la policía a nuestras casas y les labró contravenciones y multas a nuestras familias, ahora dice que va a ser más estricto y duro; yo me pregunto: ¿Qué se refiere, que planea hacer que sea más duro que mandarnos la policía?”.

“La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, dice que no van a dialogar con los estudiantes que toman escuelas, no nos mientan, si antes de las tomas tampoco dialogaban con nosotros”, aseguró. Camila, secretaria general de la Renace, distribuyó entre los periodistas fotografías de viandas en mál estado y problemas de infraestructura de diferentes escuelas.

“Rodríguez Larreta no dijo nada cuando una estudiante de 11 años se murió de hambre, y nosotros desde antes de eso veníamos denunciando en que situación estábamos y el 31 de agosto nos movilizamos, sería bueno que en algún momento nos escuchen y se sienten a dialogar”, agregó.

“Al Mariano Acosta le cortaron la luz ni bien lo tomaron y la persecución sobre la presidenta de su centro de estudiantes es horrible; nos quieren apagar a todos, pretenden que dejemos de participar y para eso nos persiguen, pero no les tenemos miedo porque somos sujetos políticos y queremos seguir dialogando porque tenemos derecho a pensar la educación que queremos”, finalizó.