..

Un grupo comando fuertemente armado asaltó una empresa de Casilda

Los delincuentes redujeron en una acción típica de comando a las 10 personas que se encontraban trabajando tanto en el depósito como en la administración de la firma Grupo Fraccaro.

Sábado 27 de Junio de 2015

Cinco hombres fuertemente armados y a cara descubierta protagonizaron un violento asaltó en una empresa distribuidora de cristales que funciona en el Area Industrial de Casilda sobre la ruta 92, a pocos kilómetros del casco urbano.

Los delincuentes redujeron en una acción típica de comando a las 10 personas que se encontraban trabajando tanto en el depósito como en la administración de la firma Grupo Fraccaro y tras tener el control de la situación lograron sustraer más de 100 mil pesos en efectivo y otros 400 mil en cheques, además de despojar a los empleados de sus pertenencias y llevarse un vehículo Volkswagen Gol que luego dejaron abandonado en barrio Timmerman.

El episodio ocurrió el jueves cerca de las 18, pero recién trascendió ayer y aún no surgieron detenciones pese al fuerte operativo policial montado para dar con sus autores y esclarecer el caso que está en manos de la fiscal adjunta del Ministerio Público de la Acusación de Casilda, Lorena Aronne.

Para perpetrar el atraco los asaltantes se dividieron en dos grupos y al parecer contaban con datos suficiente sobre los movimientos de la empresa, aunque fueron en busca de más cantidad de plata de la que había. Es que creyeron que iban a hallarse con una fuerte suma de dinero proveniente de una cobranza de venta de cristales, lo que no sucedió.

El ingreso. De los cinco delincuentes, tres irrumpieron en las oficinas administrativas y dos ingresaron por el depósito de la vidriería y tras simular ser sindicalistas reunieron al personal para luego encañonarlo y llevarlo con el otro grupo.

Lo maniataron con cables que cortaron de los teléfonos y cintas de embalar excepto a la hija de uno de los dueños de la empresa que dejaron encerrada en un baño luego de haberle exigido el dinero y los valores que se encontraban en un caja fuerte mientras la amenazaban de muerte e incluso con abusarla.

No conformes con ello también despojaron a sus rehenes del dinero que llevaban consigo además de sus celulares y otras pertenencias. Y antes de huir encendieron varios vehículos pero sólo se llevaron el Volkswagen Gol que ya fue localizado en barrio Timmerman.

Para alejarse del lugar además del vehículo robado también usaron otro auto marca Vento con el que llegaron hasta el establecimiento donde dieron el golpe. Aunque no fue confirmado al salir del predio fabril y subir a la ruta 92 habrían ido hacia Casilda.

Los delincuentes ingresaron al área industrial cuando aún no había ningún vigilante en la cabina de seguridad de la entrada del complejo y cuyo servicio funciona de 19 a 7, lo cual no desconocían.

La empresa si bien adquirió recientemente tecnología de seguridad aún no la instaló, razón por la cual los ladrones actuaron sin el riesgo de ser registrados aunque una cámara de videovigilancia de otro empresa logró captar antes de las 19 a por lo menos uno de la vehículos que usaron para huir.

Luego de que los delincuentes se alejaran, las personas reducidas comenzaron a liberarse de las ataduras y dieron aviso a la policía con el único celular que no fue robado. Ayer fueron hallados dos celulares que los ladrones arrojaron en una cuneta de la ruta.

"Eran cerca de las 18 cuando vemos entrar a la oficina a tres personas que habían llegado en un auto negro y que pensamos eran clientes hasta que, cuando atinamos a preguntarle qué necesitaban, sacan sus armas y nos obligaron a tirarnos al piso para luego pedirnos un dinero que no había pero que ellos decían saber que había llegado este lunes en un camión de la empresa. Le dimos todo lo que teníamos, pero querían más y aunque no nos golpearon nos amenazaron con que nos iban a disparar uno por uno", explicó uno de los dueños que vivió la experiencia, Oscar Fraccaro.

El empresario sostuvo que los ladrones "parecían moverse como si conocieran la logística de la empresa" y recordó que en la oficina le comentó a uno de los ladrones que también había gente trabajando en el depósito y me dijo que me tranquilizara porque "ya lo traían. Luego me entero que a ellos lo habían encañonado otros dos tras hacerse pasar por gremialistas para juntarlos a todos".

Pesadilla. "Nos ataron de pies y manos", dijo Fraccaro, para rememorar el dolor e impotencia que sintió cuando llevaron a su hija hacia dónde estaba la caja fuerte y la hostigaron psicológicamente. "Daba la sensación _dijo_ que eran profesionales pero interiormente pensaba y rogaba en que no le hagan nada a nadie. Cuando se fueron nos empezaron a caer las fichas sobre lo que nos podía haber pasado y nos abrazamos. Estos hechos que solíamos ver por TV ahora lo padecemos", lamentó.

La fiscal dispuso el levantamiento de huellas, entrevistas y requisa del vehículo recuperado entre otras medidas tendiente a esclarecer el caso.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS