..

“Vamos a profundizar el perfil productivo de Pérez”, aseguró el intendente electo

Pablo Corsalini viene de vencer a Alejandro Marinsaldi, actual intendente, que en las anteriores elecciones le arrebatara la posibilidad de conducir los destinos de la ciudad.

Domingo 12 de Julio de 2015

Consolidar y profundizar el perfil productivo de la ciudad para generar empleo genuino, base para la inclusión y la lucha contra la marginalidad y todos los males que trae aparejada. Este es uno de los pilares fundamentales que Pablo Corsalini, intendente electo de Pérez, plantea como eje de su futura gestión, en una ciudad que, en sus propias palabras, tiene “su segunda oportunidad” con el parque industrial, la reactivación de los talleres ferroviarios y la millonaria inversión que está haciendo la empresa Gerdau.

   Corsalini, un joven concejal del Frente para la Victoria, viene de vencer a Alejandro Marinsaldi, actual intendente, que en las anteriores elecciones le arrebatara la posibilidad de conducir los destinos de la ciudad. Después de cuatro años de trabajo intenso en el Concejo, y de fortalecer relaciones con el gobierno de la Nación, el justicialista logró esta vez que el electorado se volcara a su favor.

   “Sí, ganamos. Nos dio una buena mano la actual gestión, que no hizo nada, y la relación estrecha con la Nación, de la mano del diputado Marcos Cleri, con quien armamos una buena agenda de trabajo junto a las instituciones de la ciudad”, cuenta el ahora intendente electo. Un ejemplo de esto se dio con los bomberos voluntarios, que recibieron 4 millones de pesos para equipamiento. “Si no se hubiera dado esta relación, hubiese sido difícil para los que éramos minoría enfrentar al poder de turno. En ese escenario pudimos gestionar políticas productivas, desplegar la agenda nacional sin ser gobierno”, cuenta.
  
Obras y servicios. Ahora le tocará gestionar obras y servicios fundamentales, muchos de los cuales (infraestructura, energía, agua, educación) no dependen de una administración comunal. Corsalini lo sabe. Y por eso, además de militar fuertemente por el Frente para la Victoria a nivel nacional, también se plantea una relación de entendimiento con la provincia y con las otras fuerzas políticas. “Vamos a convocar a los sectores políticos para marcar una agenda común en materia de seguridad, lucha contra el narcotráfico, desempleo y promoción del primer empleo”, anuncia, y profundiza: “Con la provincia buscaremos espacios de diálogo y consenso. Necesitamos inversiones en obras como desagües pluviales, tenemos que plantearle una política clara de producción, acorde al perfil de la ciudad”, insiste.

   Sabe que para este propósito Pérez tiene ventajas comparativas, como una fuerte conectividad vial y, sobre todo, tierra libre para explotar, no sólo en proyectos residenciales, sino en emprendimientos productivos. “Queremos potenciar la producción para dar empleo y luchar así contra los flagelos sociales”, afirma.

   Es que Corsalini está convencido de que el parque industrial, los talleres ferroviarios y la inversión que realiza en Pérez la empresa Gerdau son “la segunda oportunidad” para una ciudad que alguna vez tuvo 3 mil personas empleadas en el ferrocarril, de las cuales quedaron 180, recluidas en una cooperativa que logró mantener vivos los talleres que hoy están en manos privadas. Corsalini tiene esperanzas en esta reactivación, así como en el aporte privado a objetivos públicos, como lo serán los 9 millones de pesos que Gerdau aportará para mejoras edilicias en la escuela técnica.

Con el Concejo. En el plano interno, sabe que tiene un gran desafío con el Concejo, que quedó compuesto por dos representantes del Frente para la Victoria, dos del Frente Pérez Cambia, uno del Frente Progresista Cívico y Social y uno de la Agrupación Celeste y Blanca. “Es un Conejo dispar, pero tenemos que sacar lo bueno de estas diferencias. Esto nos llevará a ser más dialoguistas, y a poner en el Concejo un protagonismo que había perdido los últimos años”, dice.

   En este rumbo, plantea la profesionalización de los cuadros políticos y la generación de equipos técnicos de trabajo. “No podemos seguir administrando la ciudad como si fuera un pueblo. Hoy tenemos un equipo de trabajo con un promedio de edad de entre 45 y 50 años, que no viene de la política partidaria pero participa con un gran compromiso”, asegura.

   Por lo demás, el ahora intendente electo está trabajando fuertemente para mantener la representatividad política del Frente para la Victoria a nivel nacional, para “llevar a Omar Perotti y a Cleri al Congreso de la Nación, porque lo necesitamos”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario