Turismo

Viejos son los trapos

Turismo especializado para adultos mayores, una sana actividad en pleno crecimiento.

Domingo 24 de Diciembre de 2017

Así como están muy desarrollados los viajes en la escolaridad primaria que tienen finalidad de adquirir nuevos conocimientos de lugares patrios, esparcimiento, juegos, recreación, diversión, motivar compañerismo, aprender de y por la naturaleza; los viajes de egresados secundarios con objetivos de conocer otros jóvenes, esparcimiento, y disfrutar del baile, de compartir experiencias con pares de diferente sexo, de conocer y concurrir a los famosos "boliches bailables", el turismo para las personas mayores también tiene su peculiaridad muy específica.

   En efecto, tenemos en Argentina una gran institución que entre sus múltiples servicios ofrece el turismo adaptado a los mayores y ancianos, que lo hacen único en sus características en toda América. Posee una organización extraordinaria, contratando transporte de excelencia que los conduce hacia complejos de esparcimiento únicos, con hoteles simples, modestos, pero en perfecto estado de conservación, limpios, cómodos, todos en lugares espaciosos compartiendo las habitaciones con personas del mismo sexo y en oportunidades se ubican parejas de sexo diferente, matrimonios para que puedan convivir como tales.

   Generalmente están rodeados de parques impecables, a veces cerca del mar, otras del río y otras son mediterráneas disfrutando de paisajes con montañas o sierras inolvidables. Contemplar la naturaleza diurna o nocturna en medio de los ruidos de pájaros, animales, el ajetreo de las hojas de árboles enormes, el soplido del viento y el ruido de las gotas de lluvia transforma sus vidas repentinamente.

   Lo interesante son los recursos humanos especializados; contando con una coordinadora general de vasta experiencia, coordinadores locales de donde provienen los turistas, y los animadores profesores de actividades físicas para personas mayores. La organización impecable, con una programación completa, contando con alternativas y apropiadas para que siempre, los mayores y ancianos se sientan felices. Cuentan con un equipo de sonido y micrófonos propios excelentes, con gran potencia que hace penetrar al espíritu más íntimo las piezas musicales de la época cuando los mayores fueron muy jóvenes, en nuestro caso música que los ancianos conocen bien, de las décadas de los años 60, 70, 80, 90 al 2000, amén de tango y folclore típicos de cada región original, como chamamé, pericón y por supuesto el tango porteño.

   El profesor y las coordinadoras están capacitados y entrenados para tales misiones, pero el mayor secreto para obtener éxito valedero en estas actividades lúdico-recreativas del mayor, es tener vocación de alegrar a los ancianos, entusiasmo por verlos reir y disfrutar cada momento de esos apenas cuatro o cinco días nada más, que parecen jornadas más extensas que las 24 horas cronológicas del día. La visión de los profesores y coordinadores ha de ser mejorar la calidad de los mayores, procurando su felicidad ?aunque sea por sólo 120 horas-. Para ello, hay que tener indubitablemente una buena "pasta"; que no es nada más ni menos que sentir emocionalmente un profundo amor a las personas mayores. Esa es la visión preponderante de estas actividades.

   Retornar a los juegos juveniles e infantiles, jugar entre hombres y mujeres con pelotas, con " juegos y reglas adaptados", el tejo, las bochas, el volley, embocar pelotas en arcos aéreos, el croket, en el agua con piscina, juegos nocturnos con fogatas y música conocida por ese colectivo, juegos de salón, juego de disfraces, obras teatrales rústicas adaptadas, invitarlos a cantar, a relatar historias de vida, a sentirse por unos minutos participantes necesarios e importantes, actores o artistas del momento apreciados y escuchados atentamente, recibiendo los aplausos de todos los contingentes de diferentes sitios del país.

   El profesor de actividades físicas debe conocer bien el proceso del envejecimiento, las patologías crónicas más frecuentes, psicología de los ancianos, tener capacidad de efectuar chistes no hirientes y comprensibles, sentirse alegre y simpático, vestirse adecuadamente, mostrar siempre excelente predisposición y gozar de su actividad; conocer los ritmos musicales que gustan a los adultos mayores; tener capacidad de empatía permanente con el contingente. Estos reúnen por lo general en cada viaje unos tres o cuatro buses, vale decir, 100 a 150 personas adultas por turno de cinco días.

   El o la coordinadora también debe tener en cuenta todos y cada uno de los detalles del programa comprimido y completo a desarrollar, atento a todos los aspectos que se presentan, desde las actividades específicas a las dolencias o problemas de salud que súbitamente se presentan.

   Por otra parte cuenta con un equipo médico completo, -médico geriatra o clínico, enfermera geriátrica, botiquines completos, una ambulancia y chofer? permanentes en el sitio y a disposición de cualquier necesidad de traslado. Más, al realizar micro-excursiones cercanas al lugar de visita, también asiste la ambulancia a las personas que no pueden ascender cuestas elevadas, o que quedan en el camino, auxiliándolas permanentemente.

   Desde ya la gastronomía si bien no es compleja ni con platos para concursos de cocina, son básicos, bien cocinados, variado, agradable, buen aspecto, completo y controlados según normativas para evitar cualquier intoxicación alimentaria. Se completa con bailes de disfraces, conjuntos musicales de la zona que se visita, conjuntos de bailes folclóricos típicos, visitas de compras a lugares aledaños, que colaboran para darle vida a lugares alejados sin gran concurrencia de otro público. Estas actividades, además, colaboran para el mantenimiento de grandes complejos estatales que lamentablemente muchas veces quedan abandonados; gracias a este turismo de excelencia modesto y simple, ayuda a revertir estas situaciones.

   Los que visitan el mar, téngase en cuenta que adultos de más de 65 años, muchas veces es la primera vez en sus vidas que descubren y conocen el mar.

   El turismo para los mayores es una especialidad específica, requiere, como mencionamos, capacitación y entrenamiento muy apropiados; debe ser completo en su visión de alegría y calidad de vida de excelencia para personas de edad avanzada, muchas de las cuales son pobres, sufridas en sus vidas, y este tipo de experiencia queda para siempre en sus retinas, en sus memorias, estampadas en sus cerebros. Es volver a jugar, a divertirse, a compartir, a fundar amistades y muchas veces, a reencontrar a su amor construyendo parejas firmes para el futuro. Son experiencias extraordinarias de la vida positiva.


Dr. José Alberto Trop, Médico especialista en Geriatría y Gerontología. Experto en políticas para la vejez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario