..

Un nuevo paro pone a Villa G. Gálvez al borde de la emergencia sanitaria

Lo iniciaron los municipales por tiempo indeterminado. Una lista de reclamos. Ayer se empezó a sentir la ausencia de servicios. Aseguran que faltan insumos.

Miércoles 12 de Octubre de 2011

La postal de los contenedores repletos de basura, las bolsas por el suelo y la falta de servicios volvió a repetirse en esta ciudad, y tiende a agravarse. Es que ayer mismo comenzaron a sentirse los efectos del paro por tiempo indeterminado que lanzó el sindicato de los municipales de esta ciudad en reclamo de salarios adeudados, y que hoy tendrá un nuevo capítulo cuando se concentren, a las 10, en la sede rosarina de la Gobernación para pedir la intervención de la provincia en el conflicto.

LaCapital intentó sin éxito contactar al intendente Jorge Murabito. Sin embargo, una fuente municipal aseguró que hoy las oficinas estarán abiertas para poder recaudar y llegar a pagar los sueldos, aunque también habló de un tufillo "político" en la huelga, ya que "los empleados mostraban antes mucha más tolerancia, y ahora salen de esta manera por una deudas que no es de meses, sino de días" (ver aparte).

La medida de fuerza fue adoptada en una asamblea extraordinaria que tuvo lugar el jueves pasado, en que se dispuso el paro "hasta el cobro de la totalidad de los haberes, asegurando guardias mínimas" a partir del sábado. A partir de ayer, la modalidad fue con concurrencia a los lugares de trabajo para marcar el ingreso, exceptuando el área de salud y el Concejo Deliberante. Además, los empleados se concentraron frente al palacio municipal.

En diálogo con LaCapital, Mónica Cabrera, secretaria de Prensa del sindicato, recordó que "el 30 de septiembre nos dijeron en la Municipalidad que ya tenían para liquidar el 80 por ciento de los haberes a los empleados, y cuatro días después resultó que no había más del 40 por ciento"

Indignada, la dirigente recordó que en la manifestación de ayer no se hizo presente el intendente. Y apuntó: "No nos pagan los haberes, ni la cuota gremial, ni la obra social. Hace dos meses que no recibimos los aportes gremiales, que son nuestros porque la Municipalidad no funciona más que como agente de retención", se quejó.

Según la gremialista, la planta municipal tiene 857 empleados, mientras que "los casi 300 contratados que tenía el municipio fueron despedidos, hoy quedarán unos 40".

En rigor, algunos de los contratados fueron pasados a planta. Como el empleado que se incorporó al staff permanente de la Municipalidad en julio, pero "desde junio" no cobra, dice, mientras pide absoluto anonimato.

Para el gremio, Villa Gobernador Gálvez debería declararse en "emergencia sanitaria". Es que no es solamente el problema salarial el que, aseguran, aqueja al municipio. "Está faltando combustible para los camiones de recolección de residuos, no proveen indumentarias, carecemos de elementos indispensables para las tareas de parques y paseos, no hay ni bolsas plásticas para el trabajo de barrido y limpieza, faltan materiales descartables en los centros de salud, que no tienen ni médicos", enumeró Cabrera, convencida de que "aunque recibiéramos los sueldos, no podemos trabajar por falta de insumos".

Ayer La Capital recorrió la ciudad y pudo comprobar cómo se notaba ya la ausencia de los servicios, con la imagen en todas las cuadras de la basura sin recoger.

No es la primera vez que la Municipalidad sufre un paro de personal. Entre los que encaró el gremio que nuclea a los empleados más los que realizaron los contratados de barrido y limpieza, supera ampliamente la decena. Pero este es uno de los más contundentes y activos, no sólo porque fue general, sino porque está planteado por tiempo indeterminado, y se espera que hoy la gente se movilice hasta Rosario, para pedir a las autoridades provinciales las respuestas que no encuentran en las municipales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario