..

Un juez revocó el sobreseimiento de los dos matrimonios casildenses

La defensa calificó a la decisión del magistrado como “razonable”. Para el magistrado la investigación no estaba concluida cuando se desvinculó a los acusados y quedan pruebas para analizar.

Jueves 23 de Abril de 2015

El juez camarista Guillermo Llaudet Maza resolvió revocar el sobreseimiento dictado en primera instancia, de los dos matrimonios casildenses acusados de la sustracción, retención y ocultamiento de menores, en el marco del resonante caso de los mellizos desaparecidos en Zavalla, sobre cuya gestación y supuesto nacimiento en condiciones de clandestinidad en julio de 2014 continúan las dudas.

De este modo, el magistrado contempló el pedido de la Fiscalía de Casilda, basado entre otros argumentos en que la investigación no estaba concluida a la hora de desvincular a los acusados, dado que aún quedan pruebas pendientes de producir y analizar. Por ello, otorgó a las fiscales Marianela Luna y Lorena Aronne un plazo de 45 días corridos para "agotar las medidas probatorias que no se hallaren cumplidas a la fecha".

El 9 de diciembre de 2014, la jueza penal del Distrito Judicial Nº 7, Mariel Minetti, dictó el sobreseimiento de los imputados: las hermanas Andrea y Mariana N. y sus esposos Luis J. y Germán S., todos domiciliados en Casilda, a quienes una mujer residente en Zavalla, Liliana Montenegro, denunció como los responsables del parto clandestino y la desaparición de las dos criaturas.

Tanto la Fiscalía, como la abogada querellante, Lucila Puyol, apelaron la resolución de la magistrada y a lo largo de dos audiencias explicaron que el fallo fue "apresurado", porque, entre otras pruebas, faltaban realizar algunas pericias informáticas y estudiar los entrecruzamientos de llamadas.

Prematuro. Al respecto, Llaudet Maza entendió que el sobreseimiento de los matrimonios fue "prematuro, tal como adujo la acusación", dado que fue "previo al agotamiento de la investigación que la Fiscalía se encontraba válidamente desplegando en ese momento", expresó en el fallo de cámara.

En otro tramo, el juez remarcó que Minetti había sido avisada de "la pendencia de múltiples medidas inherentes a esa investigación" y "pese a tal advertencia, habilitó el debate e hizo lugar al planteo" de la desvinculación de los acusados, y calificó tal intromisión como "impropia e improcedente".

En 45 días. El juez dispuso entonces que la Fiscalía, en un plazo de 45 días corridos desde ayer, "agote las medidas probatorias que no se hallaren cumplidas a la fecha, y formule la acusación, disponga el archivo fiscal o requiera en audiencia y con debida fundamentación una prórroga por igual plazo y por única vez a estos fines". Así, y en virtud del sobreseimiento dictado, los imputados seguirán vinculados al proceso, aunque continuarán en libertad.

Si bien las fiscales del caso prefirieron no hacer declaraciones sobre el fallo dado a conocer ayer, fuentes cercanas a la investigación destacaron a La Capital que lo resuelto por Llaudet Maza "es positivo porque al revocar el sobreseimiento deja sujeto a proceso penal a los imputados, incluso archivándose la causa, ya que de surgir nuevos elementos podría reabrirse, lo cual hubiese sido imposible de mantenerse firme la sentencia ya que los exime de responsabilidad, sin poder seguir siendo investigados".

Y en ese contexto resaltaron la importancia de lo dispuesto "no sólo porque permite a las fiscales seguir avanzando con la investigación y definir en un plazo de 45 días con la posibilidad, pedido mediante, de ser prorrogado por el mismo tiempo, si llevan o no a juicio a los imputados y en caso de archivarse la causa poder reabrirse de surgir evidencias".

Defensa. Tras la revocatoria del sobreseimiento de los dos matrimonios casildenses imputados en el caso de los mellizos supuestamente desaparecidos de Zavalla, el abogado defensor de Andrea N. y su esposo Germán S., Fausto Irure, sostuvo que tal resolución "no implica que hayan surgido elementos sobre la cuestión de fondo que puedan comprometer la situación" de los implicados.

El profesional resaltó que "el camarista no hizo ninguna valoración sobre la causal del sobreseimiento, que fue la ausencia del embarazo (de la denunciante Liliana Montenegro). Simplemente consideró que, al momento del dictado del fallo en primera instancia, las fiscales contaban aún con plazo para investigar y por ello les dio la oportunidad (de seguir las actuaciones), otorgándole 45 días y resuelvan si acusan o piden el archivo de la causa".

En esa misma línea, Irure calificó la decisión adoptada por el juez Guillermo Llaudet Maza como de "razonable" y descartó la posibilidad de presentar algún recurso de tipo extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la provincia para se expida respecto a lo resuelto por la cámara.

Cuestión formal. El abogado insistió con que lo resuelto "es una cuestión formal que no cambia en nada la situación de los imputados, ya que no surgieron pruebas que contradigan la razón de fondo por la cual la jueza Minetti dispuso correctamente el sobreseimiento, y que es la no existencia del delito al no poder acreditarse fehacientemente el embarazo y, mucho menos, el nacimiento de los bebés".

Con la decisión del juez Guillermo Llaudet Maza, y de confirmarse que los imputados no recurrirán al máximo tribunal provincial para que ratifique o no la revocatoria de los sobreseimientos, la causa seguirá su curso por el mismo carril, lo que implicaría por razones obvias que la jueza Minetti se excuse de seguir interviniendo y asuma su rol otro magistrado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario