Economía

El FMI exigió "compromiso político y de la sociedad" para hacer recortes

Los directivos del Fondo instaron a "corregir desequilibrios". Caputo dijo que se garantizó el financiamiento hasta el fin del mandato de Macri.

Sábado 09 de Junio de 2018

El Fondo Monetario Internacional (FMI) exigió el "compromiso político y de toda la sociedad" argentina para soportar el ajuste. Así lo dejaron en claro los economistas del organismo Alejandro Werner y Roberto Cardarelli durante una conferencia de prensa que brindaron un día después del anuncio de un acuerdo crediticio por 50 mil millones de dólares. El primer efecto del nuevo plan fue la disparada del dólar a 25,95 pesos en la city porteña, producto de la retirada del Banco Central y las entidades oficiales.

El gobierno nacional anunció el jueves un principio de acuerdo con el Fondo para recibir un préstamo stand by por 50 mil millones de dólares en el marco de un programa de tres años. El primer desembolso sería este mismo mes, por 15 mil millones de dólares, mientras que el resto se girará en la medida que Argentina cumpla con las exigentes metas de recorte fiscal y ajuste económico. El programa contempla una reducción de gastos por 20 mil millones de dólares en tres años y exige déficit cero en 2020. Una misión del Fondo vendrá ya en agosto para monitorear la marcha de ese durísimo plan.

Werner, director del organismo para el Hemisferio Occidental, y Cardarelli, auditor del caso argentino, dijeron que las metas discutidas en las últimas semanas "son factibles" por lo cual reclamaron "un fuerte compromiso para remover desequilibrios fiscales y monetarios".

Cardarelli explicó que la economía argentina crecerá pese al fuerte ajuste fiscal que el país acordó con ese organismo. Frente a la magnitud del ajuste de 520 mil millones de pesos, el funcionario rescató la "salvaguarda" social acordada que permite reforzar la Asignación Universal por Hijo (AUH) hasta 30 mil millones de pesos en caso de catástrofe.

Werner elogió la rapidez con la que el gobierno pidió auxilio financiero al Fondo luego de las turbulencias financieras de los últimos meses. También aseguró que "la economía argentina de hoy es muy diferente a la de 2001".

"Lo que pasó en marzo y abril de este año hizo patente la necesidad de una estrategia que dependa del financiamiento externo", afirmó. El gobierno de Mauricio Macri, que recibió una economía desendeudada, tomó crédito por más de cien mil millones de dólares en dos años y medio. Una cantidad parecida se fugó por remisión de utilidades, pago de bienes y servicios, cancelación de deuda, atesoramiento y viajes al exterior. En el último año, por caso, entregó 13 mil millones de dólares de las reservas para facilitar la fuga de los tenedores de Lebac.

El encargado de tomar deuda, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, afirmó que el acuerdo con el FMI permitirá cubrir el financiamiento del país hasta el fin del mandato de Mauricio Macri "y más también".

El funcionario dijo que, a partir del acuerdo, el Banco Central "mejora sustancialmente su hoja de balance y refuerza su autonomía". Y se ufanó: "Matamos la maquinita y empezamos la reducción de las Lebac, que fue un motivo de preocupación en el mercado".

Con relación al mercado de cambios, Caputo sostuvo que el encargado de intervenir es el Banco Central. "Nosotros vamos a vender dólares para cubrir el déficit y probablemente lo hagamos a través del Banco Nación".

En el primer día de liberación cambiaria, la divisa llegó al récord de 25,95 pesos por unidad, luego de haber pasado los 26 pesos a media rueda.

En el segmento mayorista el dólar finalizó en $ 25,31 para la venta. El avance de la cotización se produjo simultáneamente con una caída del volumen del 46 por ciento respecto de anteayer al sumar ayer negocios por 682 millones de dólares. En el Rofex, se operaron 776 millones, de los cuales más del 48 por ciento se pactó para junio a $25,88.

Las reservas internacional del Banco central finalizaron ayer en u$s 49.648 millones, con una disminución de u$s 202 millones respecto al día hábil anterior.

Más deuda para realizar el canje de las Lebac

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, expuso ante banqueros y ejecutivos el plan del gobierno para desactivar la bomba que el Banco Central construyó con las Lebac. El plan prevé rescatar esos títulos de deuda en pesos por un monto equivalente a 25.000 millones de dólares, en tres años. El fin de esa bicicleta fue una de las exigencias del FMI.

   El gobierno va a tomar deuda para cancelar un volumen importante de Letras Intransferibles que están en manos del BCRA. Estas letras son títulos de deuda intraestatal que el Tesoro le entrega al organismo monetario a cambio de los recursos que éste le transfiere y que no pagan intereses. Ahora se convertirán, como ocurrió cuando asumió Macri en diciembre de 2015, en la garantía de préstamos para darle pesos a Federico Sturzenegger. Con esos pesos se recomprarán Lebac, cuyo stock actualmente supera el 1,2 billón de pesos.

   "Lo que tenemos que hacer es retirar pesos, se los damos al BCRA, y con ese dinero se cancelan Lebac. Con esta maniobra la cantidad de pesos en el mercado no se modifica", consideró Caputo.

   Al respecto, precisó que las condiciones de los títulos que el Tesoro emitirá serán determinadas en cada intervención.

   De este modo el gobierno pretende cambiar sustancialmente el mecanismo, ya que hasta ahora el Banco Central emitía pesos para comprar dólares por cuenta del Tesoro y luego para esterilizar esa liquidez colocaba Lebac, con altas tasas para hacerlas más atractivas.

   Caputo agregó que "hay demanda de dólares y no hay necesidad de que se los vendamos al Central".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario