país

Una iraní fue castigada con 74 latigazos por subir fotos a Instagram

También recibió una condena de 16 años de cárcel. Su esposo fue condenado por criticar al régimen y demostrar amor a su pareja. El matrimonio abandonó el país.

Jueves 21 de Mayo de 2020

Shabnam Shahrokhi y Ahmad Moin Shirazi son pareja, influencers y fueron juzgados en Irán por los contenidos publicados en sus redes sociales. Las acusaciones que le imputa la teocracia chiíta son “propaganda contra el régimen”, publicar contenido “obsceno y vulgar” y difundir "corrupción moral”.

Para ella, Shabnam Sharokhi, la Justicia fue muy dura: la condenó a 16 años de prisión, 74 latigazos y tres meses de trabajos voluntarios. ¿Por qué? Por sus fotografías haciendo ejercicio sin velo, sus publicaciones en Instagram con su familia y tratar cuestiones sociales o políticas en algunas ocasiones.

Embed

El, Ahmad Moin Shirazi, recibió una pena de nueve años de prisión. A él lo acusan de compartir publicaciones en su perfil denunciando la corrupción de las autoridades, la pobreza y la falta de libertad en el país. Pero también por las muestras de amor realizadas hacia su esposa. “Me llamaron corrupto”, dijo Shirazi.

Y también comentó que lo peor para el régimen iraní "fueron las fotos de Shabnam sin velo al lado de mi madre. No podían soportar la idea de que la gente empiece a pensar que ambos géneros, velados y descubiertos, pueden coexistir en Irán”.

“Intentamos ser ciudadanos responsables, encontrar el estilo de vida correcto... Fuimos acusados de disfrutar nuestra paternidad”, dijo él a sus seguidores cuando contó las condenas recibidas.

Anteriormente la familia ya había tenido problemas con la Justicia de su país por un episodio similar que los obligó a abandonar el país junto a su familia y mudarse a Turquía, según dijeron.

“Un día a principios del verano de 2019 recibí una llamada oculta en mi teléfono”, contó Ahmad Moin Shirazi al diario francés Le Monde. “Nadie, excepto el sistema, tiene acceso a esta opción en Irán. Supe de inmediato que era un mal presagio”. La llamada era del Ministerio de Inteligencia, que los convocaba a ambos para interrogarlos. Según Shirazi dijo que en el interrogatorio, que duró cuatro horas, supieron que las autoridades tenían acumuladas entre 500 y 1.000 páginas de información sobre ellos.

Luego de una noche en prisión y a la espera del juicio, la pareja salió en libertad mediante el pago de la fianza. Meses más tarde, decidieron huir a Turquía con sus hijos: “Salimos con sólo cinco valijas. Dejamos diez años viviendo juntos en Irán: nuestro negocio, nuestra casa y las personas que queremos”.

Ahora, ante esta nueva condena, su defensa adelantó que intentará apelar el veredicto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario