..

Un tornado azotó a Laboulaye y voló los techos de unas cien casas

 La zona más afectada de esta ciudad, poblada por unas 20 mil personas, fue el norte del radio urbano (sobre todo el barrio Belgrano) donde el meteoro afectó a las principales edificaciones, además de árboles y postes.

Jueves 27 de Enero de 2011

La noche del martes y las primeras horas de ayer fueron trágicas para esta localidad agrícola ubicada al sur de Córdoba, a escasos kilómetros del límite con la provincia de Santa Fe. Un fuerte viento, al que se emparentó con la cola de un tornado, causó la voladura de los techos de un centenar de casas y destrozos en edificios importantes como el del casino y algunas estructuras del ferrocarril.

La zona más afectada de esta ciudad, poblada por unas 20 mil personas, fue el norte del radio urbano (sobre todo el barrio Belgrano) donde el meteoro afectó a las principales edificaciones, además de árboles y postes. Por fortuna no hubo que lamentar víctimas fatales.

La cooperativa que abastece de electricidad debió cortar la energía en algunos sectores para facilitar la tarea de los voluntarios, pero ayer paulatinamente se estaba reponiendo mientras se avanzaba con los arreglos más elementales.

Uno de los primeros relevamientos realizados por la policía, Defensa Civil y los bomberos voluntarios dio cuenta de destrozos en más de un centenar de casas, árboles, postes de iluminación y telefonía.

Ayer, la gente intentaba reconstruir sus casas y evaluar las pérdidas. Felizmente, la solidaridad resurgió de cada vecino y en las principales instituciones locales que se pusieron a disposición en la ayuda social y humanitaria.

Relatos de damnificados.Los testimonios daban cuenta de la sorpresa con que el fenómeno los tomó. Una vecina contó que estaba con su hijo mirando televisión cuando escuchó un fuerte viento y algo que golpeó el techo. Luego empezó a temblar la casa y se empezaron a caer los ladrillos.

"Lo más terrible no era lo que se llevaba el viento, sino lo que traía. En mi patio encontré cosas que no eran mías, entre ellas, ramas y techos de otras casas", contó una mujer.

Otra vecina de nombre María Elena relató cómo fue el devastador meteoro: "La verdad que fue muy triste ver los techos volados y a los vecinos buscando las chapas de sus casas en los descampados", dijo.

Otra pobladora de Laboulaye contó cómo se vivió la tormenta en barrio Belgrano, uno de los sectores más afectados: "Aquí hizo un desastre", dijo Susana y agregó: "En el asilo de ancianos fue un desastre. Destrozó el galpón del ferrocarril, porque realmente fue muy fuerte".

"Cuando pasan estas cosas, lo primero que uno hace es encomendarse a Dios", añadió Susana, tras recordar que en su infancia, en La Cautiva, también le tocó vivir una situación así. Lo que sucedió ayer removió sus recuerdos.

Funcionarios del gobierno de Córdoba señalaron que se dispondrán de fondos especiales para la reconstrucción de las zonas afectadas, además de un mayor número de efectivos policiales para custodiar los bienes de los damnificados.

"Ha sido un tornado fuerte. Hubo postes que cayeron arriba de los techos, pero gracias a Dios no hay que lamentar heridos", fue lo primero que dijo el gobernador Juan Schiaretti.

"Lo primero que haremos es comenzar a devolverle la electricidad, ya hablé con la gente de la Cooperativa y de Epec. En segundo lugar vamos a traer más policías para que custodien las viviendas de los afectados porque en circunstancias como ésta aparece la grandeza de la gente pero también la miseria", sostuvo el mandatario.

Resaltó luego que se está llevando a cabo un relevamiento junto con la Secretaría de Obras y Servicios Públicos municipal y el Ministerio de Desarrollo de la provincia a fin de otorgar los recursos que se necesiten para "la reconstrucción de cada una de las casas perjudicadas".

"El gobierno provincial mandará la ayuda económica necesaria para reconstituir las viviendas que tengamos que reconstruir y para a paliar los daños que ha hecho este meteoro", afirmó el funcionario.

Sin víctimas. Por su parte, la intendenta de Laboulaye, Alicia Pregno, y el jefe de los bomberos de la ciudad, Gabriel Jofré, remarcaron que pese a la violenta tormenta sólo hubo que lamentar daños materiales.

"Esperábamos el agua y llegó con viento. La lluvia intensa duró dos horas pero el viento destruyó todo en cinco minutos", contó la jefa comunal. Y agregó: "La gente está bien, lo material nos ha complicado".

"Pusimos a disposición un albergue para las familias damnificadas, la mayoría decidió alojarse en casas de familiares. Tenemos que ver cuál es la magnitud de esto. Hay mucho por reparar", concluyó.

Derivados

Las pocas personas que resultaron con heridas leves fueron derivadas hasta el hospital regional Ramón J. Cárcano. En el casino local, empleados y apostadores que estaban jugando "tuvieron que refugiarse debajo de las mesas de juego", afirmaron algunas fuentes. Calculan que los vientos llegaron a los 130 kilómetros por hora.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario