..

Una joven anoréxica murió porque se negó a recibir atención médica

Conmoción en Entre Ríos. Antonella (19) vivía en Rosario del Tala. Rechazaba la asistencia profesional obedeciendo la creencia religiosa de su familia materna.  

Miércoles 19 de Junio de 2013

Con 35 kilos de peso corporal y sin atención médica a raíz de sus convicciones de fe, una adolescente de 19 años murió el viernes último en la localidad entrerriana de Rosario del Tala, en el centro provincial. Sus pobladores están conmocionados por el caso, que desde ayer es investigado de oficio por la Justicia y que apunta, en principio, a la madre y a la abuela de la joven.

Por otra parte su padre, que no comparte estas creencias y que hace meses luchaba por la debida atención para su primogénita, acudirá hoy a los tribunales civiles para pedir protección para las otras seis hijas que tuvo con su ex esposa.

"El único médico que atendió a Antonella fue el que fue a constatar su muerte", dijo a La Capital Gustavo Baridón, abogado de Cristian Mirabelli, el padre de la chica que falleció en la casa materna en la madrugada del viernes, tras agonizar desde el jueves a la tarde. Antes de su deceso y en toda su vida jamás fue siquiera revisada por un profesional al igual que sus seis hermanas menores.

Por ello, "hoy haremos una presentación en el Juzgado Civil y Comercial a cargo de la doctora María Elina Corral, para pedir protección para las hijas que quedan vivas, y que se les haga en forma compulsiva una evaluación médica para ver cuál es su estado de salud", precisó el letrado.

Asimismo "se pedirá una evaluación psiquiátrica porque todas las hermanas piensan igual: que no tienen necesidad de la atención profesional porque así se lo impone su creencia. La semana que viene haremos otras presentaciones y, de ser necesario, se pedirá la tenencia", advirtió Baridón.

Investigación penal. Antonella Mirabelli tenía 19 años y estudiaba una carrera terciaria. Murió a la 1 del viernes, fue velada en una sala mortuoria y luego entrerrada sin autopsia previa, por lo que se estima que sus restos serán exhumados en los próximos días, en el marco de la investigación de oficio que inició ayer la fiscal subrogante de Rosario del Tala, Silvina Cabrera, bajo la figura de "muerte dudosa".

"Era una chica con muchas ganas de vivir, la quería todo el mundo. Tenía excelentes notas y muy buena conducta. En alguna oportunidad que tuve de tratar con ella, jamás me habló de religión ni de sus creencias. Ello no se notaba en su discurso. Sólo cuando trascendió la polémica por sus trastornos alimentarios y su negación de recibir atención médica, se supo que pertenecía a esta especie de 'secta', según la han calificado distintos pastores locales y el propio párroco Edgardo Segovia", comentó a este diario el periodista local Fernando Gervasoni.

"La comunidad está conmocionada desde que se supo que murió Antonella y de qué manera", agregó el conductor radial.

En su sitio de Facebook "Al Frente 2013", muchos talenses expresaron su indignación y repudio hacia Verónica Rodríguez Roca, la madre de la chica y su abuela, Cielo Roca. Incluso, se está organizando a través de redes sociales una marcha de vecinos para este viernes a las 21.30, desde la céntrica plaza Libertad. Precisamente, su lema será: "Indignación, repudio y justicia".

En general, los talenses coinciden en sus opiniones condenatorias a la familia. Y el medio masivo para manifestarlas son las redes virtuales, donde plasman expresiones como: "Es inexplicable que una madre deje morir a su hija". En este sentido, una vecina comentó: "Ojalá que a la fiscal no le tiemble el pulso para firmar lo que sea necesario para recuperar a las hermanas de Antonella".

Intransigentes. Tan estricta es la convicción de Roca, de los fieles y de la propia Antonella, que hace dos meses, cuando la Justicia y la policía intentó rescatarla ante su avanzado grado de desnutrición y la llevó al hospital San Roque, la muchacha se resistió a la atención de los profesionales, y les gritó que eran el anticristo y el demonio. En tanto, su madre y su abuela protagonizaron un escándalo, respaldando la voluntad de la chica, que de allí fue trasladada al psiquiátrico de puertas abiertas Luis Ellerman, de donde luego se fugó.

Este intento de rescate se originó en una presentación judicial realizada por el padre de la joven. Si bien no se logró que se dejara siquiera revisar, un equipo interdisciplinario de profesionales talenses, entre ellos psicólogos, comenzó desde entonces a mantener encuentros con ella los días jueves, para intentar salvarle la vida apartándola sin éxito de su postura.

El pasado jueves 13 de este mes, tras la última reunión con este equipo, Antonella se descompensó y hasta la madrugada del viernes, cuando dejó de respirar. Mientras tanto, la rama materna de su familia sólo se limitó a orar y pedir a Dios que se recuperara.

Qué dice la ley

La ley Nº 26.529, sobre derechos del paciente en su artículo 2, inciso e) expresa: “Autonomía de la voluntad. El paciente tiene derecho a aceptar o rechazar determinadas terapias o procedimientos médicos o biológicos, con o sin expresión de causa, como así también a revocar posteriormente su manifestación de la voluntad”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario