..

Venado Tuerto pidió justicia por la familia muerta en manos de un fugitivo

 Unas cuatrocientas personas marcharon por la ciudad en reclamo de justicia. Desde las 17, y durante dos horas, caminaron por las calles céntricas de Venado.  

Domingo 11 de Octubre de 2015

"No quiero más que justicia. Que la persona que cometió este crimen esté presa y no la suelten. Nos destruyó a todos nosotros y eso es algo que lo vamos a llevar de por vida". Las palabras de Sonia Gavaciutti resumían ayer la idea generalizada de los vecinos de Venado Tuerto que se concentraron en la plaza San Martín para repudiar el "triple crimen", como ya denominan a la muerte de una familia que se desplazaba en moto, por parte de un ex convicto que huía de la policía con un auto robado. Sonia es hermana de Natalia, la mujer de 30 años que murió junto a su pareja, Leonardo Díaz, y su hija, Rocío Gavaciutti. Una movilización cargada de emotividad, por momentos de bronca, tensión y mucho dolor, donde no faltaron los compañeros de la menor fallecida.

Unas cuatrocientas personas marcharon por la ciudad en reclamo de justicia. Desde las 17, y durante dos horas, caminaron por las calles céntricas de Venado.

Con un cartel de "prohibido olvidar", los familiares encolumnaron una manifestación donde se dieron cita amigos, compañeros de las víctimas y vecinos de Venado Tuerto. "Justicia por Rochi, Naty y Leo", se veía en otro cartel donde aparecían las fotos de las víctimas fatales.

La concentración tuvo la participación especial de niños y adolescentes, muchos compañeros de la pequeña Rocío. "Por favor, somos niños, no queremos que suceda más. Se fue una amiga", rezaba uno de los tantos escritos que los mismos chicos elaboraron para la marcha. "7º 2015. Rocío, por siempre en nuestros..." y los corazones dibujados, podía verse en otra pancarta sostenida por una chica muy joven.

Los chicos se habían reunido justamente para elaborar los carteles que llevarían a la marcha, acaso como una forma de procesar esta tragedia que enluta la Escuela 1.189 de Venado Tuerto, donde concurría Rocío, de sólo 12 años.

Sonia, hermana de Natalia, pidió justicia por hermana, la pareja y su sobrina. "No quiero nada más que justicia. Que la persona que cometió ese crimen esté presa y no lo suelten. Nos destruyó a todos nosotros y eso es algo que lo vamos a llevar de por vida".

Los manifestantes, con buen criterio, evitaron marchar hacia la comisaría 2ª de la ciudad y el argumento de Sonia fue claro: "No fuimos porque él está preso. Pero no queremos que lo suelten. Se tiene que pudrir en la cárcel porque es una persona que hizo pedazos una familia. Se llevó tres personas que no le hacían mal a nadie".

El caso. La tragedia que enluta a Venado ocurrió la noche del miércoles, cuando tres personas, integrantes de una misma familia, murieron al ser atropelladas por un delincuente que huía en auto de la policía. Las víctimas fueron embestidas por el maleante en plena persecución en la esquina de España y Agüero de esa ciudad.

El hecho ocurrió luego de que un VW Bora fuera robado a las 17 del miércoles frente a un jardín de infantes. El automóvil estuvo con pedido de captura hasta que, hacia la medianoche, su presencia fue advertida por la central de monitoreo.

Alertada la policía, se inició una frenética persecución que duró varias cuadras hasta que, en la esquina de España y Agüero, el auto se estrelló contra una moto Guerrero de 110 centímetros cúbicos donde viajaban las tres víctimas: Natalia, Leonardo y Rocío. El saldo fue la muerte instantánea de de los tres tripulantes.

Desde el entorno familiar no responsabilizan a la policía por la persecución que acabó con las tres vidas. Susana, la mamá de Natalia y abuela de Rocío, sostuvo que "no fueron imprudentes. El ladrón es él y ellos hicieron lo que tenían que hacer". La mujer de 60 años, en medio de la indignación y envuelta en llanto, amenazó con ajusticiar al asesino si lo ve libre. Sus dichos fueron acompañados de un cerrado aplauso que cortó el tenso clima que se vivía en la plaza San Martín de Venado Tuerto. Susana llevaba en la mano una foto de su nieta Rocío y el guardapolvos de la pequeña, alumna de 7º grado.

Sonia, por su parte, contó también el drama que significó volver a la casa y encontrar la falta de Natalia, Rocío y Leonardo. "¿Sabés lo que es eso? Era gente laburante que tenía un futuro en común y de golpe aparece un tipo como éste y nos caga la vida. Tiene que estar en la cárcel este delincuente", pidió.

Y en el mismo rumbo, el papá de Natalia, Alfredo, exigió que el delincuente "no salga de la prisión. Agradezco a la gente este acompañamiento y no me lo voy a olvidar jamás. Pero nuestro dolor es infinito. Esto nos puede pasar a cualquiera y antes de que me pasara yo veía los noticieros y pensaba que les pasa a los otros y en verdad nos puede pasar a todos", remató.

Venado está de luto y ayer lo demostró por las calles.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS