..

Zavalla: Dictan prisión domiciliaria para los acusados de sustraer a los mellizos

Son los bebés que desaparecieron tras nacer. La Capital estuvo en la audiencia imputativa realizada en Casilda.

Miércoles 06 de Agosto de 2014

Las cuatro personas detenidas el lunes en Casilda en el marco de la sonada causa por la desaparición de mellizos recién nacidos, hijos de una mujer residente en Zavalla, tendrán que cumplir prisión domiciliaria por el término de 40 días. Así lo dispuso ayer la jueza penal Mariel Minetti, en la audiencia convocada por el Ministerio Público de la Acusación Nº 2 de Casilda, donde se lleva adelante la investigación.

Las hermanas Andrea y Mariana N. y sus esposos Germán S. y Luis J. están imputados como coautores del presunto delito de sustracción, retención y ocultamiento de bebés, pero para sus abogados defensores no hay pruebas que justifiquen tal calificación penal.

"Esto es una aventura jurídica que está causando un daño irreparable", dijo uno de los letrados patrocinantes de los acusados durante la audiencia a la que tuvo acceso la prensa, justamente a pedido de la defensa.

Si bien las fiscales Lorena Aronne y Marianella Luna solicitaron la prisión preventiva por tiempo indeterminado argumentando razones de "peligrosidad procesal", la magistrada consideró que no existía tal riesgo, por lo que resolvió el arresto domiciliario bajo la supervisión de personal policial de la UR-IV de policía del departamento Caseros.

Relato. Los imputados están sospechados de haber "despojado" a una mujer de mellizos que habría dado a luz en Casilda. Según lo relatado por la Fiscalía durante la audiencia, la madre de los bebés, Liliana Montenegro, relató a la Justicia que la fueron a buscar a su casa de Zavalla, tras haber roto bolsa, para ser trasladada por la ruta nacional 33 hacia la clínica Julián Moreno de Casilda, donde habrían nacido las criaturas, que aún no fueron halladas. Durante el trayecto aseguró que le inyectaron una intravenosa y que luego cambiaron de vehículo para seguir hasta el destino indicado.

La mujer dijo que fue llevada a una habitación del nosocomio y en presencia de los ahora imputados y una enfermera dio a luz. Según su testimonio, luego de sustraerle los niños y, tras engañarla con el argumento de que habían nacido sin vida, la llevaron en una trafic hasta el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde despertó en una cama sin sus pantalones. Y de allí fue trasladada horas más tarde en remís hacia Zavalla, donde comenzó, denuncia mediante, a visibilizarse lo sucedido.

Argumentación. Para probar lo manifestado, las fiscales se valieron fundamentalmente de testimonios y documentación que acredita que la mujer de Zavalla estaba cursando un embarazo de mellizos, además de informes médicos que dan cuenta de que Liliana no tiene problemas psicológicos ni es una mitómana. Además, argumentaron la verosimilitud del relato a partir de detalles que la mujer aportó sobre la clínica y sobre las características físicas de las personas que los trasladaron. Los abogados consideraron "poco serios" estos fundamentos.

Todo esto les fue leído a los imputados durante la audiencia de ayer en Casilda, delante de LaCapital. Sin embargo, tanto Andrea N., como su hermana Mariana N. aseguran que están siendo acusadas de algo que no cometieron.

Andrea admitió, sí, que a través de una intermediaria se contactó con la mujer embarazada con la intención de adoptar a sus hijos bajo su consentimiento. Y que incluso la ayudó con alimentos. También reconoció que compró ropa y enceres para esperar la llegada de los niños, pero que nunca imaginó que la historia terminaría de esta forma.

La ahora imputada aseguró también que sólo una vez acompañó a Liliana al médico, y que se enteró por ella de que los bebés habían nacido muertos, algo que, recordó, la mamá de los mellizos incluso publicó en Facebook. "Nunca le ofrecimos plata y ella estaba de acuerdo (con la adopción) para que los chicos recibieran mucho amor y una vida mejor", recordó Andrea, y resaltó que sus allegados sabían que iba a tener los mellizos. "Es irrisorio pensar que yo pueda haber ocultado o retenido los bebés", argumentó.

En tanto, su hermana detalló que Andrea le había dicho hacía tres meses que estaba por adoptar mellizos en Zavalla. Y defendió su inocencia y la de su esposo al asegurar que el día que la mamá dijo haber dado a luz (el 13 de julio) estaban en la localidad entrerriana de Federación, a unos 500 kilómetros de Casilda.

Acalorado debate. Los imputados no aceptaron preguntas de las fiscales, pero sus abogados defensores mantuvieron un acalorado debate con las representantes del Ministerio Publico de la Acusación. "Esto es tendencioso, porque quieren hallar a un culpable cuando no existen elementos probatorios", dijeron los abogados defensores Brian Wheeler y Germán Mahieu.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS