En Voz Baja

Un sueño imposible por culpa de la pandemia

"La vida es un sueño y los sueños, sueños son", decía Calderón de la Barca y dejaba pensado a más de uno. Lo mismo que provocó, sin tan emotivo vuelo poético, ayer al mediodía Leo Farhat en "El noticiero de la gente".

Miércoles 05 de Agosto de 2020

“La vida es un sueño y los sueños, sueños son”, decía Calderón de la Barca y dejaba pensado a más de uno. Lo mismo que provocó, sin tan emotivo vuelo poético, ayer al mediodía Leo Farhat en “El noticiero de la gente”. A raíz de nada, contó que estaba en ayunas, muerto de hambre y contó lo que había soñado la noche anterior. “Soñé que nos invitabas a tu casa y nos hacías un asado”, reveló mirando a los ojos a su compañera en el noti del 5, Sonia Marchesi. Sus mirada desbordaba deseo, pero a no equivocarse, lo que quería era un jugoso plato de vacío, con una buena porción de achuras y bien abundante. Su coequiper lo entendió y le prometió que, ni bien termine la pandemia, le va a cumplir el deseo. “Los voy a invitar a todos”, se envalentonó, y añadió: “Y lo mejor para vos Leo, el que sueña no paga”.

El marketing detrás de la máscara de Batman

¿Cuál fue la pérdida más grave que provocó la revolución digital? La atención, sin dudas. El celular, las redes, los mensajitos de WhatsApp y las notificaciones se han convertido en una desgracia para los que necesitan concentrarse para trabajar, para escuchar un disco o leer un libro. Todo y todos son víctimas del bombardeo de esas molestas alertas que, si no se tiene un auténtico espíritu zen, hacen la vida imposible. En ese torbellino, llamar la atención es cada vez más difícil y los que necesitan hacerlo son capaces de cualquier cosa por conseguirlo. Hasta a hacer el ridículo, hasta ser “creativos”. Ayer Marcelo Tapia en su afán de promocionar su micro de tecnología en LT8 se disfrazó de Batman, pero no a la vieja usanza sino como se hace ahora, con un filtro de Snapchat. Y lo viralizó en las redes. ¡Santas chucherías!

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS